DECLARACIÓN COLOMBIA

 

ENCUENTRO MUNDIAL DE TERAPIA NEURAL Y ODONTOLOGÍA NEUROFOCAL

BOGOTÁ

AGOSTO 2003

 

Los y las asistentes al Encuentro Mundial de Terapia Neural y Odontología Neurofocal efectuado en Bogotá los días 15, 16, 17 y 18 de agosto de 2.003, reafirmamos algunos principios del pensamiento y la práctica de la Terapia Neural.

 

De ahora en adelante, cuando nos refiramos a la Terapia Neural (T.N.), se considerará incluida también a la Odontología Neurofocal.

 

La T. N. y los nuevos Paradigmas

 

La Terapia Neural (T.N.), a través de su práctica y de los resultados obtenidos ha puesto en evidencia, como ha ocurrido con otras manifestaciones de la ciencia, que la racionalidad y los paradigmas que sustentan la ciencia ortodoxa son insuficientes y deben de ser ampliados, ya que en ellos no tienen cabida los fenómenos cambiantes, ni los comportamientos no lineales, impredecibles e irregulares aunque deterministas, que son propios del devenir de los seres vivos, cuya característica es el cambio constante, con intercambio continuo de materia, información y energía con su medio ambiente; esto es que son termodinámicamente abiertos, con capacidad de autopoiesis que les permite  procesos de auto-eco-organización.

 

Mientras la ciencia  ortodoxa se caracteriza por ser lineal, tener modelos de comportamiento biológicos o sociales, entender la vida a través de explicaciones mecanicistas, por disgregar, separar y querer objetivizar todos los fenómenos vitales para aceptarlos, y se basa en el análisis de las partes (especialidades), para de allí conceptuar sobre el todo, la T.N. integra, agrupa, tiene una mirada y una visión sistémica compleja1 que nos lleva hacia la síntesis, viendo al ser humano como singularidad interdependiente, que al ser termodinámicamente abierto es síntesis y parte del universo, como lo son todos los seres vivos.

 

La T.N. impulsa en el enfermo (a), procesos de auto-eco-organización, pero para lograr esto no puede basarse en modelos estadísticos de salud, como lo hace la ciencia  ortodoxa, sino que busca alcanzar estados singulares de salud, ya que así como no hay enfermedades sino enfermos, o sea, seres humanos que se relacionan de una manera singular con sus patologías,  así mismo no hay salud como modelo, sino estados singulares de salud, tanto en lo personal como en lo colectivo, y es que recordemos que salud y enfermedad no son sólo conceptos biológicos, sino también  culturales y sociales.

 

Debido a la necesidad de analizar y separar lo que no se debe de separar, la visión ortodoxa considera que las estadísticas son una manera válida de reagrupar las partes y recomponer el todo que se considera el resultado de la  suma de ellas, esto es válido en la lógica de lo mecánico (mecano-lógica), pero no en la lógica de lo viviente (bio-lógica), con la que nos reconcilia la T.N., en la que  priman los procesos y las  propiedades emergentes2.  Se aprecia así, la clara necesidad de posturas  vitales diferentes a las actuales,  como el surgimiento del “Inter.-somos” que significa procesos de inclusión y respeto con todas las manifestaciones de la vida,  como se observa en las culturas ancestrales.

 

Esto nos lleva a una postura ética no antropocéntrica sino universal. Pero quizá, la primera, más profunda, necesaria e ineludible de estas transformaciones, sea la lenta y reacia, pero inevitable decadencia del patriarcado que subyace en el modelo mecánico-ortodoxo.

 

Teniendo en cuenta estas consideraciones generales, podemos definir la T.N. como: Un pensamiento y una práctica de tipo médico social sanitario, contestatario y propositivo a la vez, alternativo y holístico en su concepción, no hegemónico, empírico e intuitivo, dialéctico, revolucionario, humanista, singular e irrepetible en su práctica, que devuelve al ser vital sus potencialidades y capacidades de curación y auto-eco-organización, permitiéndole un relacionamiento armónico consigo mismo, con su comunidad social y con el universo. Para lograr esto pone impulsos inespecíficos en lugares específicos  del Sistema Nervioso del enfermo, según su particular historia.

 

En general, teniendo claras nuestras concepciones, consideramos que es el momento de abrir un diálogo de racionalidades, saberes e ignorancias con otros conocimientos, tanto con los de la  ciencia  ortodoxa, como con los ancestrales, para que de él  emerjan otras posibilidades de modelos médicos y de salud, que nos permitan relacionarnos de manera diferente con los enfermos, las enfermas, los seres humanos, con la  comunidad y con la vida misma.

 

Cambiar, o siquiera revisar paradigmas no es fácil, no es cuestión únicamente de la razón,  son importantes la emoción y los sentimientos,  pues a más de comprenderlos y entenderlos hay que interiorizarlos y volverlos práctica cotidiana. Tal vez Don Juan, el indio sabio y brujo de Castaneda lo expresa muy bien: “Cualquier camino es tan solo un camino y no es ninguna ofensa, ni para uno mismo ni para los demás, abandonarlo si así te lo dicta el corazón… Mira y observa todos los caminos de cerca y deliberadamente. Hazlo tantas veces como sea necesario. Después, pregúntate a ti mismo, y sólo a ti mismo, lo siguiente… ¿tiene este camino corazón? Si lo tiene, el camino es bueno; si no lo tiene no sirve para nada”.

 

Los avances de la ciencia y la T.N.

 

Diferente a la Acupuntura y Moxibustión, al Naturismo, o a la Homeopatía,  la T.N. se origina en  la ciencia ortodoxa, pero paradójicamente los resultados observados en su práctica no encuentran explicación en la ciencia que le dio origen, es entonces una productora de resultados que subvierten la racionalidad y las teorías ortodoxas, y tal vez, es debido a esta especie de anomalía que sólo descubrimientos y avances posteriores de la ciencia originaria,  confirman y explican su accionar. Podemos decir que por esos misterios de la vida, la T.N. es más sabia y adelantada que sus orígenes.

 

La T.N. apareció antes de que lo hiciera la Física cuántica, pero ésta explica con sus teorías avanzadas, el accionar de aquella. La T.N. tiene explicaciones cibernéticas, pero creció antes de  que se hablara de bio-cibernética, así que fue un descubrimiento cibernético en una época precibernética. Mucho antes  que L. Von Bertalanffy   hablara de las teorías sistémicas y  que demostrara que en la lógica de lo vital no caben las linealidades, ni  el orden matemático cartesiano, ya la T.N. con su práctica lo tenía muy claro, por eso la dificultad para que fuera entendida desde la ciencia de su época, y desde la actual.

 

Ferdinand Huneke, en el prólogo del Libro de Peter Dosch, lo decía: “La enfermedad es un trastorno de lo viviente que en su esencia no llega a ser captado por los términos y concepciones (el subrayado es nuestro),   de la investigación exacta. Es la tragedia de nuestro tiempo: alta escuela, profunda sabiduría, pero alejada de la vida y por ello inapropiada para la curación de enfermedades. Le queda faltando el último saber, el definitivo. La T.N. evade esta imposibilidad. No parte de una teoría, sino de las mismas manifestaciones de lo viviente, que entrega por la experiencia miles de curaciones. Esto hace de la T.N. el complemento polar que tanto necesita el inmenso saber de nuestro tiempo, condenado a la esterilidad mientras no logre establecer la unión con lo viviente”.

 

También la Neurobiología, la Biología Molecular, la Física de los estados sólidos, la teoría del Caos3, las matemáticas de la no linealidad y la geometría de los fractales entre otras, explican parcialmente, el accionar de la T.N., pero  esta las trasciende a todas.

 

Al ser la T.N. hija de la ortodoxia, pero al no poder ser explicada por ella, le permite ser el puente ideal para abrir el diálogo de saberes y de ignorancias entre las diferentes formas de conocer, pero ese diálogo debe de mantenerse dentro del respeto a las diferentes racionalidades, concepciones y paradigmas. De no ser así, su racionalidad vital será desvirtuada en su esencia, será cooptada, desfigurada, amaestrada, domesticada, y una vez más se perderá la posibilidad de una nueva propuesta del ejercicio de la medicina, que permita  la potencialización de la vida en los seres humanos.

 

Docencia, Academia y Terapia Neural

 

“Tanto en los regímenes de izquierda como en los  de derecha, la escuela ha sido construida por conservadores desde el punto de vista pedagógico, que pensaban mucho más en el molde de los conocimientos tradicionales en el que era necesario educar a las nuevas generaciones, que en el formar inteligencias y espíritus inventivos y críticos” Jean Piaget

 

Desde que la T.N. nació los Huneke, Dosch, Adler, Duque en Colombia, y casi todos y todas los que la hemos vivido  hemos tenido el deseo de  que sea conocida por las escuelas de salud.

 

En el caso específico de Colombia y de América Latina tenemos más de tres décadas de experiencia en la enseñanza de la T.N. A lo largo de esos años se han experimentado diferentes formas de docencia, y poco a poco se han logrado integrar los conceptos paradigmáticos, los avances científicos y la práctica de ella, así como también se ha experimentado en el trabajo comunitario y de salud pública.

 

Como lo plantea Piaget la enseñanza, como la academia y como la ciencia, no son  ajenas a los  intereses sociales y económicos que las acunan.

 

Poco a poco en todo el mundo, dados los resultados de la T.N. y el tesón y el deseo de hacerla conocer de todos nosotros (as), algunas Instituciones Académicas docentes comienzan a interesarse en ella, comienzan a reconocerla, y de una u otra manera inician procesos de enseñanza. Pero en este proceso, por desconocer sus principios en unos casos y  por arrogancia en otros,  la quieran asimilar a otra técnica ortodoxa, mecanicista, especializada,   y no entienden que ella responde a otra racionalidad como lo hemos explicado hasta aquí.

 

Si la T.N. entra a los Claustros como una mera técnica más, todos habremos perdido una oportunidad. Para evitar este riesgo hay que insistir en el diálogo de saberes y de ignorancias, así que se deben de dar espacios de reflexión, no de repetición como es lo usual, con comunicaciones inter – trans disciplinarias en los que juegan un papel muy importante las ciencias humanas, para que volvamos a integrar al ser humano,  entendiendo que como resultado de ellos todos nos tenemos que transformar, la T.N. debe de tener rigurosidad, esto es pensar con fundamentos, estructurarse epistemológicamente y respaldar y confirmar sus resultados desde su racionalidad,  y los conocimientos ortodoxos debe de integrar nuevamente al ser humano,  revisar sus paradigmas y aceptar otros saberes y racionalidades.

 

Con un poco de generosidad, alegría y respeto esto es posible, así se ha demostrado en Colombia  en la experiencia que se adelanta en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, en un programa de post-grado que cubre la enseñanza no sólo de la T.N. , hasta ahora los resultados, aunque incipientes, se catalogan como positivos.

 

Las  metodologías académicas deben de revisarse y transformarse, hay que abrir espacios de discusión, dar paso sin temores a la controversia como una forma feliz de encuentro, a la imaginación creadora,  y disminuirle a la mera repetición ecolálica de teorías e investigaciones.  El discurso hegemónico debe de dar paso al libertario que cuestiona las mismas instituciones, y el saber totalizante que siembra prejuicios debe abrir paso a la inteligencia creativa, hay que pasar del qué pensar al cómo pensar.

 

Como lo plantea  Moncada Calixto4: “Los maestros  no pueden seguir siendo los  emisarios del sistema, los transmisores del conocimiento y al mismo tiempo los detentadores de la verdad, pero de una verdad previamente sancionada y codificada”.

La enseñanza de la T.N. tiene que tener en cuenta la multi-etnicidad y multi-culturalidad de todos los pueblos, debe de permitir el reencuentro de conocimientos y sabidurías.

 

Tanto la actitud de la Academia como la de la Terapia Neural, debe de ser una actitud sustentada en algunos principios fundamentales:

 

El diálogo

El respeto

Los aportes

El respaldo

Las propuestas

 

El diálogo permite que los planteamientos se escuchen entre sí para que se complementen y enriquezcan mutuamente.

 

Cuando el diálogo es sincero, aportando ideas, sin menospreciar al otro, surge la posibilidad de un resultado participativo.

 

Allí comienza el principio del respeto al considerar que tan valioso es el concepto de lo convencional, como los planteamientos de lo alternativo.

 

El aporte es aprender a valorar los conceptos de cada uno y darles su justa validez y aplicación sin despreciar ni censurar, sino tratando de ubicar el valor correspondiente mirando las posibilidades de complementar el conocimiento.

 

De esta manera se da el respeto, al considerarse valorados tanto unos planteamientos como los otros.

 

De estas consideraciones deben surgir las propuestas en los diversos campos como son:

Ampliación de nuestra racionalidad desde lo epistemológico.

El de los avances de la ciencia, pero de una ciencia fundamentada en toda la dimensión del conocimiento, llena de posibilidades, sin hegemonías ni dogmatismos.

El de la docencia, apoyada en la aceptación de los diferentes puntos de vista con un objetivo común que es el conocimiento del ser humano y de la vida en todos sus aspectos y dimensiones.

El de la proyección a la comunidad con unos programas producto del conocimiento y el respeto profundo de ellas, propiciando sus procesos de autonomía y auto-eco-organización.

 

Haciendo un análisis desde esta óptica, no se pretenderá introducir la T.N. a la Academia, ni introducirle  la Academia a la T.N., se buscará un acercamiento manteniendo los principios filosóficos de cada una de ellas, tratando de llegar a un conocimiento integral.

 

No es acoplarse la una a la otra, es permitir que emerja un pensamiento diferente.

 

Como fruto de ello, se tendrá que dar un método de investigación y de evaluación de resultados acorde con la integración de los conocimientos y racionalidades, unos sistemas de atención en salud diferentes, un trabajo comunitario con conceptos diferentes, y a la larga un sistema de vida diferente.

 

La Universidad, debe de buscar este acercamiento y proponerlo en los  espacios correspondientes para generar un pensamiento integral.

 

De igual manera, la T.N., sin exclusiones, con sus mejores exponentes debe de permitir este diálogo en busca de un futuro mejor.

 

Terapia Neural,  Comunidad y Salud Pública

 

“Al proceder a investigar la salud y encontrarnos con otras formas de vivir la salud también cambiamos nuestros modos de investigar y de interpretar. Si reconocemos un concepto más holístico de la salud, más integrador y más participante nuestros modos de investigar y de interpretar deben estar en correspondencia con este sentido”

Maria F. González y  Hdo. Paredes,  Univ. Santiago de Cali

 

Excepto la Acupuntura y Moxibustión, las  llamadas Medicinas Alternativas se han preocupado mucho por demostrar su acción curativa, pero muy poco por generar impacto comunitario o por hacer propuestas frente a las políticas y a  los programas de Salud Pública.

 

Salvo experiencias aisladas en Popayán, – en donde desde 1.985 funciona un Centro de Salud, La Nueva Esperanza, reconocido por los organismos de salud, y desde el cual, durante estos 18 años se han desarrollado y desencadenado procesos de salud pública con las concepciones de la T.N.-, en el Consejo Regional Indígena del Cauca –C.R.I.C.-, en el municipio de Puracé en el Cauca, y en el Ecuador, la T.N. no ha hecho o ejecutado  propuestas de salud comunitaria.

 

Las instituciones políticas, que dan origen a los modelos médico y de salud pública no son terreno propicio para el surgimiento de propuestas renovadoras y revolucionarias.

 

En América esos modelos políticos ni siquiera han permitido el surgimiento de un pensamiento Indo-americano.

 

Para que concepciones como las que presenta la T.N. se puedan llevar al ámbito político y comunitario de la salud pública, se hace necesario propiciar cambios sociales que lo permitan. En este orden de ideas, tenemos que  propiciar cambios políticos, y utilizar, mientras esos cambios se producen, los espacios y las posibilidades que se vayan dando. Es decir, debemos tener claro que se hace necesario interactuar con las dinámicas políticas.

 

Con una visión social integradora, como la que tenemos de la vida, no caben acciones de salud pública aisladas, sino que estas deben   relacionarse  con lo cultural, lo ecológico, lo político y lo social  en el escenario en que las comunidades hacen síntesis, esto es en lo cotidiano,  desde esta mirada lo cotidiano adquiere estatus político.

 

Así que las acciones de salud pública y comunitarias se dirigirán a la promoción de una vida digna teniendo en cuenta las singularidades culturales, sociales e históricas  de las comunidades, aquí no caben planes uniformantes de salud pública.

 

Este es un reto mucho más difícil que el cotidiano encuentro individual con los y las enfermas, pero es tan gratificante como aquel,  creemos que ya es ineludible, aún más, dada la crisis de la salud actual es una acción a la que estamos obligados moral, social, histórica y éticamente.

 

También se hacen necesarias acciones educativas innovadoras, que permitan la verdadera participación comunitaria y que devuelvan a las comunidades sus autonomías, al igual que lo hace el cuerpo en un proceso de curación. En lo social las comunidades deben de recuperar su historia, sus significados, sus procesos organizativos, recrear sus valores, y los detentadores de los poderes deben aceptar los procesos de auto-eco-organización y de auto-eco-control sociales y abrir diálogos respetuosos con esas comunidades, a las cuales ellos también pertenecen, pero de las que se distancian por intereses económicos, políticos, seudo científicos  o de clase.

 

Hay que buscar propuestas de equidad en lo social, se debe de permitir la visibilización de racionalidades que hasta ahora han sido menospreciadas e invisibilizadas  por la concepción imperante, de esta manera, también el  antropocentrismo con el que hemos leído la vida, la historia y la ciencia tiene que abrir paso a las visiones emergentes desde lo sistémico y lo holístico.

 

Hay que revisar la misma definición de salud dada por la OMS. que considera: “Salud como el estado de completo bienestar físico, mental y social y no sólo la ausencia de enfermedades”, definición que al tornarse inalcanzable hace que lo posible sea la enfermedad, haciendo que los planes de salud giren más en torno a cómo no enfermarse que hacia una vida digna.

 

Proponemos que la Salud se reconozca mas bien como: “Un proceso dialéctico, biológico, social, singular e interdependiente, dado por las relaciones del ser vital con el universo, en un proceso de adaptación y aceptación en una sociedad con sus relaciones culturales, políticas, económicas, de producción, vitales e históricas propias, que finalmente aparece como una sensación de bienestar en la vida, no definida únicamente por normas o modelos pre-fijados, masivos o estadísticos”.

 

Como se aprecia esta  propuesta integra las concepciones de salud a la vida misma, por eso la reconoce como un proceso vital que está en relación con todo el universo y con los escenarios sociales.

 

Es inaplazable  que la T.N. adquiera un compromiso con la Salud Pública y con los movimientos sociales, ya que la salud pública ortodoxa está en crisis, se evidencia un franco deterioro en sus indicadores cuantitativos incluso después de las reformas del sector salud que como en Colombia (Ley 100 de 1.993), acrecentaron la crisis de la salud pública oficial no solo por la mirada fragmentada de esta, sino por la diversidad de actores en la lucha por el mercado de la salud bajo los principios de la competencia y rentabilidad económica.

 

Los dirigentes políticos, los administradores de salud, los planificadores, los legisladores deben generar espacios para la reconstrucción del pensamiento integrador, holístico y humano de la salud pública.

 

La nueva salud pública debe de ser pensada como integradora de todos los planes de vida de los pueblos latinoamericanos, experiencia aprendida de nuestros hermanos indígenas del Cauca, Colombia. Sus planes de vida ubican la integralidad del ser-naturaleza en un solo camino, lo que les ha permitido un mayor crecimiento colectivo por su integración de lo socioeconómico, lo político, lo cultural y lo espiritual.

 

La nueva salud pública debe de ser la agenda pública y política para todos (as) los (as) ciudadanos (as) del Universo en lo futuro, por lo integradora, lo incluyente, lo libertaria y humana, pues la única razón para su existencia será la vida y la salud del Ser Humano en su relación abierta y creadora con el otro, en la formación del inter-somos.

 

Tal vez esta declaración que  presentamos, se pueda resumir como la necesidad de recuperar diálogos vitales y  generosos entre todos los pueblos y etnias del mundo para que no perdamos las esperanzas, pues un Mundo Diferente es Posible, ese es nuestro sueño.

 

 

1 Complejo no significa complicado, sino complexus que se refiere a una red de  relaciones, o a un tejido sin costuras.

2 Propiedad Emergente: Comportamientos cooperativos, coherentes y solidarios que sólo pueden observarse en ciertas escalas. No pueden inferirse a partir de los elementos constitutivos de los niveles anteriores. El análisis no describe las propiedades emergentes, por el contrario, las destruye e invisibiliza. Los Sistemas complejos, emergentes, son buscadores de pautas y por lo tanto se eco-auto-organizan y eco-auto-controlan, así que lo emergente tiene una relación con sus propiedades dinámicas internas ajustándose además a sus relaciones ambientales y cósmicas. Es el surgimiento del NOSOTROS.

 

3 Caos: comportamientos irregulares e imprevisibles, pero deterministas, que se presentan en los seres vivos.

 

4 Moncada Calixto A. Escuela y Discurso Académico. Ed. La Rana y el Águila Tunja 1.986

 

Asistentes al Encuentro Mundial

 

1 Abello Rodrigo     Bogotá

2 Abendaño Marcos   España

3 Acosta Bernardo   Cuba

4 Agudelo Enríquez Fernando   Pereira

5 Alba Páez Roberto   Bogotá

6 Alba Sánchez Luis Eduardo   Bogotá

7 Albino Orjuela Claudia   Bogotá

8 Almonacid Galvis Jaime Arturo   Armenia

9 Alvarado Bejarano Ángel Antonio   Cali

10 Álvarez Segura Néstor   Bogotá

11 Andrade Jacqueline   Ecuador

12 Angarita Agustín   Ibagué

13 Archila Diana    Bogotá

14 Arenas Jorge Enrique   Bogotá

17 Arguello Montañez José Antonio   Boyacá

15 Arias  Sandra   Teresa

16 Arias Galvis  Dora Yaneth   Armenia

18 Arrazola Díaz Arminda María   Cartagena

19 Arrieta M. Carmen del Rosario    Barranquilla

20 Ayala Jaime    Bucaramanga

21 Baquero Claudia     Bogotá

22 Barco Carlos Manuel   Málaga

23 Barop Hans    Alemania

24 Barragán Guillermo   Ecuador

25 Barrera María   Ecuador

26 Barrera Cáceres Jaime Eduardo   Bucaramanga

27 Bravo González Manuel Esteban   Barranquilla

28 Bastidas Meza John Eduardo    Bogotá

29 Becerra de Yepes Yolanda   Bogotá

30 Becerra López Carlos Arturo   Santander

31 Beltrán  Flor Alba     Bogotá

32 Beltrán Dussan Eduardo H.   Bogotá

33 Benítez Rolando   Ecuador

34 Bernal Andrea del Pilar

35 Berruecos Narváez Víctor Hugo    Cali

36 Bloise Gustavo   Bogotá

37 Buitrago Barrera Martha Inés   Zipaquira

38 Burbano  Manuel Alberto   Cali

39 Bustos Mantilla Diana Ivette   Bogotá

40 Cadavid Mesa Juan Ernesto    Bogotá

41 Cadena Silvia    Bogotá

42 Cadena Raúl E.    Bucaramanga

43 Cajiao José A.   Bogotá

44 Calderón Barrera Andrea Carolina    Bogotá

45 Calderón Salamanca Víctor Julio   Bogotá

46 Calvo Rubén    Argentina

47 Camacho González Elizabeth   Bogotá

48 Campo Chicangana Sonia Esperanza    Popayán

49 Cañón Prieto Francisco    Bogotá

50 Capacho Coveli Juan Carlos   Bucaramanga

51 Cardona Arango Iván   Cali

52 Carrillo Abraham   Cali

53 Carrillo Cruz Petra   México

54 Casas Gloria    Bogotá

55 Castañeda Beltrán Reina Yolanda   Villavicencio

56 Castaño Silverio   Bogotá

57 Castellanos Jairo     Bogotá

58 Castillo Beatriz    El Salvador

59 Castillo Silva Jorge Humberto   Tunja

60 Castro Hugo     Bogotá

61 Castro Pedro José    Bogotá

62 Castro Rosa      Bogotá

63 Castro Gina     Bogotá

64 Ceballos Escobar Jairo Benicio    Medellin

65 Cevallos Jaime   Ecuador

66 Clavijo Jimmy

67 Coral Iván    Ecuador

68 Córdoba Llanos Luis Fernando   Popayán

69 Coronado Orjuela Fernando   Bogotá

70 Cortes Cárdenas  Gabriel Leonardo    Bogotá

71 Coutin Castro Maria del Carmen   Bogotá

72 Cruz Elda Carola    Guatemala

73 Cuauhtemoc García Alfonso    México

74 Cubillos Fernando    Bucaramanga

75 Cubillos Sandra        Bucaramanga

76 Cubillos Palomino Ismael Bosconia-   Cesar

77 Chacon Jaramillo Claudia Patricia    Bogotá

78 Charria Adalgiza     Cali

79 Chica Zenón      Ecuador

80 Díaz Luis Vinicio    Ecuador

81 Díaz María Elena    Ecuador

82 Díaz Olga      Bogotá

83 Díaz Contreras Carlos Alberto   Villavicencio

84 Dorado María Fernanda   Bogotá

85 Duarte Duarte Jorge Eduardo    Bogotá

86 Duque  Lourdes    Bogotá

87 Duque  Marisol     Bogotá

88 Duran Angélica    Cali

89 Echeverria German   Tunja

90 Erazo Arciniegas Ludgerio Bernardo   Popayán

91 Erazo Ordóñez Dayra Yolima    Bogotá

92 Escobar Fonseca Nidia Lisbeth    Cali

93 Espinosa Torres José Javier    Bucaramanga

94 Faguet Robert Jacqueline    Barranquilla

95 Fajardo Carlos Ernesto   Tunja

96 Figueroa Suárez Javier Mauricio    Bogotá

97 Fischer Lorenz    Suiza

98 Flores Martha Lucía     Pereira

99 Forero Mejía Carmen Alicia    Villavicencio

100 Gaitán Plazas María Lucía    Bogotá

101 Galindo Rangel Héctor Manuel   Bogotá

102 Galvis Bernardo    Cartagena

103 García Gil Edmundo    Buga

104 García Rincón Heberth    Bucaramanga

105 Gil Ariñez Paula    España

106 Giraldo José Fernando    Cali

107 Giraldo Homero Guido    Cali

108 Giraldo Naranjo  Armando   Cartago

109 Godinez Clelia    Guatemala

110 Gómez Arias  Carlos Fernando    Bucaramanga

111 Gómez Gómez  Gelver Dimas   Tolima

112 Gómez Salcedo  Hernando    Bogotá

113 Gonzáles Páez  Juan Mauricio   Manizales

114 González Fernando    Bogotá

115 González Nancy    Popayán

116 González Martha Leonor    Ibagué

117 González Fabio Bogotá

118 González Arteaga Reynel    Cali

119 González Marmolejo Gustavo   Chile

120 González Páez  Juan Mauricio    Manizales

121 González Torres Fredy Alexander   Tunja

122 Grajales  Oscar    Armenia

123 Granados Ávila Edwin Fernando   Tunja

124 Granja Eduardo    Ecuador

125 Guerra Cecilia   Cartagena

126 Guerrero Geoconda    Ecuador

127 Guevara Byron    Ecuador

128 Güiza Segura Sandra Yuselly    Bogotá

129 Guzmán Carolina   Ecuador

130 Guzmán Milton     Popayán

131 Guzmán Adriana Paloma    Villavicencio

132 Henríquez Casallero Alfredo   Cartagena

133 Hernández Magnoly    Cartagena

134 Hernández Anzola  Adriana Elisa

135 Herrera Juan C.    Cali

136 Herrera Rodríguez Danilo    Cartagena

137 Herrera Tirado William de Jesús     Medellín

138 Hoyos Beatriz    Pereira

139 Hoyos  Andrés Julián    Cali

140 Huneke Jürguen     Alemania

141 Insuasty Andrés    Popayán

142 Jaimes Villamizar Elba Ines    Bogotá

143 Jiménez  Juan Carlos    Bogotá

144 Jiménez Guzman Rodrigo   Roldanillo

145 Juárez  Monserrat   España

146 Kaczewer Jorge     Argentina

147 Lara Ruiz Fernando Augusto    Cali

148 Leal Quiroz Fanny Yanira   Cúcuta

149 Leiva Hugo     Bogotá

150 Leiva Samper Augusto     Bogotá

151 Lombana Ordóñez Gloria    Melgar

152 Lopera Niño Paula Ximena    Ibagué

153 López Corredor Cesar     Boyacá

154 López Santacruz Jaime     Bogotá

155 Lossa Claudia     Bogotá

156 Lozano Jorge      Honduras

157 Macias Aros Hernando     Bogotá

158 Marín Dairo      Bogotá

159 Márquez Higuera Beatriz      Bogotá

160 Martínez Pérez Gonzalo Eduardo    Cali

161 Marulanda Marulanda Nubia       Cali

162 Matamala Monserrat      España

163 Maya Mosquera Luis Carlos     Cali

164 Mayorga Oscar       Bogotá

165 Mayorga Suárez Elsa Patricia    Bogotá

166 Medina Adriana      Bogotá

167 Medina Carlos Eduardo     Bucaramanga

168 Mejía Roberto       Armenia

169 Mejía López  María Claudia     Barranquilla

170 Mejía Osorio Yenny Alexandra     Bogotá

171 Melo Cortes Iván Mauricio     Ibagué

172 Meneses Mosquera Iván      Bogotá

173 Messet Nohora     Argentina

174 Molaya Adriana    Armenia

175 Moncada  Armando     Bogotá

176 Monroy Rocha  Jaime      Montería

177 Montaña Jaime

178 Montoya Harvey     Ibagué

179 Mora Corredor Jaime Alexander    Bogotá

180 Mora Duran Isabel    España

181 Mora Rojas Ruth Beatriz    Bogotá

182 Morales Magda     Bogotá

183 Moreno Fransua      Ecuador

184 Moreno Carlos      Barranquilla

185 Moya Herrera Constanza del Socorro      Bogotá

186 Muñoz Luis Antonio     Bogotá

187 Muñoz Jaime

188 Muñoz Franklin     Ecuador

189 Muñoz Ángel  Edgar Ismael      Bogotá

190 Murcia  Luis Hernando     Bogotá

191 Murillo Franklin Augusto

192 Name Guerra Mónica Lucía         Bogotá

193 Nariño Otero Adiela    Tocancipa

194 Navarrete Miguel Francisco   Bogotá

195 Niño Mariño José Rafael    Boyacá

196 Ocaña Orlando      Cali

197 Olaya Prieto  Adriana Marcela      Armenia

198 Orduz Cabrera Luis Fernando     Bucaramanga

199 Ortiz Concha Maria Cristina    Cali

200 Osorio Delia Elena      El Salvador

201 Osorio YosetH  Bogotá

202 Ospina Oscar   Popayán

203 Otero Mónica    Bogotá

204 Páez Jesús Alberto   Bogotá

205 Pardo Elba Patricia   Bogotá

206 Parra Duran Gorgonio      Bucaramanga

207 Patarroyo Salas Pedro Arturo    Bogotá

208 Patiño Niño Sandra Lucia     Bogotá

209 Payán Julio César     Popayán

210 Payán Sandra Isabel     Cali

211 Pazmiño Guillermo     Ecuador

212 Pelizzari Damián Eduardo   Argentina

213 Pérez María G.   Cali

214 Pérez Clavijo Luz Adriana   Bogotá

215 Petta Jorge Humberto    Cali

216 Pico Jeannette   Ecuador

217 Pinedo Bravo Juan Carlos   Meta

218 Pinilla Bonilla Laura Bibiana   Bogotá

219 Pinilla Casas Lina Maritza

220 Pinto Fernando     Ecuador

221 Pinzón Edgar Augusto

222 Pinzón Hernández Héctor Augusto    Bogotá

223 Polanco José Luis   Ecuador

224 Porras  Orlando    Arbelaez

225 Prieto Camargo Juan Antonio   Bogotá

226 Pujol Abella Josep   España

227 Quintana Martínez German     Tunja

228 Ramírez Acosta Jairo A     Ibagué

229 Ramírez Benítez Maria Del Pilar     Stder. de Quilichao

230 Ramírez G. Oliver    Florencia

231 Ramón Pabón José Jairo    Cali

232 Rashid Jalil     Huila

233 Realpe Cerón John Alexander   Cauca

234 Rebolledo Luis Carlos    Cali

235 Reimers Armin      México

236 Rendón Barragán Beatriz Elena    Pereira

237 Restrepo  John Jairo     Medellin

238 Rincón Cuervo Catalina   Bogotá

239 Rivera Rodríguez  Maria Adelaida   Guasca

240 Roa Gómez Maritza     Bogotá

241 Rodríguez Acosta  Hernán    Ibagué

242 Rodríguez Saavedra Manuel Alberto   Bogotá

243 Rodríguez Clara Leticia     Guatemala

245 Rojas  Fabio   Bogotá

244 Rojas Méndez Jacqueline    Bogotá

246 Rojas Uribe Fernando    Bogotá

247 Rubio de Bernal Martha Cecilia     Bogotá

248 Rubio Millán  Clara Maritza    La Dorada

249 Rueda Delgado Luz Ángela    Bogotá

250 Ruiz Castillo Jorge Arturo     Bogotá

251 Sáenz Beltrán  Julio Alberto    Bogotá

252 Salamanca Bolaño Juan Carlos    Bogotá

253 Salazar Patricia Dorada-    Caldas

254 Salazar Marín Rubiela      Bogotá

255 Salazar Marín Jorge Iván     Bogotá

256 Sánchez Norma       Ecuador

257 Sarria Fernández Hugo Orlando   Popayán

258 Schneider Dirscherl Hildegard     Bogotá

259 Sempértegui Manuel      Ecuador

260 Serrano Moreno Claudia Ximena     Bogotá

261 Sicilia Rafael     Cuba

262 Silva Lourdes     Ecuador

263 Solano Díaz Otoniel Ángel     San Gil

264 Soler Saavedra Dora Cecilia     Bogotá

265 Sosa  Rocío    Bogotá

266 Suárez Granada Carlos Andrés     Cúcuta

267 Suárez Molina  Juan Carlos     Cúcuta

268 Téllez Santamaría  Jenny Sofía

269 Torres Alvarado Swinda Milena      Bogotá

270 Torres Tascon Luis Fernando   Bogotá

271 Triviño  Luz Myriam    Cali

272 Triviño Linares Jaime Enrique   Bogotá

273 Trujillo Caicedo Jairo   Cali

274 Trujillo Henao  Eduardo     Armenia

275 Ulloa Lourdes    Ecuador

276 Uquillas Gino     Ecuador

277 Urdinola  Marcela     Cali

278 Urrea  Fanny    Bogotá

279 Valarezo Jorge    Ecuador

280 Valderrama  Pedro J.    Pasto

281 Valderrama Palacios  Carlos     Bogotá

282 Valencia Galeano Leonor Elizabeth     Palmira

283 Varón Mathei  Zulma Roció     Popayán

284 Vasconez María    Ecuador

285 Vásquez Juan      Ecuador

286 Vejar Ricardo      Ecuador

287 Vejar Michelle      Ecuador

288 Vejar Ricardo Jr.     Ecuador

289 Vejar Jeannette    Ecuador

290 Velásquez Loida    Ecuador

291 Vergara Ramírez Jairo Edgar    Ibagué

292 Villa Carmen Yolanda    Ecuador

293 Villamarín Villamarín Alberto

294 Villamizar González Sonia Lidia    San Gil

295 Vinyes David    España

296 Viñas Sarmiento  Martha Beatriz

297 Yusseff Granados Martha Lucia    Bogotá

298 Zambrano Pareja Guillermo    Popayán

299 Zapata Hugo   Ecuador

300 Zapata García Fernando   Cali

301 Zavala Claudia     Bogotá

CONTACTENOS

Enviando

©2022 Instituto Argentino de Terapia Neural

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?