EN DEFENSA DE UN MUNDO

SUSTENTABLE SIN TRANSGÉNICOS

Grupo de Ciencia Independiente

Redactado por:

Mae-Wan Ho y Lim Li Ching

Con la colaboración de:

Joe Cummins, Malcolm Hooper, Miguel Altieri,

Peter Rosset, Arpad Pusztai, Stanley Ewen,

Michel Pimbert, Peter Saunders, Edward Goldsmith,

David Quist, Eva Novotny, Vyvyan Howard, Brian John

y otros miembros del Grupo

15 de julio de 2003

Londres

EN DEFENSA DE UN MUNDO

SUSTENTABLE SIN TRANSGÉNICOS

Traducción de: Raquel Núñez Mutter.

Con la colaboración de: Hersilia Fonseca.

Y el apoyo de: GRAIN

(Acción Internacional por los Recursos Genéticos)

Título original en inglés: The Case For A GM-Free Sustainable World

Publicado por:

  • Institute of Science in Society

Casilla de Correos 32097

Londres NW1 0XR, Reino Unido

  • Third World Network

121-S Jalan Utama

10450 Penang, Malasia

© Institute of Science in Society & Third World Network 2003

EN DEFENSA DE UN MUNDO SUSTENTABLE

SIN TRANSGÉNICOS

Grupo de Ciencia Independiente

Prefacio

Algunos miembros del Grupo de Ciencia Independiente (ISP, en inglés)

dedicada al estudio de los organismos transgénicos han tenido la oportunidad

de analizar numerosas pruebas científicas y de otro tipo relacionadas con la

ingeniería genética, registradas a lo largo de las últimas décadas. Muchos de

esos miembros figuran entre los más de 600 científicos de 72 países que han

firmado una “Carta abierta de los científicos del mundo a todos los gobiernos”

[1], una campaña iniciada en 1999 que reclamaba que se estableciera una

moratoria a la liberación al ambiente de organismos modificados

genéticamente, la prohibición de las patentes sobre procesos, organismos,

semillas, líneas de células y genes vivos, y la realización de una investigación

pública exhaustiva sobre el futuro de la agricultura y la seguridad alimentaria.

Los sucesos que han ocurrido desde 1999 tanto en el ámbito de la ciencia

como en otros ámbitos, han confirmado nuestros temores acerca de la falta

de seguridad de la ingeniería genética, sobre los cultivos transgénicos y la

seguridad alimentaria. Al mismo tiempo, los buenos resultados y las ventajas

de las diferentes formas de agricultura sustentable resultan innegables. Las

pruebas, ahora reunidas de manera sistematizada, presentan argumentos

fundados a favor de que se imponga una prohibición mundial a la liberación al

ambiente de cultivos transgénicos, que permita a la agricultura dar un cambio

profundo de rumbo y encaminarse hacia la agroecología, la agricultura

sustentable y la producción agropecuaria orgánica.

En las Partes 1 y 2 se presentan las pruebas que demuestran las razones por

las cuales los cultivos transgénicos no son una opción viable para un futuro

sustentable, mientras que en la Parte 3 se ofrecen pruebas de los buenos

resultados y las ventajas de las prácticas agrícolas sustentables.

Nota

Este Informe es un compendio de una vasta bibliografía. Hemos incluido la

mayor cantidad posible de fuentes primarias, pero muchos de los documentos

citados en la lista de referencias bibliográficas son a su vez extensas

revisiones de bibliografía científica y de otras clases, sometidas a diversos

organismos nacionales e internacionales que reclamaron la presentación de

pruebas.

En la elaboración del Informe del ISP, los miembros de la comisión se hacen

responsables de los campos en los que cada uno de ellos tiene competencia

específica, a la vez que dan un aval general al Informe en su conjunto. Cada

miembro del ISP también reconoce la experiencia y autoridad de los demás

miembros del ISP en aquellos ámbitos en los cuales él o ella no tenga

competencia específica.

INDICE

Prefacio

Resumen Ejecutivo

Primera Parte: No hay futuro para los cultivos transgénicos

  1. ¿Por qué NO a los transgénicos?
  2. Cada vez más problemas en el agro

Segunda Parte: Los cultivos transgénicos no son seguros

  1. Ciencia y cautela
  2. Pruebas de seguridad de los alimentos transgénicos
  3. Los peligros del transgen
  4. Los cultivos terminator propagan la esterilidad masculina
  5. Peligros de los plaguicidas
  6. Transferencia horizontal de genes
  7. El Promotor CaMV 35S
  8. Mayor probabilidad de dispersión de ADN transgénico
  9. La transferencia horizontal de ADN transgénico
  10. Peligros de la transferencia horizontal de genes
  11. Conclusión de las partes 1 y 2

Tercera Parte: Los múltiples beneficios de la agricultura sustentable

  1. ¿Por qué agricultura sustentable?
  2. Productividad y rendimientos mayores o comparables
  3. Mejores suelos
  4. Un ambiente más limpio
  5. Reducción de plaguicidas sin aumento de plagas
  6. Apoyando y utilizando la diversidad
  7. Sustentabilidad ambiental y económica
  8. Amortiguando el cambio climático
  9. Producción eficiente y rentable
  10. Mayor seguridad alimentaria y beneficios para las comunidades locales
  11. Orgánicos por la salud
  12. Conclusión de la Parte 3

Referencias

Declaración del Grupo de Ciencia Independiente

Grupo de Transgénicos del ISP: Lista de miembros

Resumen Ejecutivo

¿Por qué libre de transgénicos?

  1. Los cultivos transgénicos no produjeron los beneficios prometidos

El resultado contundente de investigaciones independientes y de estudios en

finca desde 1999 prueban que los cultivos transgénicos no trajeron los

beneficios prometidos de aumentar significativamente los rendimientos o de

reducir la utilización de herbicidas y plaguicidas. Se estima que los cultivos

transgénicos han costado a los Estados Unidos unos 12.000 millones de

dólares por concepto de subsidios agrícolas, pérdida de ventas y

reclamaciones del producto, debido a contaminación transgénica. En India se

registraron pérdidas en gran escala de hasta un 100% en cultivos de algodón

Bt resistentes a insectos.

Las empresas del ramo de la biotecnología han sufrido una caída acelerada

desde el año 2000, y los asesores en materia de inversiones anuncian que no

tienen futuro en el sector agrícola. Mientras tanto, la resistencia mundial a los

transgénicos alcanzó su punto más alto cuando en 2002 Zambia, a pesar de

la amenaza de hambruna que se cernía sobre el país, rechazó el maíz

transgénico enviado como ayuda alimentaria.

  1. Los cultivos transgénicos plantean cada vez más problemas en el

agro

La inestabilidad de las líneas transgénicas ha plagado la industria desde el

principio, y podría ser responsable de varios fracasos importantes de cultivos

transgénicos. Un estudio de 1994 estableció que: “Si bien hay algunos

ejemplos de plantas que muestran expresión estable de un transgen, eso

podría probar que son las excepciones a la regla. En una encuesta informal

que abarcó a más de 30 compañías involucradas en la comercialización de

cultivos transgénicos … casi todos los encuestados indicaron que habían

observado cierto grado de inacción del transgen. Muchos indicaron que la

mayoría de los casos de inactividad del transgen nunca llegaron a registrarse

en la literatura especializada”.

En Canadá ya se han generalizado los voluntarios* de semillas de colza con

triple tolerancia a herbicidas que tienen características transgénicas y no

transgénicas combinadas. En los Estados Unidos han aparecido voluntarios y

malezas similares con tolerancia múltiple a herbicida. En los Estados Unidos,

malezas con tolerancia a glifosato plagan los campos de algodón y soja

transgénicos, y para el maíz transgénico tolerante a glufosinato recurrieron a

la atrazina, uno de los herbicidas más tóxicos.

Simultáneamente, ciertas características del plaguicida biológico Bt amenazan

con crear supermalezas y plagas resistentes al Bt.

* Los voluntarios son plantas germinadas de semillas de un cultivo anterior plantado en el mismo campo y que

ahora se ha convertido en maleza.

  1. La inexorabilidad de la contaminación transgénica extendida

Razas criollas de maíz cultivado en regiones remotas de México han sido

contaminadas con transgenes, a pesar de que desde 1998 hay en el país una

moratoria oficial para el cultivo de maíz transgénico. Desde entonces se ha

encontrado un alto grado de contaminación en Canadá. En un ensayo de 33

muestras de semillas de colza certificada, se encontró que había 32

contaminadas.

Nuevas investigaciones revelan que el polen transgénico, esparcido por el

viento y depositado en distintos lados, o que ha caído directamente al suelo,

es una fuente importante de contaminación transgénica. La contaminación

está ampliamente admitida, de ahí que no puedan coexistir cultivos

transgénicos y no transgénicos.

  1. Los cultivos transgénicos no son seguros

Contrariamente a lo que aducen quienes los impulsan, no se ha demostrado

que los cultivos transgénicos sean seguros. El marco regulatorio ha tenido

graves deficiencias desde un principio. Se basó en un criterio antiprecautorio

diseñado para conseguir una aprobación expedita de los productos a costa de

las consideraciones en materia de seguridad.

El principio de “equivalencia sustancial”, sobre el cual se basa la evaluación

del riesgo, es intencionadamente vago y está mal definido, con lo cual las

compañías tienen carta blanca para aducir que los productos transgénicos

son “sustancialmente equivalentes” a los no transgénicos, y por lo tanto son

“seguros”.

  1. Los alimentos transgénicos plantean serios temores en materia de

seguridad

A pesar de que ha habido muy pocos estudios confiables sobre la seguridad

de los alimentos transgénicos, los resultados existentes son motivo de

preocupación. En la por ahora única investigación sistemática sobre alimentos

transgénicos llevada a cabo en el mundo, se encontraron efectos del ‘factor

de crecimiento símil’ en el estómago e intestino delgado de ratas jóvenes que

no eran totalmente atribuibles al producto transgénico, por lo cual se atribuían

al proceso transgénico o la construcción transgénica, y por ende podrían

presentarse de manera generalizada en todos los alimentos transgénicos.

Ha habido por lo menos otros dos estudios –más limitados– que también

plantearon serias preocupaciones en materia de seguridad.

  1. Productos genéticos peligrosos son incorporados a los cultivos

Se ha encontrado que las proteínas Bt, incorporadas al 25% de todos los

cultivos transgénicos del mundo, son nocivas para una gran cantidad de

insectos no combatidos, y algunas tienen también potentes inmunógenos y

alergenos. Un equipo de científicos ha advertido sobre la liberación de cultivos

Bt para uso humano.

Cada vez se utilizan más cultivos alimenticios en la elaboración de productos

farmacéuticos y medicamentos, entre ellos citocinas conocidas por su

capacidad de suprimir el sistema inmunológico, inducir enfermedades y

causar toxicidad del sistema nervioso central; a lfa interferón, del cual existen

registros de causar demencia, neurotoxicidad y efectos secundarios

cognitivos y en el carácter; vacunas y secuencias virales tales como el gen de

la proteína “spike” del coronavirus del cerdo, de la misma familia que el virus

SARS asociado con la actual epidemia mundial. El gen de la glicoproteína gp

120 del virus HIV -1 del SIDA, incorporado al maíz transgénico como una

“vacuna oral comestible barata” es otra bomba de tiempo biológica ya que

puede interferir con el sistema inmunológico y recombinarse con virus y

bacterias para generar patógenos nuevos e impredecibles.

  1. Los cultivos terminator propagan la esterilidad masculina

Los cultivos manipulados con genes “suicidas” para conseguir la esterilidad

masculina, han sido promovidos como una forma de “contener”, es decir,

impedir la propagación de transgenes. En realidad, los cultivos híbridos

vendidos a los agricultores propagan tanto los genes de la esterilidad

masculina como los genes con tolerancia a herbicida, a través del polen.

  1. Herbicidas de amplio espectro son muy tóxicos para seres humanos y

otras especies

El glufosinato de amonio y el glifosato son utilizados en cultivos transgénicos

tolerantes a herbicida, que representan actualmente el 75% de todos los

cultivos transgénicos del mundo. Ambos son venenos metabólicos sistémicos

que se teme podrían tener una amplia gama de efectos nocivos. Esos

temores han sido confirmados.

El glufosinato de amonio está asociado con toxicidad neurológica, respiratoria,

gastrointestinal y hematológica así como con defectos congénitos en seres

humanos y mamíferos. Es tóxico para las mariposas y numerosos insectos

benéficos, para las larvas de almejas y ostras, en la Daphnia y ciertos peces

de agua dulce, en particular la trucha arco iris. También inhibe el desarrollo de

bacterias y hongos beneficiosos del suelo, especialmente los que fijan

nitrógeno.

El glifosato es la causa más frecuente de reclamaciones y casos de

envenenamiento en el Reino Unido. Se han registrado trastornos de

numerosas funciones fisiológicas luego de una exposición a niveles de uso

normales. La exposición al glifosato prácticamente duplicó el riesgo de aborto

espontáneo, y los hijos de quienes trabajan con glifosato presentaron un

elevado índice de trastornos de neurocomportamiento. El glifosato provocó un

retraso en el desarrollo del esqueleto fetal en ratas de laboratorio [83].

El glifosato inhibe la síntesis de los esteroides, y es un agente genotóxico en

mamíferos, peces y sapos. La exposición de las lombrices a las dosis

habitualmente aplicadas en el campo provocó una mortalidad de por lo menos

un 50% y lesiones intestinales importantes entre las lombrices sobrevivientes.

El Roundup provocó disfunciones en la división celular, que podrían estar

asociadas con algunos tipos de cáncer en seres humanos.

Los efectos conocidos tanto del glufosinato como del glifosato son

suficientemente graves como para detener la utilización de los herbicidas.

  1. La ingeniería genética crea supervirus

Por lejos, los peligros más graves de la ingeniería genética son inherentes al

proceso mismo, el cual aumenta enormemente el alcance y la probabilidad de

la transferencia horizontal de genes y la recombinación, que es la vía principal

para la creación de virus y bacterias que provocan enfermedades epidémicas.

Esto quedó de manifiesto en 2001, con la creación “accidental” de un virus

letal para el ratón, en el curso de un experimento de ingeniería genética

aparentemente inocente.

Las técnicas nuevas, como el “mezclado de ADN” (shuffling), permiten a los

genetistas crear en el laboratorio, en cuestión de minutos, millones de virus

recombinantes que nunca han existido en miles de millones de años de

evolución. Los virus y bacterias y su material genético, que son causantes de

enfermedades, constituyen los principales materiales y herramientas de la

ingeniería genética, así como de la fabricación planificada de armas

biológicas.

  1. El ADN transgénico en los alimentos absorbidos por las bacterias en

el intestino humano

Existen pruebas experimentales de que ADN transgénico vegetal ha sido

absorbido por bacterias, del suelo y del intestino de voluntarios humanos. Los

genes marcadores con resistencia a antibiótico pueden propagarse de

alimentos transgénicos a bacterias patógenas, dificulta ndo el tratamiento de

infecciones.

  1. El ADN transgénico y el cáncer

Se sabe que el ADN transgénico puede sobrevivir a la digestión en el intestino

y saltar al genoma de células de mamíferos, aumentando la posibilidad de la

aparición de cáncer.

No puede excluirse la posibilidad de alimentar a animales con productos

transgénicos como el maíz puede acarrear riesgos, no solamente para los

animales sino también para los seres humanos que consumen los productos

animales.

  1. El promotor CaMV 35S incrementa la transferencia horizontal de

genes

Existen pruebas que indican que las construcciones transgénicas que

incluyen el promotor CaMV 35S podrían ser particularmente inestables y

propensas a la transferencia horizontal de genes y a la recombinación de

genes, con todos los riesgos que conlleva: mutaciones genéticas debidas a la

inserción aleatoria, cáncer, reactivación de virus dormidos y generación de

nuevos virus. Este promotor está presente en la mayoría de los cultivos

transgénicos que hoy en día se cultivan con fines comerciales.

  1. Una larga historia de distorsión y ocultación de pruebas científicas

Hay una larga historia de distorsión de los hechos y omisión de pruebas

científicas, en especial en lo que respecta a la transferencia horizontal de

genes. Hubo experimentos fundamentales que no se realizaron, o en todo

caso se hicieron en forma incorrecta y luego se distorsionaron los resultados.

Muchos no tuvieron experimentos complementarios, como en el caso del

promotor CaMV 35S, en que no se hicieron i nvestigaciones para verificar si es

responsable de los efectos del “factor de crecimiento símil” observados en

ratas jóvenes alimentadas con papas transgénicas.

En conclusión, los cultivos transgénicos no han traído los beneficios

prometidos y plantean problemas cada vez mayores a los agricultores.

Actualmente es ampliamente sabido que la contaminación transgénica es

inevitable, y por lo tanto los cultivos transgénicos y los no transgénicos no

pueden coexistir. Lo más importante es que no se ha demostrado que los

cultivos transgénicos sean seguros. Por el contrario, han surgido pruebas

suficientes como para suscitar graves temores sobre su seguridad, que si son

ignoradas podría significar que ocurran daños irreversibles en la salud y el

ambiente. Por lo tanto, los cultivos transgénicos deberían ser enérgicamente

rechazados.

¿Por qué agricultura sustentable?

  1. Mayor productividad y rendimiento, especialmente en el Tercer Mundo

Alrededor de 8,98 millones de agricultores de Asia, América Latina y África

han adoptado prácticas agrícolas sustentables en 28,92 millones de

hectáreas. Datos confiables de 89 proyectos muestran mayor productividad y

rendimientos: un aumento de 50 a 100% en las cosechas de cultivos

pluviales, y de 5 a 10% en agricultura de riego. Entre las experiencias más

exitosas se cuentan la de Burkina Faso, que pasó de un déficit en la

producción de cereales de 644 kilos por año a un superávit anual de 153 kilos;

la de Etiopía, donde 12.500 hogares se beneficiaron de un aumento del 60%

en las cosechas; y Honduras y Guatemala, donde 45.000 familias aumentaron

el rendimiento de sus cosechas de 400-600 kilos/hectárea a 2.000-2.500

kilos/hectárea.

Estudios de largo plazo en países industrializados muestran cosechas de

cultivos orgánicos equivalentes a los de la agricultura convencional e incluso

superiores en algunos casos.

  1. Mejores suelos

Las prácticas agrícolas sustentables tienden a reducir la erosión del suelo, así

como también a mejorar la estructura física del suelo y su capacidad de

contención de agua, dos elementos cruciales para evitar la pérdida de

cosechas en los períodos de sequía.

Numerosas prácticas agrícolas sustentables mantienen o aumentan la

fertilidad del suelo. Los estudios revelan que los niveles de materia orgánica y

nitrógeno existentes en el suelo son más elevados en los campos orgánicos

que en los convencionales.

También se ha descubierto que la actividad biológica es mayor en los suelos

orgánicos. Hay más lombrices, artrópodos, micorrizas y otros hongos, y

microorganismos, todos los cuales son beneficiosos para el reciclado de los

nutrientes y la eliminación de enfermedades.

  1. Un ambiente más limpio

La agricultura sustentable no utiliza, o utiliza mínimamente insumos químicos

contaminantes. Además, las investigaciones revelan que de los suelos

orgánicos se filtra menos nitrato (N) y fósforo (P) a las aguas subterráneas.

Los sistemas orgánicos tienen mejores tasas de infiltración de agua, por lo

tanto son menos propensos a la erosión y tienen menos probabilidad de

contribuir a la contaminación del agua por la escorrentía superficial.

  1. Menos plaguicidas sin aumento de plagas

La agricultura orgánica prohíbe la aplicación regular de plaguicidas. El manejo

integrado de plagas ha reducido el número de aspersiones de plaguicida en

Vietnam, de 3,4 a 1 por temporada; en Sri Lanka de 2,9 a 0,5 por temporada,

y en Indonesia de 2,9 a 1,1 por temporada.

Una investigación en torno a la producción de tomate californiano en la cual

se suprimió la aplicación de insecticidas sintéticos demostró que no por ello

hubo un aumento en la pérdida de las cosechas por la acción de plagas.

Es posible controlar plagas sin plaguicidas, revirtiendo las pérdidas de

cultivos, utilizando, por ejemplo, “cultivos trampa” para atraer al barrenador

del tallo, una plaga importante de África oriental. Cuando se evita la aplicación

de plaguicidas surgen otros beneficios de la utilización de las complejas

interrelaciones entre las especies de un ecosistema.

  1. Apoyando y utilizando la diversidad

La agricultura sustentable promueve la biodiversidad agrícola, que es vital

para la seguridad alimentaria y la vida rural. La agricultura orgánica también

puede promover una diversidad biológica mucho mayor, favoreciendo

especies que se han reducido de manera significativa.

Los sistemas biodiversos son más productivos que los monocultivos. En

Cuba, los sistemas agrícolas integrados son 1,45 a 2,82 veces más

productivos que los monocultivos. Miles de arroceros chinos han duplicado el

rendimiento de sus cosechas y prácticamente eliminaron la enfermedad más

devastadoras simplemente combinando plantaciones de dos variedades.

La diversidad biológica del suelo aumenta con las prácticas orgánicas,

aportando efectos beneficiosos tales como la recuperación y rehabilitación de

suelos degradados, mejoras en la estructura del suelo y en la infiltración del

agua.

  1. Ambiental y económicamente sustentable

Una investigación de sistemas de producción de manzana ubicó al sistema

orgánico en el primer lugar en sustentabilidad ambiental y económica, en el

segundo lugar al sistema integrado y al convencional en el último lugar. Las

manzanas orgánicas resultaban más rentables debido al mejor precio pagado

por su condición de alta calidad, a un retorno más rápido de la inversión y al

menor tiempo para la recuperación de los costos.

Un estudio realizado a escala de todo el continente europeo demostró que la

agricultura orgánica tiene mejores resultados que la agricultura convencional

en la mayoría de los indicadores ambientales. Un análisis de la Organización

de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), concluyó

que la agricultura orgánica bien gestionada genera más favorables en todos

los aspectos ambientales.

  1. Amortiguando del cambio climático por reducción directa e indirecta

del uso de la energía

La agricultura orgánica utiliza la energía de manera mucho más eficiente y

reduce notoriamente las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en

comparación con la agricultura convencional, tanto con respecto al consumo

directo de energía en combustible y petróleo como al consumo indirecto en

fertilizantes y plaguicidas.

La agricultura sustentable restituye el contenido de materia orgánica del

suelo, aumentando la retención de carbono en el plano subterráneo y

recuperando así un sumidero de carbono importante. Los sistemas orgánicos

han demostrado tener una capacidad significativa de absorber y retener

carbono, aumentando la posibilidad de que las prácticas agrícolas

sustentables puedan ayudar a reducir el impacto del calentamiento de la

atmósfera. La agricultura orgánica tiene la probabilidad de emitir menos óxido

nitroso (N2O), otro importante gas de efecto invernadero y también una de las

causas del agotamiento de la capa de ozono de la estratósfera.

  1. Producción eficiente y rentable

Cualquier disminución del rendimiento en la agricultura orgánica está más que

compensada por lo que se gana en términos ecológicos y de eficiencia. Las

investigaciones han demostrado que la propuesta orgánica puede ser

comercialmente viable en el largo plazo, produciendo más cantidad de

alimentos por unidad de energía o recursos.

Los datos muestran que los pequeños agricultores producen mucho más por

unidad de superficie que las grandes plantaciones características de la

agricultura convencional. Si bien el rendimiento por unidad de superficie de un

cultivo puede ser menor en una finca rural pequeña que en un gran

monocultivo, la producción total por unidad de superficie, a menudo

compuesta de más de una docena de cultivos y diversos productos animales,

puede ser mucho mayor. Los costos de producción de la agricultura orgánica

son muchas veces menores que los de la agricultura convencional, lo cual

redunda en ganancias netas equivalentes o mayores aún sin el sobreprecio

de los productos orgánicos. Si en el cálculo se incluyen los sobreprecios, los

sistemas orgánicos resultan casi siempre más rentables.

  1. Mejoras en la seguridad alimentaria y beneficios para las

comunidades locales

Un estudio de proyectos de agricultura sustentable en países en desarrollo

demostró que la producción promedio de alimentos por núcleo familiar

aumentó 1,71 toneladas por año (un aumento del 73%) para 4,42 millones de

agricultores en 3,58 millones de hectáreas, aportando seguridad alimentaria y

ventajas en materia de salud.

Se ha demostrado que el aumento de la productividad agrícola también

incrementa la disponibilidad de alimentos y el aumento de los ingresos,

reduciendo así la pobreza, ampliando el acceso a los alimentos, reduciendo la

desnutrición y mejorando la salud y las formas de vida y sustento.

Las estrategias de agricultura sustentable se basan en gran medida en los

conocimientos tradicionales e indígenas, y ponen énfasis en la experiencia y

capacidad de innovación de los agricultores. Por lo tanto, se utilizan recursos

locales apropiados, de bajo costo y fácilmente asequibles, a la vez que se

mejora la posición y autonomía de los agricultores, mejorando las relaciones

sociales y culturales al interior de las comunidades locales.

Las vías locales de venta y distribución pueden generar más dinero para la

economía local. Por cada £1 que se gasta en un sistema de canastas de

productos orgánicos de Cusgarne Organics (Reino Unido), se generan £2,59

para la economía local; pero por cada £1 gastado en un supermercado, se

genera solamente £1,40 para la economía local.

  1. Alimentos de mejor calidad para la salud

Los alimentos orgánicos son más seguros, ya que la agricultura orgánica

prohíbe la aplicación regular de plaguicidas y herbicidas, de manera que rara

vez contienen residuos químicos peligrosos. La producción orgánica también

prohíbe la utilización de aditivos artificiales, como grasas hidrogenadas, ácido

fosfórico, aspartamo y glutamato monosódico, que han sido asociados con

problemas de salud tan diversos como patologías cardíacas, osteoporosis,

migrañas e hiperactividad.

Algunos estudios han demostrado que, en promedio, los alimentos orgánicos

tienen mayor contenido de vitamina C, mayores niveles de minerales y mayor

contenido de fenólicos vegetales –compuestos vegetales que pueden

combatir el cáncer y las patologías cardíacas, y combatir alteraciones

neurológicas relacionadas con la edad– y un contenido sustancialmente

menor de nitratos, un compuesto tóxico.

Las prácticas agrícolas sustentables han demostrado ser beneficiosas en

todos los aspectos que tienen que ver con la salud y el ambiente. Además,

brindan seguridad alimentaria y bienestar social y cultural a comunidades

locales de todas partes del mundo. Hay una necesidad imperiosa de dar un

amplio giro a escala mundial hacia todas las formas de agricultura

sustentable.

Primera Parte:

No hay futuro para los cultivos transgénicos

1

¿Por qué NO a los transgénicos?

Los cultivos transgénicos no son ni necesarios ni deseados

Ya no existen más dudas de que no se necesitan cultivos transgénicos para

alimentar el mundo, y que el hambre es provocada por la pobreza y la

desigualdad y no por una producción insuficiente de alimentos. Según

estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación

y la Agricultura (FAO), hay una producción de alimentos suficiente como para

alimentar a todo el planeta utilizando solamente cultivos convencionales, y

que esa situación se mantendrá igual por lo menos durante 25 años y quizás

más [2].

Además, como han argumentado Altieri y Rosset, aún en el caso de que el

hambre se debiera a un desfase de la producción de alimentos con respecto

al crecimiento de la población humana, los cultivos transgénicos actuales no

están concebidos como para aumentar el rendimiento de los agricultores

pequeños y pobres, de manera que difícilmente los beneficiarán [3]. La

verdadera causa estructural del hambre es la desigualdad y por eso cualquier

método que apunte a aumentar la producción de alimentos profundizando la

desigualdad está destinado a fracasar en el objetivo de reducir el hambre [4].

Un informe reciente de ActionAid concluye que: “Probablemente la adopción

generalizada de cultivos transgénicos exacerbe las causas subyacentes de la

inseguridad alimentaria con lo cual aumentará la cantidad de personas con

hambre, en lugar de disminuir” [5].

Más importante aún: los cultivos transgénicos no son deseados, y por buenas

razones. Los cultivos transgénicos no han brindado los beneficios prometidos,

están causando problemas cada vez mayores en las fincas rurales y a pesar

de que hay una carencia enorme de investigaciones en materia de seguridad,

se han logrado reunir numerosas pruebas de los peores peligros que

plantean.

A la vez, existen numerosas pruebas de los buenos resultados de las

prácticas sustentables en la agricultura, lo que deja en claro cuál debería ser

la opción responsable que deberían adoptar los países.

El mercado mundial de cultivos transgénicos se ha reducido a la par que se

ha producido un aumento drástico de la superficie cultivada desde 1994,

cuando se plantó en los Estados Unidos el primer cultivo transgénico –el

tomate Flavr Savr – un producto que resultó un fracaso comercial y que pronto

fue retirado del mercado. En los siete años que van de 1996 a 2002, la

superficie mundial de cultivos transgénicos aumentó de 1,7 a 58,7 millones de

hectáreas. Pero tan solo cuatro países ocuparon el 99% de la superficie

mundial de cultivos transgénicos de 2002. Estados Unidos plantó 39 millones

de hectáreas (66% del total mundial), Argentina 13,5 millones de hectáreas,

Canadá 3,5 millones de hectáreas y China 2,1 millones de hectáreas [6].

La resistencia mundial a los transgénicos alcanzó su punto más alto el año

pasado cuando Zambia, a pesar de la amenaza de hambruna, rechazó un

embarque de maíz transgénico enviado como ayuda alimentaria. Desde

entonces, y luego que una delegación de alto rango fuera invitada a visitar

varios países, entre ellos Estados Unidos y el Reino Unido, Zambia se ha

mantenido firme en su decisión. Mientras redactábamos este informe

comenzó una huelga de hambre en Filipinas, en protesta por la aprobación

comercial del maíz Bt de Monsanto.

En India, Zimbabwe y Brasil se han organizado tribunales populares y otras

formas de democracia participativa y de intervención social, para permitir que

los pequeños agricultores y las comunidades rurales marginadas puedan

evaluar los riesgos y la conveniencia de los cultivos transgénicos de acuerdo

con sus propios parámetros y conforme a sus propios criterios y nociones de

bienestar.

Los resultados muestran que en los casos en que esos eventos se han

promovido de manera confiable, creíble y no tendenciosa, los pequeños

agricultores y pueblos indígenas han rechazado los cultivos transgénicos en

función del argumento de que no los necesitan y que la tecnología de la

manipulación genética no está probada y no resuelve sus necesidades [7,8].

El sector agrícola encabezó la caída drástica de la industria biotecnológica

antes del auge alcanzado en 2000 en ancas del proyecto del genoma

humano. El Instituto de Ciencia en Sociedad (ISI, por Institute of Science in

Society) ha resumido las pruebas en un documento especial presentado a la

Unidad de Estrategia sobre Transgénicos del Primer Ministro del Reino Unido,

en respuesta a la consulta pública realizada acerca del potencial económico

de los cultivos transgénicos [9]. Desde entonces las cosas han empeorado

para la industria de la ingeniería genética en su totalidad [10].

Un informe publicado en abril de 2003 por Innovest Strategic Value Advisors

[11] ubicó a Monsanto en la posición más baja, dando a entender que la

biotecnología agrícola es una industria de alto riesgo en la que no vale la

pena invertir a menos que aparte su mira de la ingeniería genética (ingeniería

genética, sinónimo de transgénicos). El informe establece lo siguiente:

“El dinero que se traslada de las compañías de la ingeniería genética a los

políticos así como la frecuencia con la que los empleados de las compañías

de la ingeniería genética se emplean en los organismos reguladores de

Estados Unidos (y viceversa), crea una situación propicia para que existan

posiciones tendenciosas y reduce la capacidad de los inversionistas de

confiar en las afirmaciones del gobierno de los Estados Unidos que garantizan

la seguridad de los transgénicos. También ayuda a aclarar por qué el

gobierno de los Estados Unidos no ha adoptado un enfoque de precaución

con respecto a la ingeniería genética y continúa impidiendo el etiquetado

transgénico aun cua ndo la opinión pública está mayoritariamente a favor del

mismo.

El informe concluye diciendo: “Monsanto podría ser otro desastre inminente

para los inversionistas”.

Los cultivos transgénicos no trajeron los beneficios prometidos

Los cultivos transgénicos sencillamente no trajeron los beneficios prometidos.

Ese es el resultado contundente de investigaciones independientes y

estudios de campo investigados por el agrónomo Charles Benbrook en los

Estados Unidos desde 1999 [12,13], lo cual ha sido corroborado por otros

estudios [14].

Miles de ensayos controlados de soja transgénica registraron una reducción

importante de la producción, de 5 a 10% y en algunos casos incluso de 12 a

20%, comparada con la soja no transgénica. Se ha informado de caídas

similares del rendimiento ocurridas en campos de ensayo en Gran Bretaña

con colza de invierno y remolacha azucarera transgénicas.

Los cultivos transgénicos no han logrado que se reduzca de manera

sustancial la aplicación de herbicidas y plaguicidas/insecticidas. La soja

Roundup Ready (RR) necesitó de 2 a 5 veces más herbicidas (medido en

libras aplicadas por unidad de superficie) que otros sistemas de manejo de

malezas. De manera similar, los datos del Departamento de Agricultura de los

Estados Unidos indican que e n 2000, el acre (0,4047 ha.) promedio de maíz

RR fue tratado con 30% más de herbicida que el acre promedio de maíz no

transgénico.

El análisis de los datos oficiales de cuatro años del Departamento de

Agricultura de los Estados Unidos sobre la utilización de insecticida muestra

un panorama bastante claro [13]. Mientras que el algodón Bt ha reducido el

uso de insecticida en varios Estados, el maíz Bt ha tenido muy pocos efectos,

si acaso tuvo alguno, en la aplicación de insecticida para maíz. Los datos

referidos demuestran que las aplicaciones de insecticida específico para el

gusano barrenador del maíz europeo aumentaron de aproximadamente un

4% de acres tratados en 1995 a alrededor de 5% en 2000.

El mayor costo que tienen las semillas transgénicas, el aumento de la

utilización de herbicidas/plaguicidas, la caída de la producción, los royalties

sobre las semillas y la pérdida de mercados, todo sumado se traduce en una

pérdida de ingresos para los agricultores. El primer análisis económico a nivel

de finca del maíz Bt en los Estados Unidos reveló que entre 1996 y 2001, la

pérdida neta para los agricultores fue de 92 millones de dólares o

aproximadamente 1,31 dólares por acre.

Un informe de la Asociación del Suelo (Soil Association) del Reino Unido [15]

publicado en setiembre de 2002 estimó que los cultivos transgénicos han

costado a los Estados Unidos 12.000 millones de dólares en concepto de

subsidios agrícolas, pérdida de ventas y reclamaciones del producto debido a

contaminación transgénica. Lo resumió de la manera siguiente: “Las pruebas

que exponemos indican que … prácticamente no se cumplieron ninguno de

los beneficios anunciados por los cultivos transgénicos. Por el contrario, los

agricultores informan que hay menor rendimiento, que continúa la

dependencia de herbicidas y plaguicidas, que se ha perdido acceso a los

mercados y, lo que es más grave, se redujo la rentabilidad, con lo cual la

producción de alimentos quedó aún más vulnerable frente a los intereses de

las compañías biotecnológicas y dependiendo, además, de subsidios”.

Esos estudios no han tomado en cuenta los cultivos que han fracasado en

otras partes del mundo, de los cuales el más grave es el caso de India el año

pasado [16]. Se informó que en varios estados de India los cultivos de

algodón transgénico sufrieron pérdidas generalizadas de hasta un 100%, en

algunos casos porque no germinaron, otros porque la raíz se pudrió y otros

fueron atacados por la lagarta americana Helicoverpa armigera, a la cual se

suponía que el algodón Bt era resistente.

2

Cada vez más problemas en el agro

La inestabilidad transgénica

Es muy probable que los fracasos generalizados del algodón transgénico en

la India, así como de otros cultivos transgénicos en distintos lugares, se

deban al hecho de que los cultivos transgénicos son muy inestables, un

problema que fue señalado en 1994 por un estudio de Finnegan y McElroy

[17]:

“Si bien hay algunos ejemplos de plantas que muestran expresión estable de

un transgen, eso podría probar que son las excepciones a la regla. En una

encuesta informal que abarcó a más de 30 compañías involucradas en la

comercialización de cultivos transgénicos … casi todos los encuestados

indicaron que habían observado cierto grado de inacción del transgen.

Muchos indicaron que la mayoría de los casos de inactividad del transgen

nunca llegaron a registrarse en la literatura especializada”.

Hay, sin embargo, importante bibliografía científica sobre la inestabilidad

transgénica [18,19]. Toda vez que se han aplicado herramientas moleculares

apropiadas para investigar el problema, invariablemente se encuentra

inestabilidad, y eso se cumple aun en casos en que se ha aducido estabilidad

transgénica. En una publicación [20] en cuyo resumen se establece que “la

expresión transgénica fue estable e n las líneas de todos los genotipos del

arroz”, los datos presentados en realidad demostraron que como máximo, 7

de 40 (18%) líneas podrían ser estables a la generación de R3 [21]. Este

documento, como muchos otros, también forzó los resultados para desviarlos

sustancialmente de los “coeficientes mendelianos” establecidos

arbitrariamente como signo de herencia mendeliana, o estabilidad genética.

Es un error tan elemental en estadística y genética que si lo cometiera un

estudiante perdería el examen.

Hay dos grandes causas de inestabilidad transgénica. La primera tiene que

ver con los mecanismos de defensa que protegen la integridad del organismo,

que “silencian” o desactivan los genes extraños integrados al genoma de

manera que no se expresen más. El silenciamiento de los genes fue

descubierto por primera vez a principios de 1990 en conexión con transgenes

integrados, y ahora se sabe que forma parte de la defensa del organismo

contra las infecciones virales.

La segunda gran causa de inestabilidad tiene que ver con la inestabilidad

estructural de las propias construcciones transgénicas, su tendencia a

fragmentarse, a romperse en las uniones artificiales débiles, y a recombinarse

incorrectamente, a menudo con otro ADN que pueda estar cerca. Esto es

quizás lo más grave desde el punto de vista de la seguridad ya que aumenta

la transferencia horizontal de genes y la recombinación (ver más adelante).

Más recientemente se ha descubierto otra fuente más de inestabilidad [18].

Parece que hay ciertos “lugares receptivos ideales” para la integración

transgénica en los genomas tanto de vegetales como del ser humano. Esos

lugares receptivos ideales podrían ser también “lugares de recombinación

ideales”, propensos a separarse y volver a unirse. Eso también aumentaría la

probabilidad de que los transgenes insertados volvieran a soltarse, a

recombinarse o a invadir otros genomas. Las investigaciones también

demuestran que podría presentarse inestabilidad transgénica en

generaciones posteriores y que no necesariamente se expresa en las

primeras generaciones. Esto puede dar como resultado un rendimiento

irregular y malo de los cultivos transgénicos en el agro, un problema que no

está debidamente registrado pues seguramente los agricultores que arreglan

el pago de una compensación lo hacen a cambio de una cláusula “mordaza”.

Paren las rotativas

Un informe de reciente publicación (Makarevitch I, Svitashev SD y Somers

  1. Complete sequence analysis of transgene loci from plants transformed via

microprojectile bombardment. Plant Molecular Biology 2003, 52, 421-32)

revela que los problemas asociados con la integración incontrolable e

impredecible de transgenes son aun peor de lo que parecen, y que los

transgénicos de ninguna manera podrían ser equiparados al mejoramiento

convencional o a la mutagénesis.

Los autores señalan que la mayoría de las líneas transgénicas producidas por

bombardeo de microproyectiles tienen “loci complejos del transgen,

compuestos de múltiples copias del ADN trasmitido entero, trunco y

reordenado, que con frecuencia se organizan como repeticiones directas o

invertidas, entremezcladas con fragmentos de ADN genómico de dimensiones

variables” y que el ADN trasmitido se integra a los genomas vegetales

principalmente a través de una “recombinación ilegítima (IR en inglés)

asociada con la reparación de la ruptura de la doble hélice (DSB en inglés),

un proceso que también tiene que ver con la integración de ADN-T en los

genomas de la levadura y los vegetales”.

“Algunos de los rasgos característicos de la ‘recombinación ilegítima’ (IR) en

los loci del transgen producidas a través de la trasmisión directa de ADN son

la mezcla de las secuencias del transgen a través de la recombinación de

fragmentos no contiguos –tanto grandes como pequeños– del ADN trasmitido,

la frecuente incorporación de secuencias de ADN genómico en los loci del

transgen y el reordenamiento en el ADN genómico adyacente al locus del

transgen”.

A menudo no es posible distinguir cabalmente los sitios diana debido a los

desplazamientos y eliminaciones de ADN genómico adyacente. Esto significa

que no es siquiera posible identificar el lugar en el cual el transgen se ha

integrado al genoma, aún cuando se conozca la secuencia entera del genoma

receptor.

Los investigadores han realizado la secuencia completa de algunos loci del

transgen en avena transgénica que parecen ser “simples” y por lo tanto

podrían estar cerca de tener el orden genético y las secuencias normales del

genoma adyacente esperados.

Lamentablemente, los tres loci “simples” poseen regiones de pequeños

fragmentos de ADN trasmitido y genómico mezclados. Todos los loci también

exhibieron ADN de relleno mezclado (de origen desconocido) adyacente al

ADN del transgen, o pruebas de que se había eliminado el sitio diana del

ADN.

Una de las líneas transgénicas estudiadas fue caracterizada previamente y

demostró tener un único locus principal con una longitud estimada de

aproximadamente 15 kb. Sin embargo, la progenie T1 analizada con la

técnica “southern blot” con tiempos de exposición más largos y más ADN

genómico, dio dos nuevos loci menores del transgen.

Los análisis “southern” demostraron que el ADN genómico adyacente a

ambos lados de uno de los loci fue altamente repetitivo. Al alinear el producto

PCR (reacción en cadena de la polimerasa) del locus del transgen con el tipo

silvestre, se comprobó que se habían borrado 845 pares de bases de ADN

genómico del genoma del tipo silvestre durante la integración del transgen, y

que los trozos de ADN genómico de origen desconocido se integraron al locus

como ADN de relleno a ambos lados del ADN del transgen.

Los sitios diana de los otros dos loci no pudieron ser identificados porque el

ADN genómico estaba muy mezclado. Los autores también señalaron que “se

acepta ahora que las estimaciones del número de locus del transgen basadas

en índices de segregación fenotípica son imprecisas debido a las

perturbaciones de la expresión del transgen ya sea por el silenciamiento del

transgen o por la reorganización de las posiciones del transgen”. Según sea el

sondeo utilizado, los loci pequeños, no funcionales, sencillamente no son

detectados.

Los sitios de integración son más que aleatorios. Hay pruebas de que el ADN

transgénico suele introducirse en regiones ricas en genes y en regiones

propensas a quebrarse en la doble hebra. Lo primero aumenta el potencial de

actividad e inactividad de los genes, y lo último aumenta la inestabilidad

estructural de los transgenes y las líneas transgénicas.

Voluntarios y malezas

En 1998 se descubrió por primera vez en Alberta, Canadá, la presencia de

voluntarios de semillas de colza con triple tolerancia a herbicidas. Eso ocurrió

apenas dos años después de que se plantaran cultivos transgénicos con

tolerancia única a herbicidas [22]. Un año después volvieron a encontrarse

esos voluntarios con tolerancia múltiple a herbicida en otros 11 campos [23].

Estados Unidos comenzó a cultivar colza transgénica tolerante a herbicida

recién en 2001. Una investigación llevada a cabo en la Universidad de Idaho

informó que habían ocurrido situaciones similares de inserciones múltiples de

genes en campos experimentales por el término de dos años, y que en ese

mismo período también se habían encontrado malezas con dos rasgos de

tolerancia a herbicida.

Desde entonces se han identificado muchos otros problemas con las malezas

(resumidas en la ref. 24). En 2002, en el oeste de Tennessee, Estados

Unidos, más de 800.000 hectáreas de algodón fueron infestadas con cola de

caballo resistente a glifosato, lo que representó el 35% de toda la superficie

del Estado plantada con algodón. También fueron afectadas más de 800.000

hectáreas de porotos de soja. El problema con los voluntarios y las malezas

tolerantes a herbicida es tal que las compañías han estado recomendando

que se apliquen más herbicidas. Los agrónomos de Estados Unidos revelan

que del 75% al 90% de los cultivadores de maíz transgénico están utilizando

un producto denominado Liberty ATZ –una mezcla de Aventis de glufosinato

de amonio que mata las malezas, más Atrazina, el herbicida tradicional

utilizado en los cultivos de maíz y que ha sido un plaguicida problemático

durante décadas [25]. La Atrazina está en la Lista Roja y en la Lista Prioritaria

de Europa porque provoca alteraciones hormonales en los animales. Incluso

el glufosinato está lejos de ser benigno (ver más adelante).

Los cultivos Bt también están teniendo problemas por la alta probabilidad que

existe de que se genere resistencia en las plagas combatidas (ver más

adelante). Una nueva solicitud de patente de Monsanto se basa en la

aplicación de dos insecticidas con sus cultivos Bt, con la argumentación de

que los cultivos Bt podrían producir cepas de plagas de insectos resistentes, y

“sigue habiendo numerosos problemas … en condiciones de campo reales”.

Investigaciones recientes revelan que el cruzamiento de transgenes de girasol

Bt con parientes silvestres hizo a estos últimos más resistentes y prolíficos,

con la posibilidad de que se conviertan en supermalezas [26].

Resistencia al Bt

Los cultivos Bt son manipulados genéticamente para producir proteínas

insecticidas derivadas de genes de la bacteria Bacillus thuringiensis (Bt). La

probabilidad de que las plagas combatidas de los cultivos Bt adquieran

rápidamente resistencia a las toxinas Bt es tan grande y real que en Estados

Unidos se adoptan estrategias de manejo de la resistencia, que implican la

instalación de “refugios” de cultivos no Bt y el desarrollo de cultivos Bt con

altos niveles de expresión, o múltiples toxinas en el mismo cultivo.

Lamentablemente, las plagas han adquirido resistencia a múltiples toxinas, o

resistencia cruzada a diferentes toxinas [27]. Investigaciones recientes

revelan que las cepas resistentes son incluso capaces de obtener valor

nutritivo adicional de la toxina, con lo cual es posible que se conviertan en

plagas más peligrosas que antes.

Contaminación transgénica extendida

En noviembre de 2001, los fitogenetistas de Berkeley, Ignacio Chapela y

David Quist, publicaron un informe en Nature [28] presentando pruebas de

que razas criollas de maíz cultivado en regiones remotas de México habían

sido contaminadas con transgenes, a pesar de que se había establecido en el

país una moratoria oficial al cultivo de maíz transgénico.

Esto desencadenó un ataque concertado de científicos pro-biotecnología, que

se alega fue orquestado por Monsanto [29]. En febrero de 2002, Nature retiró

su apoyo al documento, un acto sin precedentes en toda la historia de la

publicación científica para un documento que no era incorrecto ni había sido

impugnado en su conclusión principal. Ulteriores investigaciones por parte de

científicos mexicanos confirmaron el hallazgo, demostrando que la

contaminación era mucho más extensa de lo que se había sospechado

previamente [30]. El 95% de los sitios donde se tomaron muestras estaban

contaminados, con grados de contaminación que variaban del 1% al 35%,

promediando de 10% a 15%. Las compañías involucradas se han negado a

brindar información molecular o sondeos para la investigación, lo que

permitiría identificar cuáles son las partes responsables por los daños

causados. Nature se negó a publicar esos resultados confirmatorios.

Un factor importante considerado por el informe Innovest (ver más adelante) –

que condenaría a Monsanto– es la importante pérdida del inversionista que

resultaría de la contaminación transgénica no intencional. La contaminación

es inevitable, se establece en el informe, y podría causar la bancarrota de

Monsanto y otras compañías biotecnológicas, dejando que el resto de la

sociedad resuelva el problema.

Según Ignacio Chapela, quien se encuentra atrapado en la controversia

resultante y con su cargo en la Universidad pendiendo de un hilo, la

contaminación transgénica en México sigue creciendo.

La extensión de la contaminación de semillas no transgénicas es alarmante.

Se dice que un vocero de Dow Agroscience declaró en Canadá que “todo el

sistema de semillas está contaminado” [31]. El Dr. Lyle Friesen, de la

Universidad de Manitoba, probó 33 muestras que representaban 27 razas de

semilla de colza de pedigrí y encontró 32 contaminadas [32].

Las pruebas sobre el movimiento del polen revelaron que el polen de trigo

permanece en el aire como mínimo durante una hora, lo que significa que

podría ser llevado a enormes distancias, dependiendo de la velocidad del

viento. El polen de colza es aún más liviano y puede permanecer en el aire de

3 a 6 horas. No es nada raro que haya vientos de 50 kilómetros por hora, lo

que “convierte en una verdadera burla que la distancia de separación sea de

decenas o incluso cientos de metros”, comentó Percy Schmeiser, famoso

agricultor canadiense a quien el tribunal de Canadá le ordenó pagar “daños” a

Monsanto, a pesar de haber argumentado que el cultivo transgénico de su

vecino le había contaminado sus campos. Schmeiser perdió la apelación ante

el Tribunal Federal, pero obtuvo el derecho a ser oído en el Supremo Tribunal

de Canadá. Los agricultores orgánicos de Saskatchewan también iniciaron

una acción legal contra Monsanto y Aventis por contaminar sus cultivos y

arruinar su calidad de orgánicos.

En mayo de 2000, la Comisión Europea ordenó al Instituto de Estudios de

Prospección y Tecnológicos (IPTS en inglés) del Centro Común de

Investigación (JRC) de la UE, el estudio de la coexistencia de cultivos

transgénicos y no transgénicos. Una vez terminado, el estudio fue entregado

a la Comisión Europea en enero de 2002, con la recomendación de que no se

hiciera público. El estudio silenciado, que se filtró y llegó a Greenpeace [33],

confirmó lo que ya se sabe: que en muchos casos la coexistencia de la

agricultura transgénica y no transgénica u orgánica es imposible. Incluso en

los casos en que fuera técnicamente posible requeriría medidas costosas

para evitar la contaminación y aumentaría los costos de producción de todos

los agricultores, especialmente los pequeños.

La contaminación transgénica no se limita a la polinización cruzada. Nuevas

investigaciones demuestran que el polen transgénico esparcido por el viento y

depositado en distintos lugares o caído directamente al suelo, es una fuente

importante de contaminación transgénica [34]. Ese tipo de ADN transgénico

ha sido encontrado incluso en campos donde nunca se habían plantado

cultivos transgénicos, y se reveló que las muestras de suelo contaminadas

con polen transfieren ADN transgénico a las bacterias del suelo (ver más

adelante).

¿Por qué la contaminación es un tema tan importante? La respuesta

inmediata es que los consumidores no la aceptan. La razón más importante

es que subsisten temores en materia de seguridad.

SEGUNDA PARTE:

Los cultivos transgénicos no son seguros

3

Ciencia y precaución

Precaución, sentido común y ciencia

Se nos dice que no hay pruebas científicas de que la manipulación

transgénica sea perjudicial. Pero ¿es segura? Esa es la cuestión que

deberíamos preguntar. Cuando algo puede provocar un daño grave e

irreversible es correcto y corresponde que los científicos exijan pruebas que

demuestren que la manipulación genética es segura más allá de toda duda

razonable. A esto se le suele dar el nombre rimbombante de “principio de

cautela” o “principio de precaución”, pero para los científicos y para la opinión

pública es tan solo sentido común [35-37].

Las pruebas científicas no difieren de las pruebas comunes, y deberían ser

entendidas y juzgadas de la misma forma. Hay que sopesar y combinar

pruebas de diferentes fuentes y de diferentes tipos para guiar las decisiones

en materia de políticas y las acciones. Eso es buena ciencia y buen juicio.

La ingeniería genética implica recombinar –es decir, unir en nuevas

combinaciones– ADN de distintas fuentes, e insertarlo en los genomas de

organismos para convertirlos en “organismos modificados genéticamente”, u

“organismos manipulados genéticamente” o transgénicos [38].

Los transgénicos no son naturales, no solamente porque han sido producidos

en el laboratorio sino porque muchos de ellos únicamente pueden hacerse en

el laboratorio, muy distinto de lo que la naturaleza ha producido en el curso de

millones de años de evolución.

Por lo tanto, es posible introducir nuevos genes y produc tos genéticos –

muchos de ellos de bacterias, virus y otras especies, o incluso genes

producidos enteramente en el laboratorio– en cultivos, incluso cultivos

alimenticios. Pero nunca antes habíamos ingerido esos genes y productos

genéticos nuevos, ni tampoco han formado parte de nuestra cadena

alimenticia.

Las construcciones artificiales son introducidas a las células por métodos

invasivos que provocan su integración aleatoria al genoma, dando lugar a

efectos impredecibles, aleatorios, incluso anormalidades importantes tanto en

animales como en plantas, así como a la aparición de toxinas y alergenos

inesperados en cultivos alimenticios. En otras palabras, no hay posibilidad de

realizar un control de calidad. Este problema se agrava con la inestabilidad de

las líneas transgénicas, que hace prácticamente imposible realizar una

evaluación de riesgo.

Una evaluación de riesgo antiprecautoria

Si los reguladores hubieran tomado la evaluación de riesgo en serio se habría

identificado muchos de los problemas. Pero como señalaron Ho y

Steinbrecher [39], hubo errores básicos desde el principio en el procedimiento

de evaluación de la seguridad alimentaria, tal como se formuló en el Informe

Conjunto de la FAO y la OMS sobre Biotecnología y Seguridad Alimentaria,

resultante de una Consulta de Expertos en Roma realizada del 30 de

setiembre al 4 de octubre de 1996, que ha servido desde entonces como

modelo principal.

Ese Informe fue criticado por:

* Hacer afirmaciones cuestionables sobre los beneficios de la tecnología.

* No asumir responsabilidades por la seguridad alimentaria, o no abordar

aspectos importantes de la misma, tales como la utilización de cultivos

alimenticios para la producción de fármacos y productos químicos

industriales, así como también por cuestiones de etiquetado y control.

* Restringir el alcance de las consideraciones en materia de seguridad para

excluir peligros conocidos tales como la toxicidad de los herbicidas de amplio

espectro.

* Aducir erróneamente que la ingeniería genética no difiere del mejoramiento

convencional.

* Utilizar un “principio de equivalencia sustancial” para la evaluación del riesgo

que no sólo es arbitrario sino también poco científico.

* No tener en cuenta los impactos a largo plazo en la salud y la seguridad

alimentaria.

* Ignorar los resultados científicos existentes sobre peligros identificables, en

especial los que resultan de la transferencia horizontal y la recombinación de

ADN transgénico.

Todo eso conforma una “evaluación de la seguridad” opuesta a la precaución,

destinada a dar una aprobación rápida al producto a expensas de las

consideraciones de seguridad.

El principio de la “equivalencia sustancial” es una vergüenza en términos de la

evaluación del riesgo

Las mayores fallas están en el principio de la “equivalencia sustancial”, que

supuestamente sirve como elemento principal de la evaluación del riesgo. El

informe estableció lo siguiente:

“La equivalencia sustancial conlleva el concepto de que si se considera que

un alimento o componente alimenticio nuevo es sustancialmente equivalente

a un alimento o componente alimenticio ya existente, puede ser tratado de la

misma manera con respecto a la seguridad (es decir, puede concluirse que el

alimento o el componente alimenticio es tan seguro como el alimento o el

componente alimenticio convencional)”.

Como puede apreciarse, el principio es vago y está mal definido. Pero lo que

sigue aclara que el propósito es hacerlo lo más flexible, maleable y abierto a

interpretaciones posible.

“El establecimiento de una equivalencia sustancial no es una evaluación de la

seguridad propiamente dicha, sino un ejercicio dinámico, analítico en la

evaluación de la seguridad de un alimento nuevo con relación a un alimento

existente. La comparación puede ser una tarea sencilla o muy larga,

dependiendo del caudal de conocimiento de que se disponga y de la

naturaleza del alimento o del componente alimenticio en consideración. Los

rasgos de referencia para las comparaciones de equivalencia sustancial

deben ser flexibles y cambiarán con el tiempo de acuerdo con las

necesidades cambiantes de los fabricantes y consumidores y con la

experiencia”.

En otras palabras, no se requerirían pruebas ni habría ensayos específicos

para establecer la equivalencia sustancial. Las compañías tendrían la libertad

de comparar lo que les resulte más rápido para aducir equivalencia sustancial,

y llevar a cabo las pruebas menos discriminantes que ocultarían la existencia

de alguna diferencia sustancial.

En la práctica, el principio de equivalencia sustancial ha permitido a las

empresas:

* Hacer las pruebas menos discriminantes, tales como composiciones crudas

de proteínas, carbohidratos y lípidos, aminoácidos, determinados metabolitos.

* Evitar la caracterización molecular detallada del inserto transgénico para

establecer la estabilidad genética, los perfiles de expresión genética, los

perfiles metabólicos, etc., que hubieran revelado la presencia de efectos no

buscados.

* Aducir que la línea transgénica es sustancialmente equivalente a la línea no

transgénica, excepto por el producto transgénico, y llevar a cabo la evaluación

del riesgo exclusivamente sobre el producto del transgen, ignorando con ello,

nuevamente, la presencia de cualquier cambio no buscado.

* Evitar la comparación de la línea transgénica con su “pariente” no

transgénico presente en el mismo tipo de condiciones ambientales.

* Comparar la línea transgénica con cualquier variedad dentro de la especie, e

incluso con una entidad abstracta conformada por el compuesto de

determinadas características del total de variedades dentro de la especie, de

manera que la línea transgénica podría tener los peores rasgos de todas las

variedades e igual seguiría considerándose que tiene equivalencia sustancial.

* Comparar componentes diferentes de una línea transgénica con especies

diferentes, como en el caso de una colza transgénica manipulada

genéticamente para producir ácido láurico. Pero “otros componentes de

ácidos grasos son reconocidos generalmente como seguros cuando son

evaluados individualmente, porque están presentes en niveles similares en

otros aceites de consumo corriente”.

Con razón el Informe pudo continuar diciendo:

“Hasta el momento, y probablemente siga así en un futuro cercano, ha habido

pocos ejemplos –si acaso hubo alguno– de alimentos o componentes de

alimentos producidos mediante modificación genética que pudiera

considerarse que no eran sustancialmente equivalentes a los alimentos o

componentes de alimentos existentes”.

La inestabilidad transgénica torna aún más ridícula la reglamentación basada

en este principio de equivalencia sustancial. Un documento presentado hace

un año en un taller de la OMS [40] establecía: “La dificultad principal asociada

con la evaluación de la bioseguridad de los cultivos transgénicos es la

naturaleza impredecible de la transformación. Esa condición imprevisible es

lo que motiva el temor de que las plantas transgénicas se comportarán de

manera contradictoria cuando sean cultivadas comercialmente”.

Por consiguiente, las papas transgénicas, que en los campos de ensayo

“mostraron marcadas deformidades en la morfología del brote y un bajo

rendimiento del tubérculo con la presencia de escasos tubérculos pequeños y

deformados”, como según las pruebas aplicadas “no presentaron

prácticamente cambio alguno en la calidad del tubérculo”, fueron aprobadas

como “sustancialmente equivalentes”.

Por lo tanto, contrariamente a lo que se ha argumentado ampliamente, los

alimentos transgénicos nunca pasaron las pruebas necesarias que podrían

haber establecido que son seguros. La Administración de Medicamentos y

Alimentos de los Estados Unidos (FDA en inglés) había decidido en 1992 que

la ingeniería genética era simplemente una extensión del mejoramiento

convencional y que por lo tanto no era necesario realizar evaluaciones en

materia de seguridad.

Belinda Martineau, la científica que condujo los estudios de seguridad del

tomate Flavr Savr en la compañía Calgene, publicó un libro [41] en el cual

estableció que “el tomate de Calgene no debería servir como una norma de

seguridad para esta nueva industria. Ningún producto manipulado

genéticamente debería servir”. Martineau censura enérgicamente la falta de

datos sobre los impactos de los cultivos transgénicos en la salud y el

ambiente. “Proclamar simplemente que ‘esos alimentos son seguros y no hay

pruebas científicas de lo contrario’ no es lo mismo que decir que ‘se han

realizado numerosas pruebas y aquí están los resultados”.

En febrero de 2002 la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos

dio a conocer un informe en el que criticaba al Departamento de Agricultura

de Estados Unidos (USDA, en inglés) por no proteger adecuadamente el

ambiente de los riesgos de las plantas transgénicas [42]. Manifestó que los

procesos de evaluación de la USDA carecen de justificación científica y no se

aplican de manera uniforme; la evaluación de los riesgos ambientales,

particularmente de las plantas manipuladas genéticamente para ser

resistentes a insectos, fue “generalmente superficial” y que el proceso “impide

una evaluación externa y no permite la transparencia” al mantener las

evaluaciones ambientales en carácter confidencial, como secretos

comerciales. El informe reclama a la USDA que su proceso de evaluación sea

“sustancialmente más riguroso y transparente”, que procure que expertos

científicos externos evalúen sus resultados y que solicite mayores aportes de

la opinión pública.

En efecto, hay muy pocos estudios independientes dedicados a la seguridad

de los cultivos transgénicos con respecto a la salud y el ambiente. Sin

embargo, existen suficientes pruebas acumuladas para indicar que los

cultivos transgénicos no son seguros. Ya estamos muy adentrados en el

período inicial en el cual el sentido común o la aplicación del principio de

precaución todavía pueden evitar y amortiguar los desastres que muy

probablemente ocurran en el más largo plazo [43].

4

Pruebas de seguridad de los

alimentos transgénicos

Escasez de datos publicados

Es notoria la escasez de datos publicados con relación a la seguridad de los

alimentos transgénicos. Y no sólo eso; la calidad científica de lo que ha sido

publicado, en la mayoría de los casos no llega a los niveles generalmente

esperados de lo que se entiende por buena ciencia.

En respuesta a la reciente investigación del parlamento escocés acerca de los

impactos de los cultivos transgénicos en la salud [44], Stanley Ewen,

histopatólogo del Hospital Trust de la Universidad Grampian y jefe del

programa Piloto de Investigación del Cáncer de Colon en la Región Grampian,

resumió la situación de la manera siguiente: “Es lamentable que se disponga

de muy pocos ensayos en animales de alimentos transgénicos para humanos,

tanto en el dominio público y como en la bibliografía científica. El corolario es

que los alimentos transgénicos no han demostrado no tener riesgo y, en

efecto, los resultados científicos experimentales de que se dispone son motivo

de preocupación”.

Dos informes anteriores a 1999 revelaron efectos nocivos en animales

alimentados con transgénicos. El primero fue un informe presentado a la

Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos sobre ratas

alimentadas con tomates transgénicos Flavr Savr. Varias ratas presentaron

erosiones (principio de úlcera) en el revestimiento del estómago, similares a

las presentes en el estómago de seres humanos adultos por efecto de la

aspirina o medicación similar. En los seres humanos esa clase de principios

de úlcera pueden causar hemorragias con riesgo importante de vida. El

segundo documento, aparecido en una publicación inter pares, estaba

referido a la alimentación de ratones machos de meses de edad con papas

transgénicas crudas. Los resultados revelaron un proceso de proliferación

celular en el intestino delgado bajo [45].

El estudio de Pusztai y sus colaboradores

No se había realizado ningún estudio importa nte sobre los impactos de los

transgénicos en la salud hasta que lo que entonces era la Oficina Escocesa

del Departamento de Agricultura, Medio Ambiente y Pesca (SOAEFD, en

inglés) financió el proyecto dirigido por Arpad Pusztai en el Instituto Rowett

para realizar una investigación seria de los posibles riesgos para el ambiente

y la salud de las papas transgénicas que habían sido transformadas por

científicos británicos utilizando un gen tomado de bulbos de la lectina del

“snowdrop” (galanthia nivalis) [46].

Los estudios revelaron que las dos líneas transgénicas de papas modificadas

genéticamente –originadas del mismo experimento y ambas resistentes a las

plagas de áfidos– no eran sustancialmente equivalentes en su composición a

las líneas parentales, ni entre sí. El concepto rudimentario, mal definido y

anticientífico de “equivalencia sustancial” en que los reguladores basan la

evaluación de riesgo, ha sido criticado por la forma en que fue concebido (ver

más adelante). Ciertamente ha sobrevivido a su utilidad.

Más importante aún, los resultados demostraron que las dietas conteniendo

papas transgénicas habían interferido en algunos casos con el crecimiento de

las ratas jóvenes y con el desarrollo de algunos de sus órganos vitales,

induciendo cambios en la estructura y función intestinal y reduciendo su

respuesta inmunológica a antígenos nocivos. Por el contrario, los animales

alimentados con una dieta que contenía las papas parentales no transgénicas

o dichas papas complementadas con el producto genético, no tuvieron los

mismos efectos. Desde entonces se han publicado algunos de los resultados

[47-51]. El último documento [51] es un estudio extenso sobre las pruebas de

seguridad vinculadas con los alimentos transgénicos, algunas de las cuales

son los experimentos no publicados sobre tomates transgénicos presentados

ante la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos,

descritos anteriormente.

Los resultados de Pusztai y sus colegas fueron atacados por varios

integrantes del establishment científico, pero nunca fueron rebatidos mediante

una repetición del trabajo y la publicación de los resultados en revistas inter

pares. Las investigaciones demostraron con total claridad que es posible

realizar estudios toxicológicos y que la seguridad de los alimentos

transgénicos debe ser establecida a partir de la alimentación a corto y largo

plazo de animales jóvenes y de los estudios metabólicos y de respuesta

inmunitaria de los mismos, ya que son los más vulnerables y los más

propensos a responder a cualq uier tensión nutricional y metabólica que afecte

el desarrollo, y a manifestarla. Esta opinión es compartida por otros

científicos.

El Análisis Estadístico Multivariado (MSA en inglés) de los resultados,

realizado de manera independiente por el Servicio Escocés de Estadísticas

Agrícolas, indicó que los principales efectos potencialmente nocivos de las

papas transgénicas fueron solamente en parte causados por la presencia del

transgen de la lectina del “snowdrop”, y que el método de transformación

genética y/o las alteraciones del genoma de la papa también contribuyeron de

manera importante a la presencia de los cambios observados.

El documento de Ewen y Pusztai, publicado en The Lancet [48] despertó gran

controversia, y los miembros de la Sociedad Real todavía continúan tratando

de desacreditar a Pusztai.

Ewen y Pusztai midieron el revestimiento del intestino grueso que produce

células nuevas y descubrieron que la longitud del compartimento de las

células nuevas había aumentado significativamente en las ratas alimentadas

con transgénicos, pero no en las ratas del grupo de control alimentadas con

papas no transgénicas. El aumento de la producción de células debía ser el

resultado del efecto de un factor de crecimiento inducido por la modificación

genética dentro de las papas (los factores de crecimiento son proteínas que

promueven el crecimiento y la multiplicación celular, que, de no ser

controlados, provocan cáncer). Se observaron efectos similares en el

revestimiento del estómago [51].

Otros análisis estadísticos revelaron que el efecto del factor de crecimiento no

se debía a la proteína transgénica expresada, la lectina “snowdrop”, sino a la

construcción genética insertada en el ADN del genoma de la papa. En otras

palabras, que las papas no transgénicas mezcladas con lectina sencillamente

no tienen el mismo efecto.

La construcción incluye no solamente el gen nuevo sino también genes

marcadores y un poderoso promotor, del virus del mosaico de la Coliflor

(promotor CaMV), que es motivo de un gran debate con relación a aspectos

referidos a la seguridad (ver más adelante).

Ewen [44] señaló que si bien el virus entero e intacto parece inocuo, ya que

hace miles de años que hemos estado comiendo hortalizas infectadas con la

enfermedad del tipo de la coliflor, “la utilización por separado de la parte

infecciosa del virus no ha sido probada en los animales”.

Otros posibles efectos no deseados podrían estar referidos a la respuesta del

hígado humano al virus de la hepatitis, ya que el virus del mosaico de la

Coliflor y el virus de la hepatitis B pertenecen a la misma familia de

pararetrovirus, con genomas muy similares y un ciclo de vida característico.

Más adelante nos referiremos con más detalle a esos y otros peligros

potenciales del virus del mosaico de la Coliflor.

5

Los peligros del transgen

Las toxinas Bt

El tema más obvio referido a la seguridad tiene que ver con el transgen y su

producto introducido en los cultivos transgénicos, ya que son nuevos para el

ecosistema y la cadena alimenticia de animales y seres humanos.

Las toxinas Bt del Bacillus thuringiensis incorporadas a los cultivos

alimenticios y no alimenticios representan alrededor del 25% del total de

cultivos transgénicos plantados actualmente en todo el mundo. Se descubrió

que son nocivos para la cadena alimenticia de los ratones, las mariposas y los

insectos neurópteros [27]. Las toxinas Bt también son nocivas para los

insectos del orden de los Coleópteros (escarabajos, gorgojos y strepsipteras),

que contiene aproximadamente 28.600 especies, mucho más que cualquier

otro orden. Las plantas Bt exudan la toxina que se incorpora al suelo a través

de las raíces, lo que tiene un impacto potencialmente mayor en la ecología y

fertilidad del suelo.

Las toxinas Bt pueden ser alergénicos reales y potenciales para los seres

humanos. Algunos trabajadores rurales expuestos a la aplicación por

aspersión de Bt experimentaron irritación cutánea alérgica y produjeron

anticuerpos IgE e IgG. Un grupo de científicos ha alertado contra la liberación

de cultivos Bt para utilización humana. Demostraron que la protoxina

recombinante Cry1Ac del Bt es un inmunógeno sistémico y de las mucosas,

tan potente como la toxina del cólera [52].

Una cepa del Bt que causó graves necrosis (muerte de tejidos) en humanos,

provocó la muerte de ratones en el término de 8 horas por síndrome de

conmoción tóxica [53]. Tanto la proteína Bt como la papa Bt fueron nocivas

para ratones sometidos a experimentos de alimentación, lesionándoles el íleo

(parte del intestino delgado) [45]. Los rato nes presentaron mitocondrias

anormales, con signos de degeneración y deterioro de los microvilli

(proyecciones microscópicas que emergen de la membrana de una célula) en

la superficie de revestimiento del intestino.

Como el Bt o Bacillus thuringiensis y el Bacillus anthracis (especie de ántrax

utilizado como armamento biológico) están estrechamente relacionados entre

sí y con una tercera bacteria, el Bacillus cereus –una bacteria común del

suelo que provoca el envenenamiento de los alimentos–, pueden intercambiar

rápidamente plásmidos (moléculas de ADN circular que contienen orígenes

de replicación genética que permiten la replicación independiente del

cromosoma) que transporten genes de toxinas [54]. Si el B. anthracis captó

genes Bt de cultivos Bt por la transferencia horizontal de genes (ver más

adelante), podrían crearse nuevas cepas de B. anthracis con propiedades

impredecibles.

Cultivos “farmacéuticos”

Otros genes y bacterias así como secuencias virales peligrosos se incorporan

a nuestros cultivos alimenticios y no alimenticios en forma de vacunas y

productos farmacéuticos de la “siguiente generación” de cultivos transgénicos

[55-62]. Entre esos cultivos farmacéuticos están los que expresan citoquinas,

las cuales se sabe que suprimen el sistema inmunológico, inducen

enfermedades y provocan la toxicidad del sistema nervioso central, así como

el interferón alfa, que se ha informado es causa de demencia y neurotoxicidad

y como efecto secundario puede provocar trastornos del estado de ánimo y

alteraciones cognitivas. Algunos contienen secuencias virales tales como el

gen de la proteína “spike” del coronavirus de cerdo, de la misma familia que el

virus del SARS vinculado con la actual epidemia mundial [63, 64].

El gen de la glicoproteína gp 120 del virus HIV-1 del SIDA, incorporado al

maíz transgénico como una “vacuna oral comestible barata”, es otra bomba

de tiempo biológica. Existen pruebas abundantes de que este gen puede

interferir en el sistema inmunológico pues tiene homología con las regiones

variables de las inmunoglobulinas donde están los sitios de unión del

antígeno, y tiene sitios de recombinación similares a los de las

inmunoglobulinas. Además, esos sitios de recombinación también son

similares a los sitios de recombinación presentes en varios virus y bacterias,

con los cuales puede recombinarse la glicoproteína gp120 para generar

patógenos letales [65-68].

ADN bacterial y viral

Una fuente de riesgo hasta ahora subestimada –en los cultivos transgénicos,

pero no en la terapia genética donde se reconoce como algo que debe

evitarse– es el ADN de las bacterias y sus virus, que tienen una elevada

frecuencia de dinucleótidos CpG ([24]. Estos motivos CpG son inmunogénicos

y pueden provocar inflamación y artritis séptica y promover el linfoma de la

célula B y enfermedades autoinmunitarias [69-73]. Sin embargo, muchos

genes introducidos en organismos transgénicos provienen de bacterias y

otros virus, los que también pueden plantear riesgos (ver más adelante).

6

Los cultivos terminator propagan

la esterilidad masculina

Genes “suicidas” para crear esterilidad

Con el fin de evitar tediosos argumentos semánticos, por “cultivos terminator

(exterminadores) nos referimos aquí a cualquier cultivo transgénico

manipulado con un gen “suicida” para provocar la esterilidad masculina,

femenina o de la semilla, con el propósito de impedir que los agricultores

guarden semillas y vuelvan a plantarlas, o para proteger rasgos patentados.

La primera vez que la opinión pública se enteró de la tecnología terminator fue

con las patentes conjuntas del USDA y la empresa Delta and Pine Land

Company. Hubo enormes protestas en todo el mundo y Monsanto, que

adquirió los derechos de patente de Delta and Pine Land, abandonó los

trabajos en los cultivos terminator descritos en esa patente . Sin embargo,

como Ho y Cummins llegaron a saber, hay muchas formas de diseñar la

esterilidad, y cada una de ellas es objeto de una patente por separado.

Ha trascendido que los cultivos terminator habían sido sometidos a ensayos

de campo en Europa, Canadá y Estados Unidos desde comienzos de la

década de 1990, y varios ya habían sido lanzados a la venta en América del

Norte [74]. Se está haciendo ingeniería genética con la colza, tanto las

variedades de primavera como de invierno, para lograr la esterilidad

masculina. Este cultivo constituye la parte principal de las Evaluaciones

Agrícolas a Escala del Reino Unido.

La colza transgénica es un cultivo terminator

El sistema de esterilidad masculina de esa colza transgénica se compone de

tres líneas.

La línea de esterilidad masculina se mantiene en un estado “hemicigoto”, es

decir, con una sola copia del gen “suicida”, llamado barnasa, unida a un gen

de tolerancia al glufosinato. El gen barnasa es conducido por un promotor

(interruptor genético) que se activa únicamente en la antera o parte masculina

de la flor. La expresión del gen barnasa en la antera da lugar a la proteína

barnasa, una RNAsa (enzima que rompe el ARN) que es un potente veneno

para la célula. La célula muere y detiene el desarrollo de la antera, de manera

que no se produce polen. Esta línea de androesterilidad o esterilidad

masculina se realiza en el estado hemicigoto mediante cruzamiento con una

variedad no transgénica y utilizando glufosinato de amonio para matar la

mitad de las plantas de la generación siguiente que no tengan una copia del

transgen H-barnasa unido.

La línea restauradora masculina es homocigota (con dos copias) para el gen

“restaurador de la esterilidad”, barstar, también unido al gen de tolerancia al

glufosinato. El gen barstar también está bajo el control del promotor especial

que se activa en la antera. Su expresión da la proteína barstar, que es un

inhibidor específico de la barnasa, con lo cual neutraliza la actividad de esta

última.

Al cruzar la línea de esterilidad femenina con la línea restauradora masculina

se obtiene un híbrido F1, en el cual la barnasa es neutralizada por el barstar,

restaurando así el desarrollo de la antera para producir polen.

Se demuestra que el híbrido F1 en realidad propaga en su polen tanto el gen

de tolerancia a herbicida como el gen suicida para la esterilidad masculina,

con efectos potencialmente devastadores tanto para la agricultura como para

la biodiversidad natural. La promoción que los gobiernos del Reino Unido y de

los Estados Unidos hacen de esas plantas anunciando que son una forma de

“contener” o “impedir” la propagación de transgenes resulta una mascarada.

El propósito real de este tipo de ingeniería terminator es proteger las patentes

de las empresas.

7

Peligros de los plaguicidas

Quiénes ganan con los herbicidas

Más del 75% de los cultivos transgénicos plantados actualmente en todo el

mundo son manipulados genéticamente para hacerlos tolerantes a herbicidas

de amplio espectro, fabricados por las mismas compañías que obtienen la

mayoría de sus ganancias de la venta de herbicidas. Esos herbicidas de

amplio espectro no solamente matan plantas indiscriminadamente sino que

también son peligrosos para prácticamente todas las especies de animales

silvestres y para los seres humanos.

Glufosinato de amonio

El glufosinato de amonio o fosfinotricina está asociado a casos de toxicidad

neurológica, respiratoria, gastrointestinal y hematológica así como a defectos

congénitos en seres humanos y mamíferos [75]. Es tóxico para las mariposas

y varios insectos benéficos, también para las larvas de almejas y ostras, la

Daphnia (mosca de agua) y algunos peces de agua dulce, especialmente la

trucha arco iris. Inhibe bacterias y hongos que resultan benéficos para el

suelo pues fijan nitrógeno. La pérdida de insectos y plantas tendría efectos

demoledores para los pájaros y los animales pequeños.

Además, se encontró que algunos fitopatógenos son altamente resistentes al

glufosinato mientras que los organismos antagónicos a esos patógenos se

vieron afectados adversamente de manera grave. Esto podría tener efectos

catastróficos en la agricultura.

Las plantas tolerantes al glufosinato contienen el gen pat (acetil fosfinotricina

transferasa), que desactiva la fosfinotricina agregándole un grupo acetil, para

fabricar acetil fosfinotricina. Este último se acumula en la planta transgénica y

es un metabolito completamente nuevo para el cultivo así como para la

totalidad de la cadena alimenticia que llega hasta los seres humanos. No se

han considerado los riesgos que plantea.

Datos proporcionados por AgrEvo –que luego se convirtió en Aventis y ahora

en Bayer CropScience– muestran que los microorganismos del intestino de

los animales de sangre caliente pueden eliminar el grupo acetil y regenerar el

herbicida tóxico. La fosfinotricina inhibe la enzima glutamina sintetasa, que

convierte el aminoácido esencial, ácido glutámico, a glutamina. El resultado

final de la ación del glufosinato es que se acumula amoníaco y glutamato a

expensas de la glutamina. Es la acumulación de amoníaco lo que da el efecto

letal de las plantas.

En los mamíferos, las consecuencias de la inhibición de glutamina sintetasa

están más asociadas con el aumento de los niveles de glutamato, y la

disminución de los niveles de glutamina. El amoníaco circulante es eliminado

en el hígado por el ciclo de la urea. Sin embargo, el cerebro es

extremadamente sensible a los efectos tóxicos del amoníaco y la eliminación

del exceso de amoníaco depende de su incorporación a la glutamina. El

glutamato es un neutransmisor importante y es muy probable que una

alteración tan grande de su metabolismo tenga repercuciones en la salud.

Estos efectos conocidos son de por sí suficientes para detener de inmediato

todo tipo de ensayos de campo de cultivos transgénicos, hasta tanto no se dé

una respuesta cabal a interrogantes críticas sobre el metabolismo,

almacenamiento y reconversión de la N-acetil fosfinotricina, para todos los

productos que contienen genes fosfinotricina acetil transferasa.

El glifosato

El glifosato –otro herbicida importante utilizado de manera conjunta con los

cultivos transgénicos– no es mejor [76].

El glifosato mata a las plantas inhibiendo la enzima CP4 enolpiruvil-siquimato-

3-fosfato sintetasa (EPSPS), fundamental para la biosíntesis de aminoácidos

aromáticos tales como la fenilalanina, la tirosina y el triptofano, vitaminas y

numerosos metabolitos secundarios como folatos, ubiquinona y naftoquinona

[77]. La vía del siquimato tiene lugar en los cloroplastos de los vegetales

verdes. La acción letal del herbicida requiere que la planta esté en período de

crecimiento y expuesta a la luz.

Los cultivos transgénicos modificados para ser tolerantes a la formulación de

glifosato de Monsanto, denominada “Roundup Ready”, son modificados con

dos genes principales. Un gen imparte la disminución de sensibilidad al

glifosato y el otro permite que la planta degrade el glifosato. La expresión de

ambos genes está dirigida a los cloroplastos, el lugar de actividad del

herbicida, agregándole las secuencias codificadas de un “péptido de tránsito”

derivado de una planta.

El primer gen codifica una versión –derivada de una bacteria– de la enzima de

la planta que participa en la vía bioquímica del siquimato. A diferencia de la

enzima de la planta, que es sensible al glifosato y provoca la anulación del

crecimiento de la planta o su muerte, la enzima bacterial es insensible al

glifosato. El segundo gen, también bacterial, codifica para una enzima que

degrada el glifosato y su secuencia codificada ha sido alterada para aumentar

la actividad de degradación del glifosato.

La vía siquimato-corismato no se encuentra en seres humanos y mamíferos y

por lo tanto representa una diana nueva, si bien está presente en una

variedad de microorganismos. Sin embargo, el glifosato actúa impidiendo la

unión del metabolito fosfoenol piruvato (PEP) al sitio de la enzima [78]. El PEP

es un metabolito central presente en todos los organismos, incluido el de los

seres humanos. El glifosato, por lo tanto, tiene el potencial de alte rar sistema

enzimáticos importantes que utilizan PEP, entre ellos el metabolismo

energético y la síntesis de lípidos de membrana, necesaria en las células

nerviosas.

El glifosato es la causa más frecuente de reclamaciones y envenenamiento en

el Reino Unido [79]. Ha habido casos de suicidio con apenas 100 mililitros de

una solución del 10% al 20%. Se ha informado de trastornos generalizados de

varios sistemas del organismo después de haber sufrido exposiciones a

niveles de uso normales. Algunos de esos trastornos fueron alteraciones en el

equilibrio, vértigos, disminución de la capacidad cognitiva, convulsiones,

daños en la visión, el olfato, el oído y el gusto, dolores de cabeza, presión

baja, crispación y tics en todo el cuerpo, parálisis muscular, neuropatía

periférica, pérdida de la capacidad motora gruesa y fina, sudoración excesiva

y fatiga severa [80].

Un estudio epidemiológico de poblaciones rurales de Ontario demostró que la

exposición al glifosato prácticamente duplicó el riesgo de aborto espontáneo

tardío [81]. Se encontró que los hijos de quienes habían utilizado glifosato

tenían un grado elevado de alteraciones de neurocomportamiento [82]. El

glifosato provocó el desarrollo retardado del esqueleto fetal en ratas de

laboratorio [83].

Otros estudios experimentales y en animales indican que el glifosato inhibe la

síntesis de esteroides [84] y que presenta genotoxicidad en mamíferos [85,

86], peces [87, 88] y ranas [89,90]. La exposición de lombrices a dosis de

campo provocó como mínimo una mortalidad del 50 por ciento y lesiones

intestinales importantes en las lombrices sobrevivientes [91]. Un documento

reciente informó que el Roundup provocó alteraciones en la división celular

que podrían estar asociadas con ciertos tipos de cáncer en humanos [92].

Como se analizó en la referencia 76, el simbionte fijador de nitrógeno en la

soja transgénica y no transgénica es sensible al glifosato, y la aplicación

temprana de glifosato provoca una disminución de la biomasa del cultivo y del

nitrógeno. La aplicación de glifosato a una temperatura elevada

(aproximadamente 35ºC) a la soja Roundup Ready provocó daños en el

meristemo, lo cual está relacionado con un mayor transporte del herbicida al

mersitemo.

La aplicación de glifosato en el control convencional de malezas provoca la

destrucción y extinción local de especies vegetales en peligro. En los

ecosistemas de bosque, reduce significativamente los briofitos y los líquenes.

El tratamiento con glifosato de plantones de porotos provocó un aumento a

corto plazo de los patógenos que afectan la humedad del suelo tratado.

La aplicación de glifosato para controlar especies invasivas en las zonas

ribereñas expuestas a mareas, arrojó efectos secundarios inesperados.

Después de asperjado, el herbicida del sedimento se redujo en un 88%,

mientras que en el pasto perenne, aumentó 591% y quedó almacenado en los

rizomas. El glifosato persiste en el suelo y el agua subterránea, y se encontró

en pozos de agua de sitios adyacentes a las superficies asperjadas.

Hay abundantes estudios científicos publicados que demuestran que el

aumento en gran escala del uso de glifosato conjuntamente con los cultivos

transgénicos, plantea una amenaza importante para la salud humana y animal

así como para el medio ambiente.

8

Transferencia horizontal de genes

La transferencia horizontal de genes y las epidemias

La transferencia horizontal de genes –la transferencia directa de material

genético a los genomas de los organismos, sean de la misma especie o de

otra especie sin relación alguna– es por lejos la cuestión de seguridad más

grave, exclusiva de la ingeniería genética [93].

Repentinamente, a partir del 11 de setiembre de 2001, el mundo fue agitado

por una histeria acerca de ataques terroristas y “armas de exterminio”. Los

gobiernos quieren prohibir la publicación de resultados de investigaciones

científicas estratégicas, y un grupo de importantes editores y autores de

publicaciones del ámbito de las ciencias de la vida han estado de acuerdo.

Algunos científicos sugieren incluso crear un organismo internacional de

vigilancia de las investigaciones y publicaciones [65].

Pero pocos han reconocido que la ingeniería genética en sí misma es

intrínsecamente peligrosa, como inicialmente fue señalado por los pioneros de

la ingeniería genética en la Declaración de Asilomar de mediados de la

década de 1970, y como más recientemente [email protected] de [email protected] hemos

estado recordando a la opinión pública y a las autoridades [94, 95].

Pero lo que captó la atención de la gran prensa fue el informe de enero de

2001 que relataba cómo algunos investigadores australianos crearon

“accidentalmente”, en el curso de la manipulación de un virus inocuo, un virus

letal de ratón que mató a todas sus víctimas. Los titulares del artículo

publicado en New Scientist anunciaban q ue en el proceso había surgido un

desastre y que un virus de ratón manipulado genéticamente nos dejaba a un

paso de la última arma biológica (“Disaster in the making: An engineered

mouse virus leaves us one step away from the ultimate bioweapon”). El

editorial fue menos moderado: “El genio anda suelto, la biotecnología se ha

llevado una fea sorpresa. La próxima vez podría ser catastrófico”.

Eso y la actual epidemia del SARS nos recuerdan que la transferencia

horizontal de genes y la recombinación crean nue vos virus y bacterias que

provocan enfermedades, y si algo hace la ingeniería genética es aumentar

enormemente el alcance de la transferencia horizontal de genes y la

recombinación y la propensión a que ocurran.

La ingeniería genética aumenta el alcance y la propensión a la

transferencia horizontal de genes

En primer lugar, la ingeniería genética conlleva la recombinación profusa de

material genético procedente de fuentes muy diversas que de lo contrario

hubiera tenido muy poca oportunidad de mezclarse y recombinarse en la

naturaleza. Algunas técnicas más nuevas, por ejemplo el “mezclado de ADN”

(DNA shuffling) [96, 97], crearán en el laboratorio en cuestión de minutos,

millones de recombinaciones nuevas que nunca habían existido antes en los

miles de millones de años de evolución. No hay límite para las fuentes de

ADN que pueden ser mezcladas de esta manera.

En segundo lugar, los virus y bacterias causantes de enfermedades, y su

material genético, son los materiales y herramientas predominantes de la

ingeniería genética, así como para la fabricación intencional de armas

biológicas. Y esto incluye a los genes de resistencia a antibiótico, que tornan

más difícil el tratamiento de las infecciones.

Y por último, las construcciones artificiales creadas por la ingeniería genética

están diseñadas para atravesar las barreras de las especies y saltar dentro de

los genomas, es decir, para aumentar y acelerar aún más la transferencia

horizontal de genes y la recombinación, que ahora se admite son la principal

ruta para crear nuevos agentes de enfermedades, posiblemente mucho más

importantes que las mutaciones puntuales, que sustituyen bases aisladas del

ADN.

Si a eso se le agrega la inestabilidad inherente del ADN transgénico

mencionada anteriormente, que aumenta la posibilidad de que se rompa y

recombine, empezaremos a darnos cuenta de por qué no necesitamos

bioterroristas si tenemos ingenieros genéticos.

9

El Promotor CaMV 35S

“Punto de recombinación eficaz”

Algunas construcciones transgénicas son menos estables que otras, como es

el caso de las que contienen el promotor del virus del mosaico de la coliflor

(CaMV) 35S. El CaMV infecta a las plantas de la familia de las coles. Uno de

sus promotores, el promotor 35S, ha sido ampliamente utilizado en cultivos

transgénicos desde los comienzos de la ingeniería genética de vegetales,

antes de que salieran a luz algunos de sus rasgos más inquietantes. El más

grave es que posee un “punto de recombinación” muy eficaz, donde tiende a

recombinarse con otro ADN. No obstante, las pruebas definitivas de esto no

aparecieron sino mucho después.

Desde principios de la década de 1990 han surgido grandes dudas sobre la

seguridad de los genes virales incorporados a los cultivos transgénicos para

hacerlos resistentes a ataques de virus. Muchos de los genes virales

tendieron a recombinarse con otros virus para generar virus nuevos, en

ocasiones extremadamente infecciosos.

En 1999, en un trabajo publicado de manera independiente por dos grupos de

investigación, se presentaron pruebas definitivas del punto de recombinación

eficaz del promotor CaMV 35S. Esto fue muy importante en vista de los

resultados de Ewen y Pusztai, analizados anteriormente, que indicaban que el

daño a las ratas jóvenes alimentadas con papas transgénicas podría deberse

al proceso mismo de transformación o a la construcción transgénica.

Ho et al. investigaron las consecuencias sobre la seguridad del promotor

CaMV 35S, señalando que su sitio de recombinación eficaz está flanqueado

por múltiples motivos que se sabe participan en la recombinación y que son

similares a otros sitios de recombinación eficaces, en especial los bordes del

vector de la Agrobacteria TDNA, utilizada con mucha frecuencia en la

fabricación de plantas transgénicas. El mecanismo de la recombinación –

ruptura del ADN de doble hebra seguido de su reparación– requiere pocas o

ninguna secuencias de ADN homólogas, y ha sido demostrado ampliamente

que se produce recombinación entre transgenes virales y virus infecciosos.

Además, el promotor CaMV 35S funciona eficientemente en todas las plantas,

así como en las algas verdes, la levadura y el E.coli. Tiene una estructura

modular, con partes comunes e intercambiables con los promotores de

muchos otros virus de plantas y animales.

Estas conclusiones indicaron que las construcciones transgénicas con el

promotor CaMV 35S podrían ser especialmente inestables y propensas a la

transferencia horizontal de genes y a la recombinación, con todos los riesgos

concomitantes: mutaciones genéticas debido a la inserción aleatoria, cáncer,

reactivación de virus dormidos y generación de nuevos virus, algunos de los

cuales podrían explicar las observaciones descritas por Ewen y Pusztai [44,

46, 48, 51].

Cuando se aceptó la publicación del documento de Ho et al. [98], la revista

Microbial Ecology in Health and Disease publicó un comunicado de prensa en

su página web, calificándolo de “tema candente”. En el término de un día,

alguien con el nombre de Klaus Amman parecía haber organizado por lo

menos nueve críticas que circularon por todo Internet y que iban desde un

tono injurioso y condescendiente hasta un tono relativamente moderado.

Posteriormente trascendió que Klaus Amman es una figura fundamental en el

establecimiento de las normas de bioseguridad (o, tal como lo percibimos, e n

socavarlas) en el escenario internacional, y ocupa numerosos cargos en

organizaciones financiadas por la industria biotecnológica.

Ho et al. respondieron a todas las críticas en un documento que circuló en

Internet y fue posteriormente publicado en la misma revista científica. Hasta

hoy los críticos no han respondido.

Lamentablemente, los comentarios más agraviantes e injuriosos fueron

incorporados en un artículo de “análisis” de un editor de Nature Biotechnology

dentro de la sección “Business and regulatory news” (Noticias comerciales y

de regulación) [99]. Ese “análisis”, confeccionado enteramente a partir de

rumores y opiniones, contenía declaraciones tan difamatorias y calumniosas

que la revista tuvo que darle a Ho et al. el derecho a réplica. La respuesta fue

finalmente publicada varios meses después [100] junto con las “disculpas” del

editor por no haber citado la impugnación de dichos autores, pero en realidad

los estaba atacando nuevamente. Esta vez, Nature biotechnology se negó a

dejarlos responder.

Todas las críticas científicas de importancia aparecieron finalmente en un

documento publicado en la revista donde había aparecido el documento

original, con la coautoría de Roger Hull y Phil Dale, miembro del Comité

Asesor del Reino Unido sobre Alimentos y Procesos Nuevos (ACNFP, en

inglés) [101]. Sus principales críticas se reducían a lo siguiente:

“En primer lugar, hemos estado comiendo el virus en repollos y coliflores

infectados durante años sin haber sufrido daños, de manera que ¿por qué

habría que preocuparse por el promotor CaMV 35S? En segundo lugar, las

plantas ya contienen secuencias pararetrovirales, no muy diferentes del

CaMV, de manera que ¿por qué podría haber algún riesgo?”

Sus principales acusaciones apuntaron a que las críticas a su documento

habían sido totalmente refutadas en un documento más extenso que el

original, publicado poco después en la misma revista [101], al cual no siguió

ninguna respuesta. De hecho, los críticos pusieron cuidado en no mencionar

nunca esa réplica.

Se señaló entre otras cosas que la gente no ha estado consumiendo el

promotor CaMV 35S fuera de su contexto genético y evolutivo general e

incorporado al ADN transgénico.

El hecho de que las plantas estén “cargadas” de secuencias pararetrovirales

similares al CaMV y a otros elementos potencialmente móviles no hace más

que empeorar las cosas. Los pararetrovirus son virus que utilizan la

transcriptasa reversa, pero para replicar no dependen de la integración al

genoma huésped. Los pararetrovirus incluyen una familia que contiene el

virus hepatitis B, que es un patógeno para los seres humanos. El promotor

CaMV 35S podría activar virus dormidos como la hepatitis B, que también se

supo que se ha integrado a algunos genomas humanos y parece estar

asociada con la enfermedad.

Casi todos, si no todos, los elementos integrados al genoma habrían sido

“domesticados” en el curso de la evolución y por eso ya no son más móviles.

Pero la integración de las construcciones transgénicas conteniendo el

promotor 35S podría movilizar los elementos. Los elementos podrían a su vez

comportarse como “ayudantes” para desestabilizar el ADN transgénico y

también podrían servir como substratos en la recombinación para generar

más elementos invasivos exóticos.

Desde entonces han surgido pruebas de que la integración de genes extraños

al genoma, asociada con la modificación genética, puede en efecto activar

transposones y secuencias provirales, provocando la desestabilización del

genoma [103]. Así que Ho et al. no habían estado tan lejos de lo cierto.

En el transcurso del debate con los críticos, Ho y sus colaboradores

descubrieron pruebas aún más irrecusables [104]. Resultó que aún cuando el

virus CaMV infecta solamente a las plantas de la familia de las coles, su

promotor 35S es activo de manera promiscua en otras especies del mundo

vivo, no solamente en las bacterias, las algas, los hongos y las plantas, sino

también en células animales y humanas, como lo revelaron en un documento

científico que data de 1990. Los fitogenetistas que han incorporado el

promotor CaMV 35S prácticamente a todos los cultivos transgénicos

cultivados actualmente con fines comerciales, aparentemente no lo sabían, y

siguen sin admitirlo en público.

El Comité Asesor del Reino Unido sobre Liberaciones al Medio Ambiente

(ACRE, en inglés) no tiene excusas por omitir esa información en su último

Informe [105] en el que reitera que “no hay pruebas de daño”. Ho ha llamado

la atención varias veces al respecto, tanto en presentaciones por escrito como

en pruebas orales presentadas en varias audiencias públicas. Pero tras

bambalinas se ha retirado silenciosamente el promotor CaMV 35S. Ya no

aparece en la mayoría de los cultivos transgénicos en construcción.

La controversia en torno a la contaminación transgénica de las variedades

mexicanas no es acerca de que la contaminación hubiera ocurrido sino de la

posibilidad de que, como las construcciones transgénicas eran inestables,

pudieran, según una crítica [106], “fragmentarse y esparcirse promiscuamente

por todos los genomas”. Todas las construcciones de maíz transgénico que

pudieron haber sido responsables de la contaminación contenían el promotor

CaMV 35S, razón por la cual pudo utilizarse el promotor para verificar la

contaminación transgénica. Se sabe que la fragmentación y el esparcimiento

de ADN inestable por todo el genoma activan los provirus dormidos y

transposones (ver más adelante), causando reordenamientos de ADN,

eliminaciones, translocaciones y otras alteraciones que podrían desestabilizar

los genomas de las variedades criollas, llevándolas a la extinción.

10

Mayor probabilidad de propagación

de ADN transgénico

ADN transgénico versus ADN natural

El ADN transgénico es diferente del ADN natural en muchos aspectos, los

cuales contribuyen a aumentar la propensión a que se produzca su

transferencia horizontal a los genomas de organismos no relacionados, donde

también puede recombinarse con nuevos genes (Cuadro 1) [93].

Cuadro 1

El ADN transgénico tiene más probabilidades de propagarse

horizontalmente

* El ADN transgénico suele contener nuevas combinaciones de material

genético que nunca antes habían existido.

* El ADN transgénico ha sido diseñado para “saltar” dentro de los genomas.

* Las construcciones antinaturales de genes tienden a ser estructuralmente

inestables y por lo tanto son propensas a romperse y a unirse o recombinarse

con otros genes.

* Los mecanismos que permiten que las construcciones de genes extraños

salten dentro del genoma, les permiten también volver a saltar fuera del

genoma y reinsertarse en otro sitio o en otro genoma. Por ejemplo, la enzima

integrasa, que cataliza la inserción de ADN viral en el genoma huésped,

también funciona como una desintegrasa, catalizando la reacción reversa.

Esas integrasas pertenecen a una superfamilia de enzimas similares que

están presentes en todos los genomas, desde virus y bacterias hasta las

plantas y animales superiores. Las recombinasas de transposones son

similares.

* Los bordes del vector que se utiliza más comúnmente para las plantas

transgénicas –el ADN-T de la Agrobacteria– son puntos más eficaces de

recombinación (los cuales tienden a romperse y unirse). Además, el promotor

del virus del mosaico de la coliflor (CaMV) y varios terminadores (señales

genéticas para finalizar la transcripción) están asociados con un sitio ideal de

recombinación, lo que significa que el conjunto o las partes del ADN integrado

tendrán mayor propensión a que se produzca transferencia horizontal de

genes y recombinación secundarias.

* Pruebas recientes indican que las construcciones de genes extraños tienden

a integrarse en los sitios de recombinación eficaces del genoma, lo que,

nuevamente, tendería a aumentar las posibilidades de que el ADN

transgénico se desintegre y transfiera horizontalmente.

* El ADN transgénico a menudo tiene otras señales genéticas, tales como los

orígenes de replicación que quedan del vector plásmido. Esos son también

sitios de recombinación eficaces y además pueden permitir que, con facilidad,

el ADN transgénico se replique independientemente como un plásmido

transferido horizontalmente entre las bacterias.

* El estrés metabólico del organismo huésped provocado por la permanente

sobreexpresión de los genes extraños, vinculada con promotores agresivos

como el promotor CaMV 35S, también aumentará la inestabilidad del ADN

transgénico, facilitando con ello la transferencia horizontal de genes.

* El ADN transgénico típico es un mosaico de secuencias de ADN

provenientes de diversas especies diferentes y sus parásitos genéticos; esas

homologías implican que tendrá más propensión a recombinarse y transferirse

exitosamente a los genomas de numerosas especies así como a sus

parásitos genéticos. La recombinación homóloga normalmente ocurre de mil a

un millón de veces más que la frecuencia de la recombinación no homóloga.

Pruebas de que el ADN transgénico es diferente

Se ha realizado solamente un experimento para comprobar la hipótesis de

que los transgenes son lo mismo (o no) que los mutantes inducidos por

medios convencionales (mutagénesis), tal como la exposición a los rayos X y

los mutágenos químicos, que provocan cambios en la secuencia de bases del

ADN.

Bergelson y sus colegas [107] obtuvieron un mutante para tolerancia a

herbicida mediante mutagénesis convencional en una cepa de laboratorio de

Arabidopsis, y crearon líneas transgénicas introduciendo el gen mutante,

empalmado en un vector, dentro de las células de la planta huésped.

Luego compararon la velocidad a la cual las plantas mutantes transgénicas y

no transgénicas propagaban el rasgo de tolerancia a herbicida a las plantas

normales de tipo silvestre que crecían en los alrededores. Descubrieron que

los transgenes de las plantas transgénicas tenían hasta 30 veces más

posibilidades de escapar y esparcirse que los mismos genes obtenidos por

mutagénesis.

Los resultados son difíciles de explicar en términos de la polinización cruzada

ordinaria. ¿Fue porque la introducción del transgen mediante un vector

produjo todo tipo de efectos inesperados? ¿Las plantas transgénicas

produjeron más polen, o polen más viable? ¿El polen de las plantas

transgénicas fue más atractivo para las abejas?

Otra de las posibles causas de la mayor propagación de transgenes es la

transferencia horizontal de genes a través de los insectos que visitan las

plantas en busca de polen y néctar, o simplemente que se alimentan de la

savia o de otras partes de sucesivas plantas transgénicas y de tipo silvestre.

Bergelson manifestó que aunque no tenía pruebas de la transferencia

horizontal de genes, no podía descartarla. Pero no se dedicó a investigar esa

posibilidad.

Independientemente de la manera en que se propagan los transgenes, el

experimento demostró que el ADN transgénico no se comporta de la misma

manera que el ADN no transgénico.

11

La transferencia horizontal de ADN transgénico

Experimentos que demuestran la transferencia horizontal de ADN

transgénico

La transferencia horizontal de transgenes y genes marcadores con resistencia

a antibiótico de cultivos manipulados genéticamente a bacterias y hongos del

suelo había sido demostrada en el laboratorio a mediados de la década de

  1. La transferencia de transgenes a hongos se logró simplemente

cultivando los hongos con la planta transgénica, y la transferencia a bacterias

se consiguió aplicando ADN total de la planta transgénica a los cultivos de

bacterias.

A fines de la década de 1990, se verificó la transferencia de un gen marcador

con resistencia a la kanamicina a la bacteria del suelo Acinetobacter, con

ADN extraído de hojas homogeneizadas en un rango de plantas transgénicas

[108]: Solanum tuberosum (papa), Nicotiana tabacum (tabaco), Beta vulgaris

(remolacha azucarera), Brassica napus (colza) y Lycopersicon esculentum

(tomate). Se estimó que para poder transformar una bacteria alcanzaba con

aproximadamente 2.500 copias de genes con resistencia a la kanamicina (del

mismo número de células vegetales), a pesar de que había un exceso de

ADN vegetal de 6 x 106-veces. Con sólo agregar a la bacteria 100 microlitros

de una solución de la hoja macerada de la planta, se obtuvieron resultados

positivos de tranferencia horizontal de genes en este sistema.

Obstinación y distorsión de los hechos

Pero desde un principio reinaron la obstinación y la distorsión de los hechos.

A pesar del engañoso título de un documento de Schluter, Futterer y Potrykus,

que establece que la transferencia horizontal de genes en su experimento

“ocurre, en todo caso, con una frecuencia extremadamente baja” [109], los

datos demostraron una elevada frecuencia de transferencia genética, de 5,8 x

10-2 por bacteria receptora, en condiciones óptimas.

Pero los autores procedieron luego a calcular una frecuencia teórica de

transferencia de genes de 2,0 x 10-17, o cercana a cero, en “condiciones

naturales” extrapoladas. Lo hicieron asumiendo que había distintos factores

actuando i ndependientemente e inventaron las “condiciones naturales” que

son en gran medida desconocidas e impredecibles. Según lo admitieron los

propios autores, no pudieron eliminar los efectos sinérgicos de las

combinaciones de factores.

Este documento fue posteriormente citado ampliamente para demostrar que

no ocurre transferencia horizontal de genes.

Experimentos de campo ofrecen pruebas prima facie

En 1999, algunos investigadores de Alemania [110] ya habían informado del

primer, y todavía único, experimento de monitoreo en campo realizado en el

mundo, que brindó pruebas prima facie de que el ADN transgénico había sido

transferido de los restos de plantas de remolacha azucarera a las bacterias

del suelo. Ho divulgó un detallado análisis de esta prueba y lo presentó en

debida forma a los asesores científicos del gobierno del Reino Unido. Éstos

descartaron esa prueba y, lo que es peor, la citaron como prueba de que no

ocurría transferencia horizontal de genes.

El ADN no solamente persiste en el ambiente externo, tanto en el suelo como

en el agua, sino que no se degrada lo suficientemente rápido en el sistema

digestivo como para evitar que el ADN transgénico se transfiera a

microorganismos residentes en los intestinos de los animales.

Transferencia de ADN transgénico en la boca

Tal transferencia podría comenzar en la boca. Mercer et al. informaron en

1999 [111] que un plásmido manipulado genéticamente tenía de 6% a 25% de

posibilidades de sobrevivir intacto después de 60 minutos de exposición a la

saliva humana.

Además, el plásmido de ADN parcialmente degradado fue capaz de

transformar el Streptococcus gordonii, una de las bacterias que normalmente

están presentes en la boca y la faringe humanas. La frecuencia de

transformación bajó exponencialmente con el tiempo, pero después de 10

minutos seguía siendo importante. La saliva humana en realidad contiene

factores que promueven la transformación de las bacterias residentes en la

boca.

Esta investigación se hizo en el tubo de ensayo, y los autores establecieron

claramente que “es necesario realizar más investigaciones para establecer si

la transformación de la bacteria oral puede ocurrir in vivo en frecuencias

importantes”. Sin embargo, desde entonces no se ha efectuado ningún

estudio de ese tipo, lo cual es difícil de entender en la medida que la

investigación original fue encomendada por el gobierno del Reino Unido,

como parte de los Programas de Alimentos Nuevos.

Otro grupo de la Universidad de Leeds, sin embargo, obtuvo una donación de

la entonces recientemente creada Agencia de Normas Alimenticias (FSA, en

inglés) para investigar la posibilidad de que ocurriera transferencia horizontal

de genes en el estómago de los rumiantes [112], donde el alimento

permanece durante largos períodos. Los investigadores descubrieron que el

ADN transgénico se degradaba rápidamente en los fluidos del rumen y el

ensilaje, pero que, no obstante, podía ocurrir transferencia horizontal antes de

que el ADN transgénico se degradara por completo. También descubrieron

que el ADN transgénico demoraba mucho en degradarse en la saliva, y por lo

tanto la boca podría ser un sitio importante para la transferencia horizontal de

genes. Esto confirmó los resultados obtenidos por Mercer et al. [111]. Pero

una vez más, no se ha llevado a cabo ningún trabajo de seguimiento en

animales vivos. ¿Se trató acaso de no hacer los experimentos obvios por

miedo a encontrar resultados positivos que serían más difícil de descartar?

Transferencia de ADN transgénico a través de la pared del intestino y la

placenta

Hay más sobre el alcance de la transferencia horizontal de genes, como lo

revela la bibliografía científica existente. Desde principios de la década de

1990, el grupo Döerfler’s de Alemania ha realizado una serie de experimentos

acerca del destino del ADN extraño en los alimentos.

Alimentaron ratones con ADN, tanto ADN aislado de la bacteria del virus M13,

como el gen clonado para la proteína verde fluorescente insertada en un

plásmido. Descubrieron que un porcentaje pequeño, si bien importante, del

ADN viral y plásmido, no solamente escapó a la degradación completa en el

intestino sino que logró atravesar las paredes de intestino e ingresar en la

corriente sanguínea, hasta introducirse en algunos glóbulos blancos y en

células del bazo y el hígado para terminar incorporándose al genoma celular

del ratón [113]. Cuando se alimentó a ratones preñados, se encontró el ADN

extraño en algunas células de los fetos y de los animales recién nacidos, lo

cual demostraba que había atravesado la placenta [114].

Este trabajo pone de manifiesto los peligros que tienen todos los tipos de ADN

desnudo creados por la industria de la ingeniería genética, en especial los

genomas virales, sobre los cuales el virólogo noruego y asesor científico del

gobierno de Noruega, Terje Traavik [115] y otros [94, 95] llamaron la atención.

En un documento publicado en 1998, Döerfler y Schubbert establecieron [114]

que “Todavía no se han investigado las consecuencias de la absorción de

ADN extraño para la mutagénesis [que genera mutaciones] y para la

oncogénesis [que provoca cáncer]”. La importancia de este comentario es

enorme con relación a los casos de cáncer identificados a fines de 2002 entre

quienes recibieron terapia genética [116]. Fundamenta que la exposición al

ADN transgénico tiene los mismos riesgos, sea por terapia genética o por los

alimentos transgénicos. La terapia genética implica la modificación genética

del ser humano y utiliza construcciones muy similares a las de la modificación

genética de plantas y animales.

La omisión de experimentos definitivos

En un informe publicado en 2001 [117] se comparó el destino del ADN de la

soja común obtenido de las hojas, con el del ADN plásmido transgénico.

Confirmó los resultados anteriores. El ADN plásmido transgénico invadió las

células de numerosos tejidos.

Pero, al igual que la mayoría de los proyectos de investigación reseñados,

éste también pareció haberse parado en seco ante el intento de obtener

resultados más claros y definitivos, que podrían haberse logrado fácilmente

alimentando a los ratones con soja transgénica y monitoreando el destino del

ADN transgénico y del ADN propio de la planta. Eso hubiera significado un

avance para resolver el tema que Ho y Cummins han planteado

reiteradamente: que el ADN transgénico puede ser más invasivo de las

células y los genomas que el ADN natural.

En efecto, como señala Ewen [44], no puede excluirse la posibilidad de que

alimentar a los animales con productos transgénicos como el maíz, también

conlleva riesgos. La leche de vaca puede contener derivados transgénicos e

incluso un filete de carne vacuna puede contener material transgénico activo,

ya que el ADN es extraordinariamente estable y a menudo no es destruido por

el calor. Recientemente incluso se ha recuperado ADN de sedimentos del

suelo con una antigüedad de 300.000 a 400.000 años[118]. Se ha informado

que el destacado investigador profesor Alan Cooper, de la Universidad de

Oxford, en su reciente visita a Nueva Zelandia manifestó [119]: “La capacidad

del ADN de persistir en el suelo durante tanto tiempo fue completamente

subestimada … e ilustra cuán poco sabemos” y “que es necesario investigar

mucho más antes de que podamos predecir el efecto de la liberación al

ambiente de plantas transgénicas”.

ADN transgénico en alimentos transferido a bacterias del intestino

humano

El gobierno del Reino Unido finalmente encomendó una investigación que

buscara la transferencia horizontal de genes en las bacterias del intestino de

seres humanos voluntarios y encontró resultados positivos.

La investigación en cuestión es la parte final del proyecto FSA del Reino

Unido para la evaluación de los riesgos de los organismos transgénicos en los

alimentos humanos [120].

Que el ADN transgénico se transfiera a las bacterias del intestino humano no

es del todo inesperado. Ya sabíamos por anteriores investigaciones

estudiadas aquí que el ADN persiste en el intestino y que las bacterias

pueden absorber rápidamente ADN extraño. ¿Por qué nuestros reguladores

esperaron tanto para pedir esa investigación? Y cuando lo hicieron, parecía

que los científicos hubieran diseñado el experimento como para que las

circunstancias jugaran en contra de encontrar un resultado positivo [121].

Por ejemplo, el método para detectar ADN transgénico se basó en la

amplificación de una pequeña parte –180bp– del total del inserto de ADN

transgénico, que era por lo menos diez o veinte veces más largo. De esa

manera no sería posible detectar la presencia de otros fragmentos del ADN

insertado, u otros fragmentos que no coincidieran con el total de los 180 bp

amplificados, o fragmentos que se hubieran reordenado. La posibilidad de

obtener un resultado positivo es del 5% en el mejor de los casos y, con toda

seguridad, muchísimo menos. Así, un resultado negativo con este método de

detección muy probablemente no indicaría ausencia de ADN transgénico.

A pesar de eso, igualmente encontraron un resultado positivo, que la FSA

inmediatamente descartó y enmascaró. Se dice que la FSA adujo que “los

resultados habían sido evaluados por varios expertos del gobierno que habían

dictaminado que no había riesgo para los seres humanos”. En una

declaración en su página web, la FSA dijo que el estudio había concluido que

“es muy improbable” que los genes transgénicos puedan terminar en el

intestino de las personas que los ingieran.

El vector Agrobacterium, un vehículo para el escape de genes

Eso no es todo. Pruebas recientes indican con gran solidez que el método

más común para crear plantas transgénicas puede también servir como una

vía rápida para la transferencia horizontal de genes [122, 123].

Se ha trabajado en la Agrobacterium tumefaciens –la bacteria del suelo que

causa la enfermedad en las plantas llamada tumores del cuello o crown gall

para que actúe como un vector importante de transferencia genética en la

producción de plantas transgénicas. Los genes extraños generalmente se

empalman en la parte ADN-T de un plásmido de A. tumefaciens denominado

Ti (inductor de tumor), que termina integrándose al genoma de la célula de la

planta y posteriormente desarrolla un tumor. Todo eso se sabía, por lo menos

desde 1980.

Pero ulteriores investigaciones revelaron que el proceso por el cual la

Agrobacterium inyecta ADN-T en las células de las plantas, se parece mucho

a la conjugación o apareamiento entre células bacterianas.

La conjugación, lograda con la mediación de ciertos plásmidos bacterianos,

requiere que el ADN que se transfiere contenga una secuencia denominada el

origen de la transferencia (oriT). Todas las demás funciones pueden

cumplirse desde fuentes no vinculadas, a las que se hace referencia como

“funciones de trans-acción” (o tra). Por lo tanto, los plásmidos “impedidos”,

que no tienen funciones de trans -acción, pueden de todas formas ser

transferidos mediante plámidos “ayudantes” que transportan genes que

codifican para las funciones de trans-acción. Y esa es la base de un

complicado sistema de vectores, que se ha concebido utilizando la

Agrobacterium ADN-T, y con el cual se han producido numerosas plantas

transgénicas.

Pero pronto trascendió que los bordes izquierdo y derecho del ADN-T son

similares a oriT y pueden ser reemplazados por la misma. Además, el ADN-T

desarmado, carente de las funciones de trans-acción (genes de virulencia que

contribuyen a la enfermedad), puede ser ayudado por genes similares que

pertenecen a otras bacterias patogénicas. Parecería que tanto la transferencia

de genes de la Agrobacterium entre distintos reinos como los sistemas de

conjugación de bacterias, tienen que ver con el transporte de

macromoléculas, no tan solo de ADN sino también de proteínas.

Eso significa que las plantas transgénicas creadas por el sistema de vector

ADN-T tienen un vía rápida para el escape horizontal de genes, a través de la

Agrobacterium, ayudada por los mecanismos de conjugación comunes de

otras bacterias causantes de enfermedades, que están presentes en el medio

ambiente.

De hecho, la posibilidad de que la Agrobacterium pueda servir como un

vehículo para el escape horizontal de genes fue planteada por primera vez en

1997 en un estudio auspiciado por el gobierno del Reino Unido [124], que

mostró que era muy difícil eliminar la Agrobacterium utilizada en el sistema de

vector, luego de la transformación. El tratamiento utilizado –una batería de

antibióticos y reiterados subcultivos durante más de 13 meses–, no logró

eliminar la bacteria. Además, el 12,5% de la Agrobacterium restante seguía

conteniendo el vector binario (ADN-T y plásmido “ayudante”), y por lo tanto

seguían siendo plenamente capaces de transformar a otras plantas. Esta

investigación fue posteriormente publicada en una revista científica [125].

Varias otras observaciones refuerzan la idea del escape de genes a través de

la Agrobacterium. La Agrobacterium no solamente transfiere genes a las

células de las plantas; existe la posibilidad de que haya una retrotransferencia

de ADN desde la célula de la planta a la Agrobacterium [126].

La existencia de índices elevados de transferencia genética está asociada con

el sistema radicular de la planta y la semilla germinadora, donde hay mayores

probabilidades de que exista conjugación [127]. Allí, la Agrobacterium podría

multiplicarse y transferir ADN transgénico a otras bacterias, así como al

próximo cultivo que se plante. Esas posibilidades todavía no han sido

investigadas empíricamente.

Por último, la Agrobacterium se adhiere a varios tipos de células humanas y

las transforma genéticamente [128]. En células de HeLa (una línea de células

epiteliales humanas derivada originalmente de un paciente con cáncer)

transformadas establemente, la integración de ADN-T ocurrió en el borde

derecho, exactamente igual a cuando es transferido al genoma de una célula

vegetal. Esto indica que la Agrobacterium transforma a las células humanas

por un mecanismo similar al que utiliza para transformar células vegetales.

12

Peligros de la transferencia horizontal de genes

Un resumen

Como queda claro de los capítulos anteriores, los peligros que podrían surgir

de la transferencia horizontal de ADN transgénico son exclusivos de la

ingeniería genética y están resumidos en el Cuadro 2.

Cuadro 2

Peligros potenciales de la transferencia horizontal de genes provocada

por la ingeniería genética

* Generación de virus nuevos que atraviesan las especies y causan

enfermedades.

* Generación de bacterias nuevas que causan enfermedades.

* Propagación de genes con resistencia a antibiótico y medicamentos entre

los patógenos virales y bacterianos, dificultando el tratamiento de infecciones.

* Inserción aleatoria en el genoma de las células, provocando efectos nocivos,

entre ellos cáncer.

* Reactivación y recombinación con virus dormidos (presentes en todos los

genomas), generando virus infecciosos.

* Propagación de genes y construcciones de genes nuevos y peligrosos que

nunca antes han existido.

* Desestabilización de los genomas a los cuales se han transferido los

transgenes.

* Multiplicación de los impactos ecológicos debido a todo lo referido

anteriormente.

Experimentos aparentemente evitados hasta ahora

En un documento presentado en una reunión abierta organizada por ACNFP

se comunicaron esas críticas a ACRE y ACNFP –junto con una serie de

experimentos obvios que la FSA debería encomendar–[129]. En el Cuadro 3

se describen de forma ligeramente corregida.

Cuadro 3

Experimentos omitidos en materia de la seguridad de los alimentos y

cultivos transgénicos

Los siguientes son algunos experimentos definitivos que aportarían

información sobre la seguridad de los alimentos y cultivos transgénicos.

Parecería que hasta ahora han sido omitidos intencionalmente.

  1. Experimentos de alimentación en animales, similares a los que realizó el

equipo de Pusztai, en los que se utilicen como ración soja y/o maíz

transgénicos bien caracterizados. Luego debe realizarse un monitoreo

adecuado e imparcial del ADN en las heces, la sangre y las células

sanguíneas, y exámenes histológicos post-mortem que incluyan el rastreo de

la transferencia de ADN transgénico al genoma de las células. Como un

control más, también habría que monitorear el ADN no transgénico de la

misma muestra de alimentos transgénicos. Además debería investigarse la

importancia del promotor CaMV 35S en la producción de los efectos del

“factor de crecimiento símil” en ratas jóvenes.

  1. Ensayos de alimentación en voluntarios humanos utilizando soja y/o maíz

transgénico bien caracterizados como alimentos humanos, con un monitoreo

adecuado e imparcial del ADN transgénico y de transferencia horizontal de

genes en la boca y en las heces. Como un control más, también debería

hacerse el monitoreo del ADN no transgénico de la misma muestra de

alimentos transgénicos.

  1. La investigación de la estabilidad de las plantas transgénicas en sucesivas

generaciones, especialmente de las que contienen el promotor CaMV 35S,

utilizando técnicas moleculares cuantitativas apropiadas.

  1. La caracterización molecular total de todas las líneas transgénicas para

establecer la uniformidad y la estabilidad genética de las inserciones de ADN

transgénico, y su comparación con los datos originales que presentó la

compañía biotecnológica para lograr la aprobación de los ensayos de campo

o para lanzarlo a la venta.

  1. Pruebas en todas las plantas transgénicas creadas por el sistema del

vector Agrobacterium ADN-T, de la persistencia de la bacteria y los vectores.

Debería hacerse un monitoreo del suelo en el cual han crecido las plantas

transgénicas para investigar si hubo algún escape de genes a las bacterias

del suelo. También debería monitorearse cuidadosamente el potencial de

transferencia horizontal de genes al siguiente cultivo a través de la semilla

germinadora y el sistema radicular.

13

Conclusión de las partes 1 y 2

Nuestro extenso examen de las pruebas nos ha convencido de que los

cultivos transgénicos no son necesarios ni deseados, que no han cumplido las

promesas que hicieron y que, por el contrario, plantean problemas cada vez

mayores en el agro. No hay posibilidades reales de que la agricultura

transgénica coexista con la no transgénica, como resulta evidente del grado y

extensión de la contaminación transgénica que ya ha ocurrido, incluso en un

país como México, donde se aplica una moratoria oficial desde 1998.

Y lo que es aún más importante, los cultivos transgénicos son inaceptables

porque no son seguros en absoluto. Han sido introducidos sin las necesarias

salvaguardias y evaluaciones de seguridad, a través de un sistema de

regulación profundamente falseado, basado en el principio de “equivalencia

sustancial”, cuya intención es dar una aprobación expeditiva a los productos,

en lugar de realizar una evaluación seria de su seguridad. A pesar de la falta

de datos en materia de ensayos de la seguridad de los alimentos

transgénicos, los resultados disponibles ya son motivo de preocupación

acerca de la seguridad del propio proceso transgénico, preocupación que no

ha sido tomada en cuenta.

Al mismo tiempo, se ha descubierto que los productos genéticos introducidos

en los alimentos y en otros cultivos, como los bioplaguicidas, que representan

el 25% de todos los cultivos transgénicos del mundo, son fuertes

inmunógenos y alergenos. En ensayos a campo abierto se están

introduciendo otros peligrosos productos farmacéuticos y vacunas en cultivos

alimenticios.

Con el disfraz del confinamiento transgénico se han manipulado

genéticamente algunos cultivos con “genes suicidas” que provocan la

esterilidad masculina de la planta. En realidad, esos cultivos propagan, a

través del polen, tanto los genes de tolerancia a herbicida como los genes

suicidas de la esterilidad masculina, con consecuencias potencialmente

devastadoras para la biodiversidad agrícola y natural.

Aproximadamente el 75% de los cultivos transgénicos plantados en todo el

mundo son tolerantes a uno u otro de dos herbicidas de amplio espectro: el

glufosinato de amonio y el glifosato. Ambos son venenos metabólicos

sistémicos que pueden llegar a producir una amplia gama de efectos nocivos

en los seres humanos y otros organismos vivos. Esos efectos han sido ahora

confirmados.

El glufosinato de amonio está asociado con toxicidad neurológica, respiratoria,

gastrointestinal y hematológica, y con defectos congénitos en seres humanos

y otros mamíferos.

El glifosato es la causa más frecuente de reclamaciones y envenenamiento en

el Reino Unido y se han registrado casos de trastornos de diversas funciones

del organismo después de haber sufrido exposiciones a niveles de uso

normales. La exposición al glifosato prácticamente duplicó el riesgo de aborto

espontáneo tardío y los hijos de quienes habían utilizado glifosato presentaron

un grado elevado de alteraciones del neurocomportamiento. El glifosato

provocó el desarrollo retardado del esqueleto fetal en ratas de laboratorio [83].

Inhibe la síntesis de esteroides es genotóxico en mamíferos, peces y ranas.

La exposición de lombrices a dosis de campo provocó como mínimo una

mortalidad del 50 por ciento y lesiones intestinales importantes en las

lombrices sobrevivientes. El Roundup provoca alteraciones en la división

celular que podrían estar asociadas con ciertos tipos de cáncer en seres

humanos.

Estos efectos conocidos son suficientes como para reclamar que se suspenda

todo tipo de uso de ambos herbicidas.

Por lejos, los peligros más graves de la ingeniería genética son inherentes al

proceso mismo, el cual aumenta enormemente el alcance y la probabilidad de

la transferencia horizontal de genes y la recombinación, que es la vía principal

para la creación de virus y bacterias que provocan enfermedades epidémicas.

Técnicas nuevas, como el mezclado de ADN, permiten ahora a los genetistas

crear en el laboratorio, en cuestión de minutos, millones de virus

recombinantes que nunca han existido antes.

Los virus y bacterias causantes de enfermedades, y su material genético, son

los principales materiales y herramientas de la ingeniería genética, así como

de la fabricación planificada de armas biológicas. Existen pruebas

experimentales de que ADN transgénico vegetal ha sido absorbido por

bacterias del suelo y del intestino de voluntarios humanos. Los genes

marcadores con resistencia a antibiótico pueden propagarse de alimentos

transgénicos a bacterias patogénicas, dificultando enormemente el

tratamiento de infecciones.

Se sabe que el ADN transgénico sobrevive a la digestión en el intestino y

salta al genoma de las células de los mamíferos, aumentando la posibilidad

de la aparición de cáncer.

Las pruebas indican que las construcciones transgénicas que incluyen el

promotor CaMV 35S, presente en la mayoría de los cultivos transgénico,

podrían ser especialmente inestables y propensas a la transferencia

horizontal de genes y a la recombinación, con todos los riesgos que

conllevan: mutaciones genéticas debidas a la inserción aleatoria, cáncer,

reactivación de virus dormidos y generación de nuevos virus.

Hay una larga historia de distorsión de los hechos y omisión de pruebas

científicas, especialmente sobre la transferencia horizontal de genes. Hay

experimentos clave que no se han realizado, o se hicieron en forma incorrecta

y luego se tergiversaron los resultados. Muchos no tuvieron experimentos

complementarios, como en el caso del promotor CaMV 35S en que no se

hicieron investigaciones para verificar si es responsable de los efectos del

“factor de crecimiento símil” observados en ratas jóvenes alimentadas con

papas transgénicas. Por todas esas razones los cultivos transgénicos

deberían ser enérgicamente rechazados como opción viable para el futuro de

la agricultura.

Parte 3

Los múltiples beneficios de la

agricultura sustentable

14

¿Por qué agricultura sustentable?

La necesidad de una agricultura alternativa

La agricultura “moderna” se caracteriza por el monocultivo extensivo a gran

escala, y depende de insumos altamente químicos y mecanización intensiva.

Si bien es productiva si se la define por la medida unidimensional del

“rendimiento” de un único cultivo, su dependencia extrema de plaguicidas,

herbicidas y fertilizantes sintéticos químicos viene con una retahíla de

impactos negativos en la salud y el ambiente: riesgos para la salud de los

trabajadores del campo, residuos químicos nocivos en los alimentos,

disminución de la biodiversidad, deterioro de la calidad del suelo y el agua, y

mayor riesgo de enfermedades en los cultivos. El monocultivo “moderno”

también suele marginar a los pequeños agricultores, particularmente los de

los países en desarrollo, que son la mayoría de los agricultores de todo el

mundo. Los cultivos transgénicos, que ahora también se suman al paquete,

son una amenaza aún mayor para la salud y el ambiente (ver Parte 2).

Distintas prácticas de agricultura sustentable

En contraste, los enfoques de la agricultura sustentable colocan el énfasis en

que exista diversidad de recursos naturales locales y en la autonomía local de

los agricultores para decidir qué cultivarán y cómo pueden mejorar sus

cultivos y formas de sustento.

La agricultura es sustentable cuando es ecológicamente responsable,

económicamente viable, socialmente justa, culturalmente apropiada,

humanista y basada en un enfoque holístico. En el Cuadro 4 se presenta un

breve resumen de criterios fundamentales, elaborados por Pretty y Hine [130].

Las propuestas de la agricultura sustentable pueden presentar varios

nombres – agroecología, agricultura sustentable, agricultura orgánica,

agricultura ecológica, agricultura biológica– pero tienen esos criterios en

común.

Por ejemplo, la agricultura orgánica excluye en gran medida los plaguicidas,

herbicidas y fertilizantes sintéticos. Es un enfoque ecosistémico el que dirige

los procesos ecológicos y biológicos, tal como las relaciones de la cadena

alimentaria, el ciclo de los nutrientes, el mantenimiento de la fertilidad del

suelo, el control natural de las plagas y la diversificación de cultivos y ganado.

Se basa en recursos renovables derivados de la finca o del lugar, en la

medida que sean ambiental y ecológicamente viables.

Si bien en los países desarrollados muchos podrían tener familiaridad con la

producción orgánica certificada, eso es tan solo la punta del iceberg en

términos de un manejo orgánico de la tierra pero no certificado como tal.

La agricultura orgánica de facto, o no certificada, suele predominar en

regiones con escasez de recursos o marginales en términos agrícolas, donde

las poblaciones locales tienen escasa inserción en la economía monetaria

[131]. Los agricultores dependen aquí de recursos naturales locales para

mantener la fertilidad del suelo y combatir plagas y enfermedades. Tienen

sistemas sofisticados de rotación de cultivos, manejo del suelo y control de

plagas y enfermedades, basados en el conocimiento tradicional.

De la misma manera, la agroecología se basa en tecnologías que son

baratas, accesibles, evitan el riesgo y son productivas en ambientes

marginales; que mejoran la salud ecológica y humana y que son cultural y

socialmente aceptables [132]. Pone énfasis en la biodiversidad, el reciclado

de los nutrientes, la sinergía entre los cultivos, animales, suelos y otros

componentes biológicos, así como la regeneración y conservación de los

recursos. La agroecología se basa en el conocimiento agrícola indígena e

incorpora tecnologías modernas de bajos insumos externos para diversificar

la producción. El enfoque combina principios ecológicos y recursos locales

para el manejo de los sistemas agrícolas, ofreciendo una forma

ambientalmente racional y económicamente accesible para que los pequeños

agricultores intensifiquen la producción en zonas marginales.

Esas alternativas agroecológicas pueden resolver los problemas agrícolas

que los cultivos transgénicos aducen resolver, pero lo logran de una manera

mucho más equitativa en lo social y armoniosa en lo ambiental [3].

Hay innumerable cantidad de estudios así como investigaciones científicas

que documentan el éxito y los beneficios de las propuestas de agricultura

sustentable, incluidos los de la agricultura orgánica, que han sido evaluados

recientemente por la FAO [133] e ISIS [134].

Resumimos a continuación las pruebas de algunas de las ventajas de la

agroecología, la agricultura sustentable y la agricultura orgánica para el

ambiente y la salud, así como para la seguridad alimentaria y el bienestar

social de los agricultores y comunidades locales. Hablan a favor de un cambio

amplio hacia los criterios de agricultura sustentable en lugar de los cultivos

transgénicos.

Cuadro 4

La agricultura sustentable

? Hace un mejor uso de los bienes y servicios de la naturaleza

integrando procesos naturales, regenerativos, por ejemplo, el ciclo de los

nutrientes, la fijación de nitrógeno, la regeneración del suelo y los enemigos

naturales de las plagas.

? Minimiza el uso de insumos no renovables (plaguicidas y

fertilizantes) que perjudican el ambiente o son nocivos para la salud humana.

? Se basa en el conocimiento y las capacidades de los agricultores,

mejorando la confianza en sus propias capacidades.

? Promueve y protege el capital social –las capacidades de las

personas para trabajar juntas en la solución de los problemas.

? Depende de prácticas adaptadas al lugar para innovar frente a

situaciones de incertidumbre.

? Es polifuncional y contribuye a los bienes públicos, tales como el

agua limpia, la flora y fauna, el secuestro de carbono de los suelos, la

protección de las inundaciones y la calidad del paisaje.

15

Productividad y rendimientos

mayores o comparables

Mirando más de cerca los “rendimientos”

Una de las críticas más comunes a la agricultura orgánica es aducir que tiene

rendimientos más bajos comparada con el monocultivo convencional. Si bien

ese puede ser el caso en los países industrializados, esas comparaciones son

equívocas porque no cuentan los costos que el monocultivo convencional

tiene en materia de la degradación de la tierra, el agua y la biodiversidad y de

otros servicios ecológicos de los cuales depende la producción sustentable de

alimentos.

Al evaluar los rendimientos simplemente por un cultivo único –como a

menudo hacen los críticos– se pierden otros indicadores de sustentabilidad y

mayor productividad real por unidad de superficie, especialmente con

sistemas agroecológicos que suelen tener una diversidad de cultivos, árboles

y animales juntos en la tierra [135] (ver “Producción eficiente y rentable”). En

general es posible obtener el máximo rendimiento de un cultivo único

plantándolo solo –en un monocultivo. Pero si bien un monocultivo puede

permitir el alto rendimiento de un solo cultivo, no produce nada más que sea

útil para el agricultor [136].

En todo caso, debido al daño que ha causado la agricultura convencional,

usualmente se requiere un periodo de transición para recuperar la tierra de

manera que dé todos los beneficios de la agricultura sustentable. Después de

que el sistema se recupera, se obtienen rendimientos comparables o

mayores. Con la agricultura tradicional, de bajos insumos, la conversión a

propuestas sustentables normalmente va a acompañada de un aumento

inmediato de los rendimientos.

De hecho, en la mayoría de los países la mera reducción del tamaño

promedio de las fincas estimularía el aumento de la producción muy por

encima de las proyecciones más optimistas de la industria biotecnológica para

los cultivos transgénicos. Las granjas pequeñas son más productivas, más

eficientes y contribuyen más al desarrollo económico que las grandes fincas

características del monocultivo convencional [136]. Los pequeños agricultores

también administran mejor los recursos naturales.

La investigación en todo el mundo demuestra que las fincas más pequeñas

son de dos a diez veces más productivas por hectárea que los

establecimientos rurales grandes, que tienden a ser vastos monocultivos

ineficientes. El aumento de la productividad se logra utilizando propuestas

tecnológicas basadas en principios agroecológicos que ponen énfasis en la

diversidad, la sinergía, el reciclado y la integración; y los procesos sociales

que ponen énfasis en la participación y el empoderamiento de la comunidad.

Como la dimensión promedio de las fincas usualmente está dentro de la franja

más ineficaz, que es la mayor, una reforma agraria genuina ofrece la

oportunidad de aumentar la producción a la vez de reducir la pobreza.

Logros destacados en países en desarrollo

El éxito de la agricultura sustentable ha sido demostrado concretamente en un

examen de 208 proyectos e iniciativas de 52 países [130]. Aproximadamente

8,98 millones de agricultores han adoptado prácticas de agricultura

sustentable en 28,92 millones de hectáreas en África, Asia y América Latina.

Datos fehacientes de cambios en el rendimiento de 89 proyectos demuestran

que los agricultores han logrado aumentos importantes en la producción de

alimentos por hectárea, de entre 50% y 100% para los cultivos pluviales, si

bien considerablemente mayor en algunos pocos casos, y de 5% a 10% para

los cultivos regadíos (si bien en general comenzando de una base mayor de

rendimiento absoluto). Esos proyectos incluyeron sistemas orgánicos tanto

certificados como no certificados, y sistemas integrados así como casi

orgánicos. En todos los casos en los que se dispuso de datos fehacientes

hubo aumentos de la productividad por hectárea en los cultivos alimenticios y

se conservaron los rendimientos existentes en los cultivos de fibra [133].

A continuación brindamos algunos ejemplos específicos del aumento de los

rendimientos:

* Sistemas de conservación de sol y agua en tierras secas de Burkina Faso

han transformado tierras anteriormente degradadas. La familia promedio ha

pasado de tener un déficit de cereales de 644 kg. por año (equivalentes a 6,5

meses de escasez de alimentos), a producir un excedente anual de 153 kg.

* A través del Proyecto Cheha de Fomento Rural Integrado (Cheha Integrated

Rural Development Project) en Etiopía, alrededor de 12.500 hogares han

adoptado la agricultura sustentable, lo que tuvo como resultado un aumento

del 60% en el rendimiento de los cultivos.

* En Madagascar, un sistema de intensificación del arroz ha mejorado los

rendimientos de aproximadamente 2 t./ha. a 5, 10 o 15 t./ha., sin recurrir al

uso de plaguicidas o fertilizantes comprados.

* En Sri Lanka, alrededor de 55.000 hogares en aproximadamente 33.000

hectáreas han adoptado la agricultura sustentable, con reducciones

importantes en el uso de insecticidas. Los rendimientos han aumentado entre

12 y 44% para el arroz y entre 7 y 44% para los vegetales.

* 45.000 familias de Honduras y Guatemala han aumentado los rendimientos

de sus cultivos de 400-600 kg./ha. a 2.000-2.500 kg./ha. utilizando abonos

verdes, cultivos de cobertura, franjas de pasto en curvas de nivel, labranza en

hileras, muros de piedra y abono de animales.

Los Estados de Santa Catarina, Paraná y Rio Grande do Sul, en la región sur

de Brasil, se han abocado a la conservación del suelo y el agua utilizando

barreras de pasturas en curvas de nivel, arado de contorno y abonos verdes.

Los rendimientos de maíz han aumentado un 67%, de 3 a 5 t./ha., y la soja un

68% de 2,8 a 4,7 t./ha.

Las regiones montañosas de Bolivia son una de las zonas del mundo donde

cuesta más el crecimiento de los cultivos. A pesar de eso, los agricultores han

aumentado los rendimientos de papa al triple, en especial por el uso de

abonos verdes para enriquecer el suelo.

Otros estudios de caso de las prácticas orgánicas y agroecológicas

demuestran aumentos drásticos en los rendimientos así como beneficios para

la calidad del suelo, la reducción de plagas y enfermedades y una mejora

general del sabor y el contenido nutritivo [13]. Por ejemplo:

* En Brasil, el uso de abonos verdes y de cultivos de cobertura aumentó los

rendimientos de maíz en 20-250%.

* En Tigray, Etiopía, los rendimientos de los cultivos de parcelas con compost

fueron de 3 a 5 veces más elevados que los tratados únicamente con

productos químicos.

* Las fincas de Nepal que adoptaron prácticas agroecológicas tuvieron un

aumento del 175% en la producción.

* En Perú, la recuperación de las tradicionales terrazas incas ha producido

aumentos del 150% para una serie de cultivos de montaña. Los agricultores

pueden producir abundantes cultivos a pesar de las inundaciones, las sequías

y las heladas funestas, comunes en altitudes de casi 4.000 metros [135].

* Proyectos de Senegal en los que participaron 2.000 agricultores

promovieron la cría de ganado en establo, sistemas de fabricación de

compost, abonos verdes, sistemas de recolección de agua y fosfato de roca.

Los rendimientos de mijo y maní aumentaron drásticamente, entre 75 y 195%

y 75 y 165% respectivamente. Debido a que los suelos tienen mayor

capacidad de retención de agua, las fluctuaciones de los rendimientos son

menos pronunciadas entre los años de lluvias abundantes y escasas.

* En Santa Catarina, Brasil, se ha puesto la atención en la conservación del

suelo y el agua, utilizando barreras de pasturas en curvas de nivel, arado de

contorno y abonos verdes. Alrededor de 60 especies de cultivos diferentes,

leguminosos y no leguminosos, han sido intercalados o plantados durante los

periodos de barbecho. Dichos cultivos han tenido efectos importantes en los

rendimientos, la calidad del suelo, los niveles de actividad biológica y la

capacidad de retención del agua. Los rendimientos del maíz y la soja

aumentaron 66%.

* En Honduras, las prácticas de conservación del suelo y los fertilizantes

orgánicos han triplicado o cuadruplicado los rendimientos.

La plantación de porotos de mucuna ha mejorado el rendimiento de los

cultivos en laderas de montaña empinadas y fácilmente erosionables, con

suelos agotados, de Honduras [137]. Los agricultores plantan primero

mucuna, que produce un crecimiento vigoroso que ahoga a las malezas.

Cuando se cortan los porotos, se planta maíz en el pajote resultante.

Posteriormente, los porotos y el maíz crecen juntos. Muy rápidamente, a

medida que el suelo mejora, los rendimientos se duplican e incluso triplican

(ver “Mejores suelos”). La razón es que la mucuna produce gran cantidad de

materia orgánica, creando suelos ricos, friables. También produce su propio

fertilizante, fijando nitrógeno atmosférico (N) y almacenándolo en el suelo

para otras plantas.

Esta tecnología sencilla también ha sido adoptada en Nicaragua, donde más

de 1.000 campesinos recuperaron tierra degradada en la cuenca de San Juan

en tan solo un año. Esos agricultores han reducido el uso de fertilizantes

químicos de 1.900 a 400 kg. por hectárea, a la vez que aumentaron los

rendimientos de 700 a 2.000 kg. por hectárea. Sus costos de producción son

aproximadamente 22% más bajos que los de los agricultores que utilizan

fertilizantes químicos y monocultivos [135].

El fósforo (P) es el nutriente más importante (después del nitrato) del cual con

gran frecuencia carecen los suelos del África tropical. A diferencia del N, el P

no puede incorporarse al suelo por fijación biológica. Por lo tanto, la

disponibilidad de P a partir de fuentes orgánicas e inorgánicas es fundamental

para maximizar y mantener un alto potencial productivo de los cultivos.

Estudios en la región occidental de Kenya compararon los efectos de los

fertilizantes orgánicos e inorgánicos [138]. Los científicos concluyeron que

podrían lograrse rendimientos razonables del maíz en sistemas a pequeña

escala utilizando cantidades adecuadas de materia orgánica de alta calidad

como fuente de P.

Comparaciones en países industrializados

La agricultura orgánica también se compara favorablemente con el

monocultivo convencional de los países industrializados. Un análisis de los

resultados de investigaciones de siete universidades diferentes de los

Estados Unidos y datos de dos centros de investigación a lo largo de 10 años,

replicados científicamente, demuestra que los rendimientos por cultivo de los

sistemas orgánicos y el monocultivo convencional, son comparables [130].

Soja: datos de cinco Estados con 55 estaciones de crecimiento demostraron

que los rendimientos de los cultivos orgánicos eran el 94% de los

convencionales.

Trigo: dos instituciones con experiencias de cultivo de 16 años demostraron

que el rendimiento del trigo orgánico era el 97% de los cultivos

convencionales.

Tomates: 14 años de investigación comparativa de tomates no arrojaron

diferencias en materia de rendimiento.

Vasilikiotis analizó estudios recientes comparando la productividad de las

prácticas orgánicas con la agricultura convencional [140], incluidos los

estudios de los Sistemas de Agricultura Sustentable (SAFS, en inglés) y de

Rodale, discutidos más adelante, y concluyó que “las prácticas de agricultura

orgánica pueden producir mayores rendimientos que los métodos

convencionales”. Además, “una conversión mundial a la producción orgánica

tiene el potencial de aumentar los niveles de producción de alimentos –sin

mencionar que se revertiría la degradación de los suelos agrícolas– e

incrementar la fertilidad y salud del suelo”.

Los resultados de los primeros 15 años de un experimento a largo plazo y en

gran escala realizado por el Instituto Rodale demostró que después de un

período de transición de cuatro años, los cultivos que crecen en sistemas

orgánicos (basados en animales y vegetales) tuvieron un rendimiento similar y

a veces mejor que los cultivos convencionales [141]. Además, los sistemas

orgánicos superaron en rendimiento al sistema convencional cuando las

condiciones estuvieron por debajo de lo óptimo, por ejemplo en época de

sequía (ver “Mejores suelos”).

Los rendimientos iniciales más bajos se atribuyeron en parte a la insuficiente

disponibilidad de N, al tiempo que le lleva a la actividad microbiana del suelo

para estabiliza rse (los suelos generalmente contenían un total de N suficiente

pero no todavía en una forma utilizable) y al mayor crecimiento de malezas.

Todo eso pudo resolverse mediante un manejo apropiado y se le dio tiempo al

sistema para que se ajustara al cambio a la agricultura orgánica. Un estudio

de cuatro años, parte del proyecto más amplio y a más largo plazo del SAFS

en la Universidad de California, en Davis, comparó los sistemas de agricultura

convencional y alternativa para los tomates [142]. Los resultados indicaron

que la producción orgánica y de bajos insumos externos obtuvo rendimientos

comparables a los de los sistemas convencionales. La disponibilidad de N fue

el factor de limitación del rendimiento más importante en los sistemas

orgánicos, pero pudo resolverse con un manejo adecuado. Al agregarse N,

asociado con elevados insumos de carbono, se creó materia orgánica en el

suelo, con lo cual se incrementó la fertilidad en el largo plazo. Finalmente, los

niveles de materia orgánica del suelo se estabilizaron y requirieron menos

insumo de N.

Los resultados de los primeros ocho años del proyecto SAFS demostraron

que los sistemas orgánicos y de bajos insumos tuvieron rendimientos

comparables a los de los sistemas convencionales en todos los cultivos

sometidos a prueba –tomate, alazor (safflower), maíz y frijoles– y, en algunos

casos, los rendimientos fueron mayores que los de los sistemas

convencionales [143]. Los rendimientos del tomate en los sistemas orgánicos

fueron menores en los primeros tres años, pero luego se igualaron a los del

sistema convencional, superándolo en el último año del experimento (80 t./ha.

comparado con 68 t./ha. en 1996). Tanto los sistemas orgánicos como de

bajos insumos externos aumentaron el contenido de carbono orgánico del

suelo y almacenaron nutrientes, elementos fundamentales para la fertilidad

del suelo a largo plazo.

Cuando los niveles de materia orgánica del suelo se estabilizaron en los

últimos dos años del experimento, dando como resultado mayor disponibilidad

de N, se observó un aumento de los rendimientos de los cultivos orgánicos.

Se comprobó que los sistemas orgánicos eran más rentables en el caso del

maíz y del tomate, principalmente debido al mayor precio pagado por

productos de alta calidad.

Otro experimento comparó papas y maíz dulce orgánico y convencional

durante tres años [144]. No hubo diferencias en cuanto a rendimiento y

contenido de vitamina C en las papas. Una variedad del maíz convencional

tuvo mayor producción que la variedad orgánica, pero ésta no tuvo diferencia

con las otras variedades convencionales en cuanto al rendimiento o al

contenido de vitamina C o E del grano del maíz. Los resultados sugieren que

la aplicación a largo plazo de compost produce un aumento de la fertilidad del

suelo y un crecimiento equiparable de la planta.

16

Mejores suelos

Conservación del suelo

La mayoría de las prácticas agrícolas sustentables reducen la erosión del

suelo y mejoran su estructura física, el contenido de materia orgánica, la

capacidad de captación de agua y el equilibrio de los nutrientes. En las tierras

ya fértiles se mantiene la fertilidad del suelo, y ésta logra recuperarse en las

tierras degradadas.

Un buen ejemplo es el de los agricultores de los límites del Sahara, en

Nigeria, Níger, Senegal, Burkina Faso y Kenia, que hacen una agricultura

productiva sin destruir los suelos, aún en zonas secas. La agricultura

integrada, los cultivos mixtos y los métodos tradicionales de conservación del

suelo y el agua están aumentando en varias veces la producción per cápita de

alimentos [145, 146].

Los sistemas de agricultura sustentable ayudan a conservar y mejorar el

recurso más precioso de los agricultores: la superficie del suelo. Para

contrarrestar los problemas de endurecimiento, pérdida de nutrientes y

erosión, los agricultores orgánicos del Sur utilizan árboles, arbustos y

legumbres para estabilizar y alimentar el suelo, abono animal y compost para

añadir nutrientes, y construcción de terrazas o presas de contención para

impedir la erosión y conservar el agua subterránea [131].

Restableciendo la fertilidad del suelo

La plantación de porotos mucuna en América Latina ha restaurado la fertilidad

de suelos agotados [137]. La mucuna produce 100 toneladas de materia

orgánica por hectárea, creando suelos ricos y friables en unos pocos años.

Produce su propio fertilizante con la fijación de N atmosférico, que luego

permanece en el suelo para ser utilizado por otras plantas. Cuando el suelo

mejora, los rendimientos se duplican y hasta triplican. Uno de los ensayos

agrícolas en curso de más larga data de que se tenga registro (más de 150

años) es el experimento Broadbalk en la Estación Experimental de

Rothamsted. Los ensayos comparan un sistema agrícola fertilizado con abono

animal con un sistema fertilizado con productos químicos sintéticos. Los

rendimientos de trigo son en promedio levemente mayores en las parcelas

fertilizadas orgánicamente que en las parcelas que reciben fertilizantes

químicos. Y lo que es más importante, la fertilidad del suelo, medida en

niveles de materia orgánica y nitrógeno en el suelo aumentó 120% a lo largo

de 150 años en las parcelas orgánicas, comparado con solamente un

aumento del 20% en las parcelas fertilizadas químicamente [147].

Otro estudio comparó las características ecológicas y la productividad de 20

fincas rurales comerciales en California [148]. Los rendimientos del tomate

fueron bastante similares en las fincas orgánicas y convencionales. El daño

por plagas de insectos fue también similar. Donde sí se encontraron

diferencias importantes fue en los indicadores de salud del suelo, como el

potencial de mineralización del N y la abundancia y diversidad microbiana,

que fueron mayores en las fincas orgánicas. El potencial de mineralización del

N fue tres veces mayor en las fincas orgánicas que en las convencionales.

Las fincas orgánicas también tenían un 28% más de carbono orgánico. El

aumento de la salud del suelo tuvo como resultado una disminución

considerable de la incidencia de las enfermedades. La severidad de la

enfermedad más frecuente del estudio, la enfermedad de la pudrición

acorchada de la raíz, fue significativamente más baja en las fincas orgánicas.

Mejorando la ecología del suelo

El experimento en curso de más años en el mundo –que compara la

agricultura orgánica con la convencional– estableció que la primera daba muy

buenos resultados [149, 150]. El estudio suizo que ya lleva 21 años, descubrió

que los suelos tratados con abono eran más fértiles y producían más cultivos

para un determinado insumo de nitrógeno u otro fertilizante.

El mayor beneficio fue que mejoró la calidad del suelo cultivado

orgánicamente. Los suelos orgánicos tenían hasta 3,2 veces más biomasa y

abundancia de lombrices, el doble de artrópodos (predadores importantes e

indicadores de la fertilidad del suelo) y 40% más hongos de micorrizas

colonizando las raíces vegetales. Los hongos micorrizas ayudan a las raíces a

obtener más nutrientes y agua del suelo [151]. La creciente diversidad de las

comunidades microbianas en suelos orgánicos transformó el carbono de los

deshechos orgánicos en biomasa con menores costos energéticos, creando

una mayor biomasa microbiana.

De ahí que una comunidad microbiana más diversa sea más eficiente en la

utilización de los recursos. Se supone que el aumento de la fertilidad del suelo

y la mayor biodiversidad de los suelos orgánicos reducen la dependencia de

insumos externos y brindan beneficios ambientales a largo plazo.

Los experimentos de campo realizados en tres fincas de verduras orgánicas y

tres fincas convencionales en 1996-1997, examinaron los efectos de los

fertilizantes sintéticos y enmiendas alternativas del suelo, en especial el

compost [152]. Las densidades Propagule de las especies Trichoderma

(hongos benéficos del suelo que son agentes de control biológico de hongos

patógenos para las plantas) y microorganismos termofílicos (un constituyente

importante de lo que era el Actinomycetes, que domina a la Phytophthora)

fueron mayores en suelos orgánicos. En contraste, las densidades de

Phytophthora y Pythium (ambas plantas patógenas) fueron menores en

suelos orgánicos.

Si bien el estudio registró mayor cantidad de bacterias entéricas en suelos

orgánicos, los científicos subrayaron que eso no era un problema, ya que los

índices de supervivencia en el suelo son mínimas. (Los críticos de la

agricultura orgánica señalan falsamente los posibles efectos sobre la salud de

la utilización de estiércol como abono. Pero el estiércol no tratado no está

permitido en la agricultura orgánica certificada, y el estiércol tratado (conocido

ampliamente como compost) es seguro –por eso es utilizado en la agricultura

orgánica. A diferencia de los regímenes convencionales (donde podría

utilizarse estiércol no tratado), los organismos de certificación orgánica

inspeccionan las fincas rurales para asegurar el cumplimiento de las normas

[153].

Se observaron pocas diferencias significativas entre los rendimientos de los

suelos con sistemas de reparación alternativos y los de los suelos con

fertilizantes sintéticos, independientemente del sistema de producción. En

1997, cuando todos los productores plantaron tomates, los rendimientos

fueron mayores en las fincas que tenían una historia de producción orgánica,

independientemente del tipo de reparación del suelo, debido a los beneficios a

largo plazo de las prácticas de reparación orgánica. Las concentraciones

minerales fueron mayores en los suelos orgánicos y la calidad del suelo en las

fincas convencionales mejoró sustancialmente por el fertilizante orgánico. Los

investigadores concluyeron que “los datos que hemos recogido no sustentan

el argumento [de los críticos] de que la agricultura orgánica equivale a una

agricultura de bajo rendimiento” (pág. 158).

Mejora de la calidad general del suelo, evitando la pérdida de cosechas

en época de sequía

El estudio de 15 años llevado a cabo por el Instituto Rodale comparó tres

agroecosistemas de maíz/soja [141, 154, 155]. Uno era un sistema

convencional en el que se utilizó fertilizantes y plaguicidas con N mineral. Los

otros dos sistemas fueron manejados de manera orgánica. Uno se trató a

base de abono animal, donde el pasto y las legumbres, cultivados como parte

de la rotación de un cultivo, estaban destinados a alimentar ganado. El abono

animal brindaba N para la producción de maíz. El otro sistema no tenía

ganado pero se incorporaron al suelo cultivos leguminosos de cobertura como

fuente de N.

Se encontró que las técnicas orgánicas mejoraban significativamente la

calidad del suelo, medido por su estructura, la materia orgánica total del suelo

(una medida de la fertilidad del suelo) y la actividad biológica [141]. La

estructura mejorada del suelo creó también un mejor ambiente en la zona de

la raíz para las plantas cultivadas y permitió que el suelo absorbiera mejor y

retuviera humedad. Aparte del beneficio en los periodos de escasez de

lluvias, redujo el potencial de erosión en las tormentas severas.

Los suelos orgánicos demostraron un mayor nivel de actividad microbiana y

una mayor diversidad de microorganismos. Esos cambios a largo plazo en las

poblaciones del suelo podrían contribuir a la salud de las plantas y es posible

que favorezcan la forma en que nutrientes tales como el carbono y el

nitrógeno pueden ser utilizados por las plantas y se reciclen en el suelo.

Increíblemente, en 10 años, los rendimientos promedio del maíz tuvieron

menos de un 1% de diferencia entre los tres sistemas, que fueron casi

igualmente rentables [154, 155]. Los dos sistemas orgánicos demostraron

cada vez mayor presencia de N, mientras que los niveles de N se redujeron

en el sistema convencional. Esto indica que los sistemas orgánicos son más

sustentables en el largo plazo, en términos de productividad [141].

Los sistemas de producción de soja también fueron muy productivos,

logrando 40 fanegas por acre [1 fanega=36,367dm3/ lts.) En 1999, durante

una de las peores sequías de la historia, el rendimiento de la soja orgánica

fue de 30 fanegas por acre, comparado con solamente 16 fanegas por acre

de soja cultivada de manera convencional. Las prácticas orgánicas no

solamente favorecieron que el suelo mantuviera la humedad de manera más

eficiente que el suelo manejado convencionalmente, sino que el mayor

contenido de materia orgánica también hizo que el suelo orgánico estuviera

menos compacto y que así las raíces pudieran penetrar más profundamente

hasta encontrar humedad.

Los resultados subrayaron los beneficios que brinda la agricultura orgánica

para la calidad del suelo y su potencial para evitar la pérdida de cosechas.

“Nuestros ensayos demuestran que mejorar la calidad del suelo a través de

prácticas orgánicas puede ser la diferencia entre tener una cosecha y sufrir

penurias en épocas de sequía”, dijo Jeff Moyer, Administrador Agrícola del

Instituto Rodale [156].

17

Un ambiente más limpio

Menos insumos químicos, menos lixiviación y escorrentía

Los sistemas agrícolas sustentables que no utilizan plaguicidas o herbicidas

químicos, o utilizan muy poco, claramente cumplen un beneficio para el

ambiente (ver la próxima sección). Los sistemas agrícolas convencionales,

además, se asocian a menudo con problemas tales como la lixiviación de

nitrato y la contaminación del agua subterránea.

La aplicación de fertilizantes con fósforo por encima de las necesidades de la

planta provocan la acumulación de P en la cubierta del suelo y un aumento de

la pérdida del agua de la superficie. La eutroficación del agua es uno de los

resultados más demoledores de la contaminación de N y P.

Las altas concentraciones de nutrientes estimulan la aparición de algas, que

bloquean la luz del sol con lo cual provocan la muerte de la vegetación

acuática, destruyendo así hábitats, alimentos y refugios valiosos para la vida

acuática. Cuando las algas mueren y se descomponen, el oxígeno se agota,

en detrimento de la vida acuática.

En el Valle del Sacramento, California, desde 1994 a 1998 se evaluaron

cuatro sistemas agrícolas –orgánico, de bajos insumos, convencional con

cuatro años de rotación y convencional con dos años de rotación– para

tomates y maíz [157]. Los sistemas orgánicos y de bajos insumos

demostraron tener, respectivamente,112% y 36% más de reservas de N

potencialmente mineralizable que los sistemas convencionales. Sin embargo,

como utilizaban cultivos de cobertura hubo una liberación más lenta y

continua de N mineral a lo largo de la época de crecimiento.

En contraste, los sistemas convencionales proporcionaron N mineral en

intervalos a partir de fertilizantes sintéticos, y los índices de mineralización del

N fueron 100% mayores que en el sistema orgánico y 28% mayores que en el

sistema de bajos insumos externos. Esto implicó que en los sistemas

convencionales había más probabilidades de lixiviación del N y de problemas

de contaminación asociados.

Los rendimientos promedio del tomate y el maíz para un período de cinco

años no fueron sustancialmente diferentes entre los distintos sistemas

agrícolas. Los investigadores concluyeron que el menor potencial de riesgo de

lixiviación del N por las tasas inferiores de mineralización del N en el sistema

agrícola orgánico y en el de bajos insumos externos parecen mejorar la

sustentabilidad agrícola y la calidad ambiental a la vez que sus rendimientos

se mantienen similares a los de los sistemas convencionales.

El estudio suizo de 21 años [149, 150] también evaluó hasta qué punto las

prácticas agrícolas orgánicas afectarían la acumulación del P total y existente

en el suelo, en comparación con las prácticas convencionales [158]. Se

tomaron muestras de suelo de un control no fertilizado, dos tratamientos

cultivados de manera convencional y dos tratamientos cultivados de manera

orgánica.

Los gastos anuales promedio de P de los sistemas agrícolas orgánicos fueron

negativos para cada uno de los períodos de rotación y para los 21 años de

experimentación en el terreno. Esto indica que la eliminación de P por

productos cosechados excedió el insumo de P por fertilizantes. El suelo

cultivado convencionalmente, que recibió fertilizantes minerales y abono de la

propia finca, demostró un gasto positivo en las tres rotaciones. Además, la

disponibilidad de P inorgánico en la superficie del suelo disminuyó

notoriamente en todos los tratamientos durante el ensayo de campo salvo en

el tratamiento convencional. Así, el potencial de contaminación de P de los

sistemas orgánicos se redujo.

Los ensayos de 15 años llevados a cabo por el Instituto Rodale demostraron

que el sistema convencional tenía mayores impactos ambientales –60% más

de nitrato lixiviado en el agua subterránea durante un periodo de cinco años

que en los sistemas orgánicos [154-155]. Los suelos del sistema convencional

también presentaron niveles relativamente elevados de carbono soluble en

agua, por lo tanto propenso a lixiviarse. Las mejores tasas de infiltración de

agua de los sistemas orgánicos los hicieron menos vulnerables a la erosión y

disminuyeron las probabilidades de contribuir a la contaminación del agua por

la escorrentía de superficie.

18

Reducción de plaguicidas sin

aumento de plagas

Menos plaguicidas

La agricultura orgánica prohíbe la aplicación reiterada de plaguicidas. Según

la Asociación del Sue lo, en el Reino Unido se permiten aproximadamente 430

ingredientes activos de plaguicidas sintéticos en la agricultura no orgánica,

comparado con siete en la agricultura orgánica. Los plaguicidas utilizados en

la agricultura orgánica pueden ser utilizados solamente como último recurso

para el control de plagas, cuando fallen otros métodos. Son productos

químicos naturales o simples que se degradan rápidamente. Tres de ellos

requieren además autorización para su uso.

Muchos proyectos de agricultura sustentable informan que después de

adoptar el manejo integrado de plagas se reduce en gran medida la utilización

de plaguicidas. En Vietnam, los agricultores han bajado la cantidad de

aspersiones de 3,4 a 1,0 por estación; en Sri Lanka de 2,9 a 0,5 por estación,

y en Indonesia de 2,9 a 1,1 por estación. En términos generales, en el

sudeste asiático, 100.000 pequeños productores de arroz que realizan un

manejo integrado de plagas aumentaron sustancialmente los rendimientos a

la vez que eliminaron el uso de plaguicidas [130].

Control de plagas sin plaguicidas y sin pérdida de cultivos

Como en los procedimientos orgánicos no pueden utilizarse plaguicidas

sintéticos, los críticos aducen que aumentarían las pérdidas por plagas. Sin

embargo, la investigación de la producción de tomate californiano contradijo

este argumento [159]. No hubo una diferencia significativa en el grado de

perjuicio ocasionado por plagas en 18 fincas rurales comerciales, la mitad de

las cuales eran sistemas orgánicos certificados y la otra mitad, actividades

convencionales. El promedio de la biodiversidad de artrópodos fue un tercio

mayor en las fincas orgánicas que en las fincas convencionales. No hubo

diferencias importantes entre los dos sistemas en cuanto a la abundancia de

herbívoros (plaga).

Sin embargo, los enemigos naturales de las plagas fueron más abundantes

en las fincas orgánicas, donde hubo mayor riqueza de especies de todos los

grupos funcionales (herbívoros, predadores, parasitoides). Así, una especie

particular de plaga en las fincas orgánicas estaría asociada con una mayor

variedad de herbívoros (es decir, se diluiría) y sujeta a control por una

variedad más amplia y una mayor abundancia de parasitoides y predadores

potenciales.

Al mismo tiempo, la investigación revela que es posible realizar el control de

plagas sin plaguicidas, revirtiendo realmente la pérdida de cultivos. En África

del este, el maíz y el sorgo enfrentan dos grandes plagas –el barrenador del

tallo y la Striga, una planta parásita. En los márgenes de la finca se plantan

“cultivos trampa”, como la gramínea Napier y la gramínea de Sudán, que

atraen al barrenador del tallo. Las plagas quedan atrapadas pues la gramínea

produce una sustancia pegajosa que mata a la larva del barrenador del tallo

[160]. Intercalados con los cultivos se planta desmodio plateado (Desmodium

uncinatum) y dos leguminosas: silverleaf y greenleaf. Las leguminosas ligan el

N, enriqueciendo el suelo. El Desmodium también repele a los barrenadores

del tallo y a la Striga.

En 1995 comenzó un proyecto en Bangladesh para promover medios no

químicos de control de plagas en el arroz, basados en los enemigos naturales

y en la capacidad de la planta del arroz para compensar los daños

provocados por el insecto. No ha habido impactos negativos en materia de

rendimiento [161]. Por el contrario, los agricultores que no utilizan insecticidas

tienen habitualmente mayores rendimientos que los que utilizan insecticidas.

Como los participantes del proyecto también modificaron otras prácticas

además de abandonar los insecticidas, no puede decirse que el aumento del

rendimiento se deba enteramente a la ausencia de insecticidas. No obstante,

demuestra que los insecticidas no son necesarios para obtener aumentos en

el rendimiento. Los participantes del proyecto obtienen ganancias netas

mayores que los que utilizan insecticidas: el promedio de ganancias netas en

1998 para los participantes fue de 5.373 takas (US$ 107) por agricultor por

estación, comparado con 3.443 takas (US$ 69) de los que utilizaban

insecticidas.

Otros beneficios de evitar el uso de plaguicidas

Además del beneficio obvio de no utilizar plaguicidas peligrosos, los

investigadores coreanos han informado que la no utilización de plaguicidas en

los arrozales favorece el desarrollo de la carpa oriental (Misgurnus mizolepis),

que efectivamente controla los mosquitos que diseminan la malaria y la

encefalitis japonesa [162]. Los campos en los que no se utilizaron plaguicidas

tenían una mayor variedad de insectos. No obstante, los peces son

predadores voraces de las larvas de mosquito.

En Japón, un agricultor orgánico innovador ha sido el iniciador de un sistema

de cultivo del arroz que convierte a las malezas y plagas en recursos para

criar patos [163]. Los patos comen insectos plagas y el caracol dorado

(Pomacea canaliculata) que ataca las plantas del arroz, y también comen las

semillas y plántulas de las malezas. Utilizando sus patas para desenterrar las

plántulas de las malezas, los patos ventilan el agua y ofrecen estimulación

mecánica para que los tallos se fortalezcan y sean fértiles.

Esta práctica ha sido adoptada por unos 10.000 agricultores de Japón, y por

agricultores de Corea del Sur, Vietnam, Filipinas, Laos, Camboya, Tailandia y

Malasia. Numerosos agricultores aumentaron su rendimiento entre 20% y

50% o más en el primer año. Un agricultor de Laos llegó a triplicar sus

ingresos.

Sistemas como esos, que son característicos de propuestas agrícolas

sustentables, hacen uso de las complejas interacciones entre diferentes

especies y demuestran la importancia que tiene la relación entre la

biodiversidad y la agricultura (ver el capítulo siguiente).

Los beneficios para la salud al evitar los plaguicidas se discuten brevemente

en “Orgánicos por la salud”.

19

Apoyando y utilizando la diversidad

La biodiversidad agrícola es crucial para la seguridad alimentaria

Mantener la biodiversidad agrícola es vital para la seguridad alimentaria a

largo plazo. Pimbert estudió las múltiples funciones de la biodiversidad

agrícola y su importancia para las formas de vida y el sustento rural [164]. La

biodiversidad agrícola contribuye a la seguridad alimentaria y al sustento, a la

producción eficiente, a la sustentabilidad ambiental y al desarrollo rural;

regenera los sistemas alimentarios locales y las economías rurales. Las

poblaciones rurales tienen formas de vida y sustento dinámicas y complejas,

que generalmente dependen de una diversidad de especies vegetales y

animales, tanto silvestres como domesticadas. La diversidad dentro de las

especies (es decir, las variedades o razas criollas de los agricultores) también

es importante entre las especies domesticadas para la producción de cultivos

y ganado, y es el resultado de la innovación de las poblaciones rurales. Esa

diversidad agrícola es un seguro fundamental contra el brote de

enfermedades en los cultivos y el ganado, y mejora la resiliencia a largo plazo

de las formas de vida y sustento rurales frente a las tendencias adversas o a

las perturbaciones.

La biodiversidad agrícola está cada vez más en peligro por la adopción de

cultivares y variedades uniformes de alto rendimiento en el monocultivo

“moderno”. Los debates en una reunión de la FAO realizada en 2002 “La

biodiversidad y el enfoque ecosistémico en la agricultura, el manejo del

bosque y la pesca” (Biodiversity a nd the Ecosystem Approach in Agriculture,

Forestry and Ficheries) subrayaron las interconexiones que existen entre la

biodiversidad y la agricultura [165]. Se dieron ejemplos específicos de cómo

las innovaciones de los agricultores mejoran la biodiversidad así como de la

importancia de la biodiversidad para la agricultura. Un documento evaluó 16

estudios de caso de 10 países de Asia, América Latina, Europa y África,

demostrando cómo la agricultura orgánica aumenta la diversidad de recursos

genéticos para la alimentación y la agricultura [166]. En todos los casos

existe una relación estrecha entre los sistemas orgánicos y el mantenimiento

de la biodiversidad, por un lado, y la mejora de las condiciones

socioeconómicas de los agricultores por el otro.

Los estudios de caso de un sistema agrícola orgánico basado en la

comunidad en Bangladesh, el cultivo ladang de especies orgánicas en

Indonesia y la producción de café orgánico en México demuestran cómo el

manejo tradicional y basado en la comunidad puede rehabilitar ecosistemas

agrarios abandonados y degradados. Esos sistemas de policultivos se

caracterizan por tener ecosistemas altamente diversificados y biodiversidad

agrícola, que ofrece no solamente alimentos sino también otros servicios para

la comunidad. Los estudios de caso del cultivo de cacao orgánico en México y

de algodón orgánico pigmentado naturalmente en Perú, son ejemplos de los

buenos resultados de la agricultura orgánica que ha contribuido a la

conservación in situ y a la utilización sustentable de centros de diversidad, a

la vez que brinda beneficios económicos para las comunidades locales.

Ha sido la agricultura orgánica la que ha salvado de la extinción a especies y

variedades tradicionales y subutilizadas de Perú (quinua libre de gluten), Italia

(grano Saraceno, poroto Zolfino, trigo farro (spelt)) e Indonesia (variedades

locales de arroz). Cuatro estudios de caso, de Alemania, Italia, Sudáfrica y

Brasil, ilustran cómo la agricultura orgánica ha recuperado numerosas

variedades y razas tradicionales que están mejor adaptadas a las condiciones

ecológicas locales y son resistentes a las enfermedades. Como concluyen los

autores, la agricultura orgánica contribuye a la conservación in situ, la

restauración y el mantenimiento de la biodiversidad agrícola.

Conservando y sustentando la biodiversidad

La agricultura sustentable desempeña otra función importante en la

conservación de la biodiversidad natural. Las fincas rurales orgánicas a

menudo exhiben mayor biodiversidad natural que las fincas convencionales,

con más árboles, una diversidad más amplia de cultivos y numerosos

predadores naturales diferentes, que controlan las plagas y ayudan a prevenir

las enfermedades [131].

Investigaciones realizadas en Colombia y México revelaron que había un 90%

menos de especies de pájaros en las plantaciones de café cultivadas al sol

que en las de café orgánico cultivado a la sombra, que imita el hábitat natural

del bosque [167].

El cultivo a la sombra está recomendado por las normas orgánicas ya que

aumenta la fertilidad del suelo, controla las plagas y enfermedades y amplía

las opciones de producción de cultivos. Otro estudio de la Fundación Británica

de Ornitología (BTO, en inglés) reveló que había densidades de reproducción

de la alondra (una especie en peligro de extinción) significativamente mayores

en fincas orgánicas que en fincas convencionales. La diversidad floral, que

también se ha visto amenazada por el creciente uso de herbicidas en la

producción agrícola, puede llegar a beneficiarse de sistemas orgánicos que

no permiten la utilización de herbicidas químicos. Estudios en Grecia e

Inglaterra demuestran que la diversidad y abundancia de flores es en efecto

mayor en los sistemas orgánicos que en los convencionales. Otros estudios

demuestran que los sistemas orgánicos tienen mayor diversidad y abundancia

de invertebrados.

Un informe de la organización británica Asociación de Suelos (Soil

Association) [168] estudió extensivamente los resultados de nueve estudios

(siete del Reino Unido, dos de Dinamarca), y resumió los resultados

fundamentales de otros catorce estudios sobre la biodiversidad sustentada en

la agricultura orgánica. El informe concluyó que la agricultura orgánica en

tierras bajas contiene un grado mayor de biodiversidad (tanto en abundancia

como en diversidad de especies) que los sistemas agrícolas convencionales,

en particular de especies que han mermado de manera significativa. Fue el

caso en especial de plantas silvestres en campos arables; de pájaros y la

reproducción de alondras; de invertebrados, particularmente artrópodos, que

constituyen el alimento de las aves; de mariposas benéficas; y de arañas. Las

fincas rurales orgánicas también demostraron una reducción importante de

áfidos plaga y ningún cambio en las mariposas plaga. La calidad del hábitat

fue más favorable en las fincas rurales orgánicas, tanto en términos de los

márgenes del campo como de los hábitats de los cultivos.

Se identificaron numerosas prácticas benéficas de la agricultura orgánica,

tales como rotaciones de los cultivos con praderas temporales, siembra mixta

de primavera y otoño, pastos más permanentes, no aplicación de herbicidas o

plaguicidas sintéticos, y utilización de abono verde. Esas prácticas pueden

revertir la tendencia a la pérdida de biodiversidad asociada a la agricultura

convencional. En general, las mejoras de la biodiversidad se encontraron

tanto en las zonas cultivadas como en los márgenes del campo. El informe

también indicó que probablemente los beneficios más importantes se dan en

las zonas de montaña.

La menor aplicación de agroquímicos en la agricultura orgánica y sustentable,

o directamente su no utilización, también permitirá que prosperen especies de

plantas silvestres, entre las cuales hay un número creciente de hierbas que

son utilizadas en medicinas tradicionales. La Organización Mundial de la

Salud estima que entre el 75% y 80% de la población mundial utiliza plantas

medicinales, sea en parte o enteras, para la atención de la salud. Algunas de

esas especies de plantas silvestres están en vías de extinción y es necesario

concertar esfuerzos para su conservación local, a la vez de asegurar que su

recolección en estado silvestre sea sustentable y continúe contribuyendo al

sustento de las poblaciones locales [169]. Las plantas y animales silvestres

también forman parte de un repertorio importante de alimentos y medicinas

para numerosas comunidades agrícolas [164].

La diversidad aumenta la productividad agrícola

La biodiversidad es parte importante e integral de las propuestas de

agricultura sustentable. Cada especie de un agroecosistema es parte de una

red de relaciones ecológicas conectadas por flujos de energía y materiales.

En este sentido, los distintos componentes de la agrobiodiversidad son

polifuncionales y contribuyen a la resiliencia de los sistemas de producción a

la vez que ofrecen servicios ambientales, si bien algunas especies pueden

desempeñar importantes funciones de estimulación [164]. Entre los múltiples

servicios ambientales que brinda la biodiversidad agrícola figuran la

descomposición de la materia orgánica del suelo, el ciclo de los nutrientes,

eficiencia en la producción y el rendimiento de la biomasa, conservación del

suelo y el agua, control de plagas, polinización y dispersión, conservación de

la biodiversidad, funciones climáticas, ciclo del agua e influencia en la

estructura del paisaje.

Las pruebas empíricas de un estudio comenzado en 1994 demuestran que los

ecosistemas biodiversos son dos o tres veces más productivos que los

monocultivos [170, 171]. En las parcelas experimentales, la biomasa tanto de

la superficie del suelo como la total aumentó significativamente con el número

de especies. Las parcelas con alta diversidad fueron bastante inmunes a la

invasión y el crecimiento de malezas, pero no ocurrió lo mismo con los

monocultivos y las parcelas con baja diversidad. Por consiguiente, los

sistemas biodiversos son más productivos ¡y también menos propensos a la

invasión de malezas!

Miles de productores de arroz chinos demostraron, con resultados

sorprendentes, que la siembra de cultivos diversos es beneficiosa (comparada

con los monocultivos) pues los rendimientos se duplicaron y prácticamente se

eliminó la enfermedad más devastadora sin utilizar productos químicos o

gastar más [172, 173].

Un grupo de científicos trabajó en forma conjunta con agricultores de Yunnan,

quienes aplicaron una práctica sencilla que limitó radicalmente el hongo blast

del arroz, que destruye millones de toneladas de arroz y cada año cuesta a

los agricultores pérdidas multimillonarias (en dólares).

En lugar de plantar grandes extensiones con un único tipo de arroz, como es

lo habitual, los agricultores plantaron una mezcla de dos variedades: un arroz

híbrido estándar que generalmente no sucumbe al hongo blast y un arroz con

mucho más contenido de glutinosa o más “pegajoso”, que se sabe es muy

susceptible a la plaga. Se plantaron cultivos de arroz genéticamente diversos

en todos los campos de arroz de cinco municipios en 1998 (812 hectáreas), y

de diez municipios en 1999 (3.342 hectáreas). Las variedades susceptibles a

enfermarse, al ser plantadas con variedades resistentes tuvieron un aumento

del 89% en su rendimiento, y el hongo blast fue un 94% menos severo de lo

que era cuando crecía en un monocultivo. Ambas variedades de arroz –

glutinoso e híbrido- expresaron menor grado de infección.

La hipótesis del arroz glutinoso es bastante clara. Si una variedad es

susceptible a una enfermedad, cuanto más concentrados estén esos tipos

susceptibles, más fácilmente se propaga la enfermedad. Es menos probable

que se propague cuando las plantas susceptibles crecen entre plantas

resistentes a la enfermedad (es decir, se diluye el efecto). Las plantas de

arroz glutinosas que crecen por encima del arroz híbrido más corto, también

se beneficiaron de condiciones más soleadas, más cálidas y más secas que

refrenaron el crecimiento de los hongos. El hecho de que la variedad híbrida

mostró menos susceptibilidad a enfermarse puede deberse a que el arroz

glutinoso, al ser más alto, bloqueó las esporas del hongo blast transportadas

por el aire, y a una mayor resistencia inducida (por los diversos campos que

mantienen diversidad de patógenos sin que haya una única cepa dominante).

El valor neto de las mezclas por hectárea fue un 14% mayor que el de los

monocultivos híbridos y un 40% mayor que el de los monocultivos glutinosos.

En Cuba, los sistemas agrícolas integrados o policultivos, tales como yucafrijol-

maíz, yuca-tomate-maíz, y boniato -maíz tienen de 1,45 a 2,82 veces más

productividad que los monocultivos [135]. Además, las legumbres mejoran las

características físicas y químicas del suelo y rompen con eficacia el ciclo de

las infecciones de insectos plaga.

En Bangladesh se integraron vegetales a los sistemas de cultivo de arroz,

plantándolos en diques. Eso no afectó el rendimiento del arroz a pesar de la

superficie destinada a las zanjas, que se perdió para ese cultivo [161]. Por el

contrario, los vegetales aportaron más nutrientes a las familias. El excedente

fue compartido con los vecinos, amigos y parientes, o se vendió, lo que

produjo un valor agregado del 14%.

La integración de peces a los sistemas de arroz inundado tampoco causó una

reducción importante de los rendimientos del arroz, y en algunos casos los

aumentó. Las ganancias netas de la venta de pescado alcanzaron un

promedio de 7.354 takas (US$ 147) por agricultor por estación, más los

ingresos por el arroz. En cuanto a los vegetales, los agricultores con cultivo

combinado de arroz y peces comieron pescado con mayor frecuencia y

donaron gran parte del mismo entre sus redes sociales.

La biodiversidad del suelo también cumple una función fundamental en la

promoción de una agricultura sustentable y productiva, y las prácticas

orgánicas ayudan a aumentarla [174]. El pajote orgánico, aplicado con

moderación en superficies de suelo degradadas y endurecidas en la región

saheliana de Burkina Faso, desencadenó una actividad de las termitas que

facilitó la recuperación y rehabilitación de los suelos degradados.

Las termitas que se alimentaron con el pajote aplicado a la superficie o lo

transportaron, mejoraron la estructura del suelo y la infiltración de agua, con lo

cual aumentó la liberación de nutrientes en el suelo. El crecimiento y

rendimiento del guisante sureño (Vigna unguiculata) fue mucho mayor en las

parcelas con termitas que en las que no las tenían. En India, los fertilizantes

orgánicos y las lombrices utilizadas en lombricultura, aplicados en tramos

entre hileras de té, aumentaron los rendimientos de té entre 76% y 239%

comparados con la fertilización inorgánica convencional. Las ganancias

aumentaron de manera acorde.

20

Sustentabilidad ambiental y económica

Producción sustentable

Investigaciones publicadas en Nature estudiaron la sustentabilidad de los

sistemas orgánico, convencional e integrado en la producción de manzana

(que combina ambos métodos) en Washington de 1994 a 1999 [175, 176]. El

sistema orgánico ocupó el primer lugar en términos de sustentabilidad

ambiental y económica, el sistema integrado el segundo y el sistema

convencional el último.

Los indicadores utilizados fueron la calidad del suelo, el desempeño hortícola,

la rentabilidad del huerto, la calidad ambiental y la eficiencia energética. Las

valoraciones de la calidad del suelo en 1998 y 1999 para los sistemas

orgánico e integrado fueron significativamente mayores que la del sistema

convencional, debido al agregado de compost y pajote. Los tres sistemas

dieron rendimientos similares, sin diferencias observables en materia de

alteraciones fisiológicas o daños provocados por plagas o enfermedades. En

los tres casos hubo niveles de nutrientes satisfactorios. Una prueba para

evaluar el sabor entre los consumidores reveló que las manzanas orgánicas

eran menos ácidas al momento de la cosecha y más dulces que las

manzanas convencionales después de estar almacenadas durante seis

meses.

Las manzanas orgánicas fueron más rentables debido a que tenían mejores

precios de venta por su condición de orgánicas, y tuvieron un retorno de la

inversión más rápido. A pesar de que en los tres primeros años la

recaudación inicial fue menor por el tiempo que llevó convertir el sistema a

una agricultura orgánica certificada, el precio extra en los tres años

subsiguientes promedió un 50% por encima de los precios convencionales. A

largo plazo, el sistema orgánico recuperó sus costos más rápidamente. El

estudio proyectó que el sistema orgánico alcanzaría su máximo desempeño

después de 9 años, pero que el sistema convencional lo haría recién después

de 15 años y el sistema integrado después de 17 años.

El impacto ambiental fue evaluado por un índice de calificaciones para

determinar los posibles impactos adversos de los plaguicidas y tíner

(disolventes) de la fruta: cuanto más alta la calificación, mayor el impacto

negativo. La calificación del sistema convencional fue 6,2 veces mayor que la

del sistema orgánico. A pesar de que necesita más mano de obra, el sistema

orgánico gastó menos energía en fertilizantes, control de malezas y control

biológico de plagas, siendo el de mayor eficiencia energética.

Otro estudio evaluó los aspectos financieros y ambientales de la

sustentabilidad de los sistemas agrícolas orgánico, integrado y convencional,

aplicando un marco de contabilidad económica y ambiental integrado a tres

fincas rurales de Toscana, Italia [177]. En términos de los resultados

financieros, los márgenes netos de los sistemas agrícolas de régimen

orgánico permanente fueron mayores que los márgenes netos

correspondientes a los sistemas agrícolas convencionales. Los sistemas

orgánicos tuvieron mejores resultados que los sistemas integrados y

convencionales con respecto a las pérdidas de nitrógeno, riesgos por

plaguicidas, biodiversidad de plantas herbáceas y la mayoría de los

indicadores ambientales. Los resultados brindaron pruebas de que la

agricultura orgánica pote ncialmente mejora la eficiencia de numerosos

indicadores ambientales, además de ser más remunerable. Si bien el estudio

no ofrece conclusiones finales de que la agricultura orgánica sea más

sustentable, el resultado de los sistemas agrícolas orgánicos fue mejor que el

de los sistemas agrícolas convencionales.

Ambientalmente sustentable

Un estudio que abarcó el continente europeo evaluó los impactos de la

agricultura orgánica en el ambiente y la utilización de los recursos, en

comparación con la agricultura convencional [178]. El estudio demostró que

los resultados de la agricultura orgánica fueron mejores que los de la

agricultura convencional en relación con la mayoría de los indicadores

ambientales estudiados. En ninguna de las categorías la agricultura orgánica

demostró resultados peores que la agricultura convencional.

Por ejemplo, la agricultura orgánica tuvo mejores resultados que la agricultura

convencional en términos de la diversidad de flora y fauna, conservación de la

vida silvestre y diversidad de hábitats. La agricultura orgánica también logró

una mejor conservación de la fertilidad del suelo y la estabilidad del sistema

que los sistemas convencionales. Además, el estudio demostró que la

agricultura orgánica tiene índices de lixiviación de nitratos mejores o similares

a los de la agricultura integrada o convencional, y que no plantea riesgos de

contaminación del agua subterránea o de superficie por plaguicidas sintéticos.

El estudio de la FAO [133] concluyó: “Como evaluación final, puede

establecerse que la agricultura orgánica bien manejada crea condiciones más

favorables en todos los aspectos ambientales” (las itálicas son nuestras, pág.

62). La evaluación demostró que el contenido de materia orgánica es

generalmente mayor en los suelos orgánicos, indicando mayor fertilidad,

estabilidad y capacidad de retención de la humedad, lo cual reduce el riesgo

de erosión y desertificación. Los suelos orgánicos tienen una actividad

biológica y una masa de microorganismos significativamente mayor,

acelerando el reciclado de los nutrientes y mejorando la estructura del suelo.

El estudio reveló que la agricultura orgánica no plantea riesgos de

contaminación del agua a través de plaguicidas sintéticos y que los índices de

lixiviación de nitrato por hectárea son significativamente más bajos que los de

los sistemas convencionales. En términos de utilización de la energía, la

agricultura orgánica tiene mejores resultados que la convencional (ver la

próxima sección).

El análisis estableció que los recursos genéticos, en especial insectos y

microorganismos, aumentan cuando la tierra se trabaja de manera orgánica,

mientras que la flora y la fauna dentro y alrededor de las fincas rurales

orgánicas es más diversa y abundante. Al ofrecer recursos alimenticios y

refugio para artrópodos y pájaros benéficos, la agricultura orgánica contribuye

al control natural de las plagas. También contribuye a la conservación y

supervivencia de los polinizadores.

21

Amortiguando el cambio climático

Eficiencia energética, menor utilización directa e indirecta de la energía

La agricultura “moderna” tiene mucho para responder en términos de su

contribución al cambio climático, que es por lejos el problema más peligroso

que ha enfrentado hasta ahora la humanidad. Ha aumentado las emisiones de

óxido nitroso y metano, potentes gases de efecto invernadero; requiere

utilización intensiva de energía basada en combustible fósil y contribuye a la

evasión de carbono del suelo hacia la atmósfera [179].

Las prácticas de una agricultura sustentable pueden ofrecer beneficios

sinérgicos para amortiguar el cambio climático. La FAO considera que la

agricultura orgánica mejora los ecosistemas permitiendo que se adapten

mejor a los efectos del cambio climático y tiene mayor potencial para reducir

las emisiones de gases de efecto invernadero agrícolas [133]. Su estudio

concluyó que, “La agricultura orgánica tiene mejores resultados que la

agricultura convencional cuando se la considera a escala de una hectárea,

tanto con respecto al consumo de energía directa (combustible y petróleo)

como al consumo indirecto (fertilizantes y plaguicidas sintéticos)”, con mayor

eficiencia de utilización de la energía (pág. 61)

Los ensayos del Instituto Rodale revelaron que la utilización de energía fue

200% mayor en el sistema convencional que en los sistemas orgánicos [141].

Investigaciones realizadas en Finlandia demostraron que si bien la agricultura

orgánica utilizó más horas de trabajo con maquinarias que la agricultura

convencional, el consumo total de energía fue igua lmente menor en los

sistemas orgánicos [180]. En los sistemas convencionales, más de la mitad de

la energía consumida en la producción de centeno se dedicó a la elaboración

de plaguicidas.

La agricultura orgánica fue más eficiente en materia de energía que la

agricultura convencional en los sistemas de producción de manzana [175,

176]. Estudios llevados a cabo en Dinamarca compararon la agricultura

orgánica y convencional en la producción de leche y granos de cebada [181].

La energía total utilizada por kilogramo de leche producida fue menor en el

tambo orgánico que en el convencional, mientras que la energía total utilizada

para cultivar una hectárea de cebada de primavera orgánica fue 35% menor

que la utilizada para producir cebada de primavera convencional en la misma

superficie. Sin embargo, el rendimiento de la cebada orgánica fue menor, por

lo tanto la energía utilizada para producir un kilogramo de cebada fue sólo

apenas menor en la orgánica que en la convencional.

Se calculó que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) fueron de 48% a

66% menores por hectárea en los sistemas de agricultura orgánica de Europa

[133, 178], y esto se atribuyó a las características de la agricultura orgánica,

es decir, ningún insumo de fertilizantes con N mineral que requieren un alto

consumo de energía, menor utilización de raciones que implican un elevado

consumo de energía, menor insumo de fertilizantes minerales (P, K) y nada

de plaguicidas.

Además, como la agricultura sustentable se centra en la producción, el

consumo y la distribución locales, se desperdicia menos energía en el

transporte de los productos, particularmente por aire. Según un estudio

realizado en 2001, las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas

con el transporte de alimentos de una finca rural local a un mercado local de

agricultores fue 650 veces menor que las emisiones asociadas con la venta

promedio de alimentos en supermercados [citado en 179].

Mayor secuestro de carbono

Los suelos son un sumidero importante de CO2 atmosférico, pero las prácticas

convencionales de utilización de las tierras agrícolas ha destruido cada vez

más este sumidero.

Los criterios de la agricultura sustentable, sin embargo, ayudan a

contrarrestar el cambio climático restaurando el contenido de materia orgánica

del suelo (ver “Mejores suelos”), ya que aumentan la fijación de carbono bajo

el suelo. La materia orgánica se recupera con el agregado de abonos

animales, compost, pajote y cultivos de cobertura.

Pretty y Hine indican que los 208 proyectos por ellos evaluados acumularon

aproximadamente 55,1 millones de toneladas de carbono (C) [130]. El

Proyecto SAFS reveló que el contenido de C orgánico del suelo aumentó en

los sistemas orgánico y de bajos insumos externos [143], mientras que el

estudio de 20 fincas rurales comerciales en California reveló que los campos

orgánicos tenían 28% más C orgánico [148]. Lo mismo se comprobó en el

estudio de 15 años del Instituto Rodale, según el cual los niveles de C en el

suelo aumentaron en los dos sistemas orgánicos pero no en el sistema

convencional [141]. Los investigadores concluyeron que los sistemas

orgánicos demostraron una capacidad importante de absorber y retener C,

aumentando la posibilidad de que las prácticas agrícolas sustentables puedan

ayudar a reducir el impacto del calentamiento de la atmósfera.

Menos emisiones de óxido nitroso

La FAO también estimó que la agricultura orgánica aumenta la posibilidad de

emitir menos óxido nitroso (N2O) [133], otro de los gases importantes que

contribuyen a crear el efecto invernadero y también causa del agotamiento de

la capa del ozono estratosférico. Esto se debe a que hay menos insumos con

N, a que el abono orgánico tiene menos N debido a que la densidad de

animales es más baja, a que el coeficiente C/N de abono orgánico aplicado es

mayor y hay menos N mineral en el suelo como fuente de desnitrificación; y a

que los cultivos de cobertura permiten que haya una absorción eficiente del N

móvil en los suelos.

22

Producción eficiente y rentable

Aumento de la productividad

Cualquier disminución de la producción en la agricultura orgánica está más

que compensada por los beneficios que brinda en materia ecológica y de

eficiencia, y por los costos menores que tiene, lo cual la hace un

emprendimiento rentable. El estudio suizo reveló que el insumo de

fertilizantes y energía se redujo entre 34% y 53%, y el insumo de plaguicidas

en 97%, mientras que el rendimiento medio del cultivo disminuyó solamente

un 20% en los 21 años, lo que indica una producción y uso de los recursos

eficientes [149, 150]. El enfoque orgánico fue comercialmente viable en el

largo plazo, produciendo más alimentos por unidad de energía o de recursos.

Los datos demuestran que las fincas rurales más pequeñas producen mucho

más por unidad de superficie que las fincas rurales más grandes (que tienden

a ser monocultivos, típicos de la agricultura convencional) [136]. Si bien el

rendimiento por unidad de superficie de un cultivo puede ser menor en una

finca pequeña que en un monocultivo grande, la producción total por unidad

de superficie, a menudo compuesta de más de una docena de cultivos y

diversos productos animales, puede ser mucho más elevada. Las fincas

pequeñas son también más eficientes que las grandes en términos de uso de

la tierra y del “factor total de la productividad”, un promedio de la eficiencia del

uso del total de los distintos factores que integran la producción, entre ellos

tierra, mano de obra, insumos, capital, etc.

Estudios realizados en Bolivia demuestran que si bien la productividad es

mayor en las fincas rurales de papas fertilizadas con productos químicos y

trabajadas con maquinaria, los costos de energía son mayores y los

beneficios económicos netos menores que cuando se han utilizado legumbres

criollas como cultivos de rotación [135]. Las enc uestas indican que los

agricultores prefieren este último sistema porque optimiza la utilización de

recursos escasos, de mano de obra y de capital, y pueden utilizarlo incluso los

productores pobres.

Menores costos, mayores ganancias

Dos ensayos llevados a cabo en Minnesota evaluaron una rotación de maízsoja

de dos años y una rotación de maíz-soja-avena/alfalfa -alfalfa de cuatro

años, en cuatro estrategias de manejo: insumo cero, baja cantidad de

insumos, alta cantidad de insumos e insumos orgánicos [182]. El promedio de

producción en un plazo de siete años –de 1993 a 1999– para el maíz y la soja

en la estrategia orgánica de cuatro años fue de 91% y 93%, y en la estrategia

de alta cantidad de insumos de dos años fue de 81% y 84%, respectivamente.

Sin embargo, los rendimientos de avena fueron similares tanto en la

estrategia orgánica de cuatro años como en la de alta cantidad de insumos.

Los rendimientos de alfalfa en la estrategia orgánica de cuatro años fueron el

92% de los de la estrategia de alta cantidad de insumos de cuatro años en

uno de los ensayos, y en el segundo ensayo los rendimientos fueron iguales.

A pesar de la leve reducción de los rendimientos del maíz y la soja, la

estrategia orgánica tuvo menores costos de producción que la estrategia de

alta cantidad de insumos. Por consiguiente, la ganancia neta de las dos

estrategias, sin considerar el mayor precio del orgánico por su condición de

producto de calidad, fueron equivalentes en las dos estrategias. Los

científicos indicaron que los sistemas de producción orgánica podían ser

competitivos con los convencionales.

Un amplio relevamiento de los numerosos estudios comparativos de la

producción de granos y soja, realizado desde 1978 por seis universidades de

Midwestern, Estados Unidos, reveló que en general la producción orgánica

era equivalente y, en algunos casos, mejor que la convencional [183]. Los

sistemas orgánicos tuvieron rendimientos mayores que los sistemas

convencionales –típicamente con producción continuada de cultivos (es decir,

sin rotación de cultivos)–, y rendimientos iguales o menores en los sistemas

convencionales que incluyeron rotaciones de cultivos. En los climas más

secos los sistemas orgánicos tuvieron rendimientos mayores ya que fueron

más resistentes a la sequía que los sistemas convencionales.

Los sistemas de cultivo orgánico fueron siempre más rentables que los

sistemas convencionales más comunes al contabilizar el mayor precio por su

condición de orgánicos. Cuando ese precio extra no se contabilizó, los

sistemas orgánicos fueron igualmente más productivos y rentables en la mitad

de los estudios. Esto se atribuyó a los menores costos de producción y a la

capacidad de los sistemas orgánicos de superar a los convencionales en

zonas más secas, o durante períodos de sequía. El autor concluyó que “los

sistemas de producción orgánica son competitivos con respecto a los

sistemas de producción convencional más comunes” e indicó que “si los

agricultores obtienen mayores precios en el mercado corriente por cereales y

soja orgánicos de alta calidad, su producción orgánica generalmente les deja

mayores ganancias que la producción de cereales y soja no orgánicos” (pág.

2).

Los resultados de 15 años de estudios del Instituto Rodale demostraron que

después de un período de transición en el cual hubo rendimientos más bajos,

los sistemas orgánicos fueron financieramente competitivos con relación al

sistema convencional [141]. Si bien hay mayores probabilidades de que los

costos de la transición afecten el aspecto financiero general de la finca rural

durante algunos años, las ganancias proyectadas variaron de levemente por

debajo hasta sustancialmente por encima de las del sistema convencional,

aún cuando los análisis económicos no tuvieron en cuenta el mayor precio

que se paga por los productos orgánicos por su alta calidad. Las ganancias

más elevadas de las fincas rurales orgánicas provinieron en gran medida de

los mayores rendimientos del maíz, que casi se duplicaron después del

periodo de transición. Cuando los precios o rendimientos fueron bajos, los

agricultores orgánicos sufrieron menos que los convencionales y tuvieron

menores fluctuaciones en sus ingresos, ya que tenían diversidad de cultivos

para vender y no uno solo. Los gastos de las fincas orgánicas fueron

significativamente menores que los de la convencional –esta última gastó

95% más en fertilizantes y plaguicidas. Los costos generales de producción

de los predios orgánicos fueron 26% menores.

23

Mayor seguridad alimentaria y beneficios

para las comunidades locales

Mayor producción local de alimentos

A pesar de que la producción mundial de alimentos es adecuada, muchos

pasan hambre porque el hecho de que haya mayor cantidad de alimentos no

significa que la seguridad alimentaria mejore automáticamente. Lo importante

es quiénes producen los alimentos, quiénes tienen la tecnología y el

conocimiento para producirlos, y quiénes tienen el poder adquisitivo para

comprarlos [130]. Los agricultores pobres no pueden pagar las costosas

tecnologías “modernas” que teóricamente aumentan la productividad.

Muchos agricultores presentan “atrasos en la productividad” no porque

carezcan de las semillas “milagrosas” que contienen su propio insecticida o

toleran enormes dosis de herbicida, sino porque han sido desplazados a

tierras marginales cuya única agua de riego es la de lluvia, y enfrentan

estructuras y políticas macroeconómicas que se han construido encima de

desigualdades históricas y que atentan cada vez más contra la producción de

alimentos por parte de los pequeños agricultores [184].

De por sí, su agricultura se caracteriza por ser “compleja, diversa y propensa

al riesgo” [185] y han adaptado tecnologías agrícolas a sus circunstancias

variables pero únicas, en términos de clima local, topografía, suelos,

biodiversidad, sistemas de cultivo, recursos, etc. Son esos agricultores, ya

propensos al riesgo, quienes serán los más perjudicados por los riesgos de

los cultivos transgénicos [184].

Las propuestas de la agricultura sustentable deben pues, permitir a los

agricultores mejorar la producción local de alimentos con tecnologías e

insumos de bajo costo, que sean fácilmente asequibles y que no dañen el

ambiente. Y así ocurrió, de acuerdo a los estudios de Pretty y Hine [130]. La

mayoría de los proyectos e iniciativas de agricultura sustentable implicaron

aumentos importantes en la producción de alimentos para la familia –en

algunos en forma de mejoras del rendimiento, en otros en forma de aumento

de la intensidad del cultivo o de la diversidad de los productos.

Las pruebas demostraron que: la p roducción promedio de alimentos por

familia aumentó 1,71 toneladas por año (hasta un 73%) para 4,42 millones de

agricultores en 3,58 millones de hectáreas. El aumento de la producción de

alimentos fue de 17 toneladas por año (un aumento del 150%) para 146.000

agricultores en 542.000 hectáreas de cultivo de tubérculos (papa, boniato y

mandioca). La producción total aumentó 150 toneladas por familia (un

aumento del 46%) en las fincas rurales más grandes de América Latina (con

un tamaño medio de 90 hectáreas).

El estudio reveló que en la medida que aumentó la provisión de alimentos,

también aumentó el consumo doméstico, con beneficios directos sobre la

salud, en especial para mujeres y niños. Además, el 88% de los 208

proyectos hicieron una mejor utilización de los recursos naturales disponibles

en el lugar, y 92% mejoraron el capital humano a través de programas de

formación. En más de la mitad de los proyectos, la gente trabajó unida.

Aprendiendo de los agricultores

Las propuestas de la agricultura sustentable reconocen el valor del

conocimiento tradicional e indígena, así como de la experiencia e innovación

de los agricultores. La importancia y el valor de lo que se aprende de los

agricultores y de investigaciones agrícolas participativas dirigidas por

agricultores, están bien establecidos en conceptos tales como “primero el

agricultor” [185, 186].

Los estudios de caso y las experiencias de innovaciones agroecológicas

exitosas de África, América Latina y Asia [187] ofrecen pruebas de que la

agricultura de bajos insumos externos que utiliza prácticas agroecológicas

podría hacer una contribución importante para alimentar al mundo en los

próximos 30 a 50 años. Al depender de los recursos y los conocimientos

principalmente locales, los agricultores pueden aumentar sustancialmente la

productividad, a veces duplicando o triplicando lo producido.

Para citar un ejemplo, en la zona saheliana de Malí, las prácticas de

conservación del suelo y el agua y de agroforestería han aumentado el

rendimiento de los cereales, en algunos casos de 300 kg. a 1.700 kg. por

hectárea, casi el doble del nivel necesario para satisfacer las necesidades

alimenticias básicas. También se ha puesto énfasis en la conservación de las

variedades tradicionales de semillas y de la biodiversidad, a través de la

evaluación que realiza el agricultor y de los bancos genéticos comunitarios o

locales.

Las investigaciones de la FAO subrayan la importancia de las contribuciones

que han realizado los agricultores de referencia en todo el mundo [133]. La

agricultura orgánica no certificada, practicada por millones de pueblos

indígenas, campesinos y pequeñas fincas familiares, ha hecho una

contribución fundamental a la seguridad alimentaria regional: en América

Latina representa más del 50% del la producción de maíz, frijoles, mandioca y

papas; en África, la mayoría de los cereales y tubérculos; en Asia, la mayor

parte de la producción de arroz.

Estudios de caso en India, Brasil, Irán, Tailandia y Uganda demuestran cómo

el conocimiento tradicional, la innovación y las propuestas agroecológicas han

traído numerosos beneficios: mayor productividad, mejor salud ambiental y

fertilidad del suelo, mayor biodiversidad, beneficios económicos, seguridad

alimentaria, mejores relaciones sociales dentro de las comunidades y

recuperación de las prácticas tradicionales de agricultura sustentable [133].

Agricultores de Etiopía están adoptando medidas para garantizar su

seguridad alimentaria basándose en sus propios conocimientos [188]. En

Ejere, los agricultores han vuelto a plantar sus propias variedades de trigo

local, teff (un cereal básico etíope) y cebada, luego de que las llamadas

“variedades modernas de alto rendimiento” en realidad les dieran menores

rendimientos y más problemas. En la zona de Butajira, los agricultores están

demostrando que es posible cultivar de manera intensiva y sustentable para

tener una cantidad de alimentos suficiente como para satisfacer las

necesidades de la población. Y lo logran utilizando cultivos indígenas

seleccionados para resistir a las enfermedades, tener tolerancia a la sequía y

otras características deseables, intercalando cultivos e integrando el manejo

de ganado. En Worabe, los agricultores mantienen un sistema agrícola

complejo, sustentable e indígena que garantiza su seguridad alimentaria. El

sistema se basa en el enset, un cultivo indígena multipropósito, muy

resistente a la sequía.

Mejores ingresos, mayor seguridad alimentaria

Las pruebas presentadas por cientos de proyectos para el desarrollo, de

organizaciones de base, demuestran que el aumento de la productividad

agrícola por las prácticas agroecológicas no solamente aumenta la cantidad

de alimentos sino que también aumenta los ingresos, con lo cual se reduce la

pobreza, mejora el acceso a los alimentos, se reduce la desnutrición y

mejoran las formas de vida de los sectores pobres [189]. Los sistemas

agroecológicos dan como resultado niveles de producción total más estables

por unidad de superficie que los sistemas que requieren gran cantidad de

insumos; y a los pequeños agricultores y sus familias les representan tasas de

ingresos más favorables, su trabajo se ve remunerado y obtienen otras

ventajas que les permiten tener una forma de vida aceptable. También

aseguran la protección y conservación del suelo, y mejoran la biodiversidad

agrícola [190].

Los sistemas de producción integrada y las fincas rurales diversificadas han

ayudado a los agricultores de la región centro-sur de Chile a lograr una

autosuficiencia alimentaria durante todo el año, a la vez que han recuperado

la capacidad productiva de la tierra [135]. Se han instalado pequeños

sistemas de granjas modelo que consisten en policultivos y secuencias de

rotación de forraje y cultivos alimenticios, bosque y árboles frutales, y la

incorporación de ganado.

La fertilidad del suelo mejoró y no han aparecido problemas de plagas o

enfermedades. Los árboles frutales y los cultivos de cobertura lograron

rendimientos mayores que el promedio, y la producción de leche y huevos

excedió largamente la de las fincas rurales convencionales de altos insumos.

Para una familia tipo esos sistemas produjeron un excedente de proteínas de

250%, excedentes de 80% y 550% de vitamina A y C respectivamente, y un

excedente de 330% de calcio. Vendiendo toda la producción agrícola a los

precios al por mayor, una familia podría generar un ingreso mensual neto 1,5

veces mayor al del salario mínimo mensual de Chile, dedicando solamente

unas pocas horas por semana a la granja. El tiempo libre podría utilizarse en

otras actividades generadoras de ingresos.

La agricultura orgánica pudo mejorar el ingreso, la rentabilidad y las

ganancias del trabajo por la eliminación o reducción de la adquisición de

insumos; la diversificación (a menudo añadiendo un nuevo elemento

productivo) y optimización de la productividad; el mantenimiento o mejora de

la biodiversidad en el campo y fuera de él, permitiendo a los agricultores

vender cultivos que no hayan sido sembrados, insectos y animales; y por las

ventas en un mercado que paga mejor por la condición de cultivo de calidad

[191]. Un estudio de caso de Senegal demostró que fue posible aumentar

varias veces la productividad y hubo menos variaciones de un año a otro, con

la cual mejoró la seguridad alimentaria familiar. De igual forma, una

cooperativa mexicana de café q ue participa en el comercio justo y que adoptó

prácticas orgánicas, permitió que los pequeños productores de café superaran

las desventajas de la degradación del suelo y los bajos rendimientos, y

lograran acceder a un mercado de productos especiales.

Generando dinero para la economía local

Los movimientos de dinero de un proyecto de canastas de productos

orgánicos de Cusgarne Organics (Reino Unido) demostraron las ventajas que

trajo la compra a escala local para la comunidad en su conjunto [192]. El

análisis económico siguió el recorrido de los ingresos del proyecto,

monitoreando exactamente dónde se gastó el dinero, cuánto de ese dinero se

destinó a gastos “locales”, y luego lo rastreó hasta la siguiente etapa de gasto.

Estimó que por cada £1 gastada en Cusgarne Organics, se generan £2,59

para la economía local. En contraste, un estudio en el que estaban

involucrados los grandes supermercados Asda y Tesco reveló que por cada

£1 gastado en un supermercado, se generaba solamente £1,40 para la

economía local. El estudio concluye lo siguiente: “Las cifras demuestran que

el gasto realizado en Cusgarne Organics tiene un efecto neto para la

economía local que casi duplica el de la misma cantidad gastada en

empresas extranjeras y nacionales” (Pág. 16).

24

Orgánicos por la salud

Menos residuos químicos

Un extenso relevamiento de investigaciones científicas llevado a cabo por la

Asociación de Suelos ha demostrado que, en general, los alimentos orgánicos

son mejores que los no orgánicos [193]. En primer lugar, son más seguros, ya

que la agricultura orgánica prohíbe la aplicación metódica de plaguicidas y

herbicidas, de manera que rara vez se encuentran residuos químicos. Por el

contrario, los alimentos no orgánicos tienen probabilidades de estar

contaminados con residuos que suelen presentarse en combinaciones

potencialmente peligrosas. La Sociedad de Alergia, Ambiente y Medicina

Nutricional de Gran Bretaña (British Society for Allergy, Environmental and

Nutritional Medicine), formuló comentarios sobre el informe y declaró: “Hace

mucho tiempo que pensamos que las deficiencias de micronutrientes que

comúnmente observamos en nuestros pacientes tienen su origen en el

agotamiento de minerales de los suelos como consecuencia de la agricultura

intensiva, y sospechamos que la sucesiva exposición a los plaguicidas

contribuye al aumento alarmante de alergias y otras enfermedades” (las

itálicas son nuestras).

Neurotoxicidad, alteración del sistema endócrino, carcinogénesis y supresión

del sistema inmunológico (ver también “Peligros de los herbicidas”) son

algunos de los efectos negativos de los plaguicidas sobre la salud. Resulta

más difícil identificar los efectos de la exposición de los alimentos a residuos

de plaguicidas en los niveles que es común encontrar dentro y sobre los

alimentos, pero es necesario adoptar un criterio de cautela. Si bien hay

niveles de seguridad recomendados para los plaguicidas, los ensayos del

propio gobierno del Reino Unido han demostrado que es posible que las cifras

que se manejan del promedio de los niveles de residuos en los alimentos

sean menores a las reales.

La investigación también ha revelado que la exposición a los plaguicidas

afecta la función reproductiva masculina, lo que provoca una disminución de

la capacidad de fertilización del esperma y una caída de los índices de

fertilización [194]. De igual forma, los miembros de una asociación de

agricultores orgánicos dinamarqueses, cuyo consumo de productos lácteos

orgánicos era por lo menos el 50% del consumo total de productos lácteos,

tenían mayor densidad de esperma [195]. En otro estudio, la concentración de

esperma fue 43,1% más elevada entre los hombres que ingerían alimentos

producidos de manera orgánica [196].

Los niños, en particular, podrían beneficiarse de los alimentos orgánicos.

Algunos científicos hicieron un control de niños preescolares en Seattle,

Washington, para evaluar su exposición a plaguicidas organofosforados (OP)

a través de los alimentos que formaban parte de su dieta [197]. La

concentración total de metabolito de dimetil fue aproximadamente seis veces

mayor en los niños con dietas convencionales que en los que tenían una dieta

orgánica. Las estimaciones de las dosis calculadas sugieren que el consumo

de frutas, vegetales y jugo orgánicos puede reducir los niveles de exposición

de los niños hasta ubicarlos por debajo de las directrices de la Agencia de

Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), cambiando así la

exposición de un rango de riesgo incierto a un rango de riesgo mínimo. El

estudio concluyó que el consumo de productos orgánicos podría ser una

forma relativamente simple de que los padres reduzcan la exposición de los

niños a los plaguicidas organofosforados.

Más sanos y más nutritivos

Además, la producción de alimentos orgánicos prohíbe la utilización de

aditivos artificiales en los alimentos, tales como lípidos hidrogenados, ácido

fosfórico, aspartame y glutamato de monosodio, que han estado asociados a

problemas de salud tan diversos como enfermedades cardíacas,

osteoporosis, migrañas e hiperactividad [193].

Además, mientras que los vegetales absorben una amplia gama de minerales

del suelo, los fertilizantes artificiales reemplazan solamente algunos de los

principales minerales. Hay una clara reducción a largo plazo en el contenido

de trazas de minerales de frutas y vegetales y es necesario investigar más en

profundidad la influencia de las prácticas agrícolas. El estudio de la

Asociación de Suelos [193] reveló que, en general, los alimentos orgánicos

tienen mayor cantidad de vitamina C, mayores niveles de minerales y mayor

cantidad de fitonutrientes –componentes de los vegetales que pueden

combatir el cáncer (ver más adelante)– que los alimentos convencionales.

Los productos convencionales también tienden a tener mayor cantidad de

agua que los productos orgánicos, que contienen mayor materia seca (en

promedio, un 20% más) para un peso total dado [193]. Así, el costo más

elevado de productos orgánicos frescos en parte está compensado por la

diferencia en la cantidad de nutrientes ya que quienes compran productos

convencionales están pagando un peso extra de agua y obtienen solamente

el 83% de la cantidad de nutrientes que generalmente se encuentra en los

productos orgánicos. El mayor contenido de agua también tiende a diluir el

contenido de nutrientes.

Los ensayos con personas y animales alimentados con productos orgánicos

demuestran que hay una diferencia real para la salud, y los tratamientos

alternativos para el cáncer que se basan en el consumo exclusivo de

alimentos orgánicos han logrado buenos resultados. El estudio [193] hace

referencia a pruebas clínicas recientes de médicos y nutricionistas que

administraron tratamientos alternativos para el cáncer y observaron que para

obtener buenos resultados es esencial observar una dieta completamente

orgánica. Las terapias nutricionales para el cáncer evitan al máximo los

contaminantes y toxinas, y promueven el consumo exclusivo de alimentos

cultivados orgánicamente y el mayor consumo de nutrientes. Los ensayos de

alimentación a animales también han demostrado una mayor salud

reproductiva y mejor recuperación de las enfermedades.

Un relevamiento bibliográfico de 41 estudios y 1.240 comparaciones [198]

encontró diferencias estadísticamente importantes del contenido de nutrientes

entre los cultivos orgánicos y los convencionales. Esto se atribuyó en primer

lugar a las diferencias en el manejo de la fertilidad del suelo y sus efectos en

la ecología del suelo y el metabolismo de las plantas. Los cultivos orgánicos

contenían una cantidad significativamente mayor de nutrientes –vitamina C,

hierro, magnesio y fósforo- y una cantidad significativamente menor de

nitratos (un componente tóxico) que los cultivos convencionales. Hubo

tendencias poco importantes que demostraron que había menor cantidad de

proteínas en los cultivos orgánicos. Sin embargo, los cultivos orgánicos eran

de mejor calidad y tenían mayor contenido de minerales importantes desde el

punto de vista nutricional, con menor cantidad de algunos metales pesados,

comparados con los convencionales.

Ayudando a combatir el cáncer

Los fenólicos vegetales (flavonoides) son metabolitos secundarios vegetales

que se cree protegen a las plantas contra la depredación de insectos, la

infección de bacterias y hongos y la foto-oxidación. Se ha descubierto que

esos químicos vegetales son eficaces en la prevención del cáncer y las

enfermedades cardíacas, así como para combatir disfunciones neurológicas

relacionadas con la edad. Un reciente documento científico [199, 200]

comparó el contenido fenólico total (TP) de moras “marion”, fresas y maíz

cultivados orgánicamente y con otros métodos sustentables, con las mismas

especies cultivadas con prácticas agrícolas convencionales.

Sistemáticamente se encontraron niveles estadísticamente más elevados de

TP en los alimentos cultivados orgánica y sustentablemente que en los

producidos con agricultura convencional.

Un estudio previo que comparó los componentes antioxidantes de duraznos y

peras orgánicos y convencionales estableció que se registró una mejoría en el

sistema de defe nsa antioxidante de las plantas como consecuencia de las

prácticas de cultivo orgánico [201]. Esto probablemente permitiría que la fruta

estuviera protegida de posibles estragos cuando fuera cultivada sin

plaguicidas. Por lo tanto, la agricultura orgánica, que elimina la utilización

metódica de plaguicidas sintéticos y fertilizantes químicos, podría crear

condiciones favorables para la producción de fenólicos vegetales que

contribuyen a mejorar la salud.

Se ha tratado de dirigir la atención del gobierno del Reino Unido a esos y

otros muchos beneficios para la salud que ofrecen los alimentos orgánicos

[202, 203]. Entre los temas planteados están los costos ocultos de la

agricultura convencional, que no se contabilizan en el precio. Si se tomaran

en cuenta los costos ocultos, los alimentos producidos de manera

convencional demostrarían ser más caros que los alimentos orgánicos. Por

ejemplo, de haber utilizado agricultura orgánica se hubiera evitado la

epidemia de la encefalopatía espongiforme bovina (“enfermedad de la vaca

loca”) con lo que se habrían ahorrado £4.500 millones. Ningún animal nacido

y criado en una finca orgánica contrajo encefalopatía espongiforme bovina en

el Reino Unido.

25

Conclusión de la Parte 3

Los criterios de agricultura sustentable pueden lograr un aumento sustancial

de la producción de alimentos a bajo costo. Pueden ser económica, ambiental

y socialmente viables, y contribuir positivamente al sustento local. También

son mejores para la salud y el ambiente. En la medida que la desigualdad

entre países y pueblos es la verdadera causa estructural del hambre,

cualquier método que implique aumentar la producción de alimentos

profundizando esta desigualdad está destinado al fracaso en cuanto a reducir

el hambre. Por el contrario, sólo las tecnologías que tengan efectos positivos

en la distribución de riqueza, ingresos y activos pueden reducir

verdaderamente el hambre [4]. Afortunadamente, esas tecnologías ya existen

en propuestas sustentables para la agricultura.

Agroecología, agricultura sustentable y trabajo agropecuario orgánico, no

solamente para los agricultores del mundo desarrollado sino especialmente

para los agricultores de los países en desarrollo. Como demuestra el estudio

de la FAO [133], existe una buena base para hacer el esfuerzo de mejorar lo

que se ha hecho hasta ahora en materia de agricultura orgánica certificada y

no certificada. Las tecnologías y los procesos sociales para las mejoras

locales son cada vez mejor probados y están cada vez más consolidados, y

ya arrojan beneficios en términos de una mayor productividad. Los ejemplos

estudiados aquí son tan sólo una muestra de innumerables experiencias

exitosas de prácticas agrícolas sustentables a escala local. Representan las

incontables demostraciones de talento, creatividad y capacidad científica de

diversas comunidades rurales [132].

Existe, pues, la imperiosa necesidad de dirigir los esfuerzos, la investigación,

los fondos y el apoyo en materia de políticas, a la agroecología, la agricultura

sustentable y la agricultura orgánica, particularmente fortaleciendo la

producción de los propios agricultores para las necesidades locales. El reto es

ampliar y multiplicar los casos exitosos, y lograr que se pueda acceder a ellos

de manera equitativa y amplia. Es necesario cuestionar el modelo de la

agricultura “moderna”, que con tanta frecuencia está en manos de unas pocas

empresas gigantes. Y lo mismo hay que hacer con los cultivos transgénicos.

Es necesario eliminar los subsidios y las políticas de incentivos para los

sistemas convencionales que hacen uso de productos químicos y

transgénicos, y por otro lado no seguir permitiendo que todos los recursos se

destinen a esas prácticas y ninguno a las alternativas [4]. También es

necesario estar prevenidos ante la posibilidad de que poderosos intereses se

apropien de la agricultura orgánica, y por lo tanto hay que apoyar todo tipo de

agricultura sustentable, especialmente la de los pequeños agricultores.

Referencias

  1. ‘Carta abierta de científicos del mundo a todos los gobiernos” pidiendo una moratoria para

la liberación de organismos transgénicos y el apoyo a la agricultura sustentable orgánica,

firmada hasta el momento por más de 600 científicos de 72 países, con abundante referencia

a bibliografía científica, www.i-sis.org.uk

  1. Agricultura mundial: hacia los años 2015/2030. Unidad de Estudios de Perspectivas

Mundiales (ESDG), julio de 2000.

  1. Altieri MA y Rosset P. Ten reasons why biotechnology will not ensure food security, protect

the environment and reduce poverty in the developing world. AgBioForum, Volúmen 2, Nº 3 &

4, Verano/Otoño 1999, 155-162.

  1. Altieri MA y Rosset P. Strengthening the case for why biotechnology will not help the

developing world: A response to McGloughlin. AgBioForum, Volúmen 2, Nº 3 & 4,

Verano/Otoño 1999, 226-236.

  1. ActionAid. GM Crops – Going Against the Grain. 2003.

http://www.actionaid.org/resources/pdfs/gatg.pdf

  1. http://www.isaaa.org/
  2. Pimbert M, Wakeford T y Satheesh PV. Citizens’ juries on GMOs and farming futures in

India. LEISA Magazine, diciembre de 2001, 27-30. http://www.ileia.org/2/17-4/27-30.PDF

  1. Pimbert MP y Wakeford T. Prajateerpu: A Citizens Jury/Scenario Workshop on Food and

Farming Futures for Andhra Pradesh, India.IIED & IDS, 2002,

http://www.iied.org/pdf/Prajateerpu.pdf

  1. Ho MW y Lim LC. Biotech debacle in four parts. Special briefing for the Prime Minister’s

Strategy Unit on GM. ISIS Report, agosto de 2002, www.i-sis.org.uk

  1. Ho MW. The state of the art. The continuing debacle of an industry both financially and

scientifically bankrupt. GeneWatch (en prensa), 2003.

  1. “Monsanto investors face catastrophic risk,” Greenpeace, Berlin, Comunicado de prensa,

16 de abril de 2003.

  1. Benbrook CM. Evidence of the magnitude and consequences of the Roundup Ready

soybean yield drag from university-based varietal trials in 1998. AgBioTech InfoNet Technical

Paper Number 1, 1999; Troubled times amid commercial success: Glyphosate efficacy in

slipping and unstable transgenic expression erodes plant defences and yields. AgBioTech

InfoNet Technical Paper Number 4, 1999, www.biotech-info-net/RR_yield_less.html

  1. Benbrook C. Do GM crops mean less pesticide use? Pesticide Outlook , octubre de 2001.
  2. Lim LC y Matthews J. GM crops failed on every count. Science in Society 2002, 13/14, 31-

33; versión con referencias completas en el sitio web de los miembros de ISIS, www.isis.

org.uk

  1. Seeds of doubt, North American farmers’ experiences of GM crops. Asociación de Suelos,

2002, ISBN 0 905200 89 6.

  1. Shiva V y Jafri AH. Failure of the GMOs in India. Research Foundation for Science,

Technology and Ecology Report, 2003; ver además Ho MW. Living with the Fluid Genome.

ISIS & TWN, Londres y Penang, 2003. Capítulo 1, Cuadro 1.

  1. Finnegan H y McElroy D. Transgene inactivation: plants fight back! Bio/Technology 1994,

12, 883-8.

  1. Ho MW. Living with the Fluid Genome. ISIS & TWN, Londres y Penang, 2003. Capítulo 11,

Sección, “Transgenic instability, the best kept open secret”.

  1. Ho MW, Cummins J. y Ryan A. ISIS Reprints on Transgenic Instability 1999-2002, sitio

web de los miembros de ISIS, www.i-sis.org.uk

  1. Gahakwa D, Maqbool SB, Fu X, Sudhakar D, Christou P y Kohli A. Transgenic rice as a

system to study the stability of transgene expression: multiple heterologous transgenes show

similar behaviour in diverse genetic backgrounds. Theor. Appl. Genet. 2000, 101, 388-99.

  1. Ho MW. Questionable stability at JIC. ISIS News 9/10, July 2001. ISSN: 1474-1547

(impreso), ISSN: 1474-1814 (en Internet), www.i-sis.org.uk, reseña de referencia 20.

  1. Hall L, Topinka K, Huffman J, Davis L, y Good A. Pollen flow between herbicide-resistant

Brassica napus is the cause of multipleresistant B. napus volunteers. Weed Science 2000, 48,

688-94.

  1. Orson J. Gene stacking in herbicide tolerant oilseed rape: lessons from the North

American experience. English Nature Research Reports No. 443. English Nature, enero de

2002, ISSN 0967-876X.

  1. Ho MW y Cummins J. What’s wrong with GMOs? Science in Society 2002, 16, 11-27;

versión con referencias completas en el sitio web de los miembros de ISIS, www.i-sis.org.uk

  1. Cummins J y Ho MW. Atrazine poisoning worse than suspected. Science in Society 2003,

17, 22-23; versión con referencias completas en el sitio web de los miembros de ISIS, www.isis.

org.uk

  1. “Engineered Genes Help Wild Weeds Thrive”, por Cat Lazaroff, Environmental News

Service, Washington, USA, 9 de agosto de 2002.

  1. Lim LC. Environmental and Health Impacts of Bt crops. ISIS Report, abril de 2003;

contiene 63 referencias.

  1. Quist D y Chapela IH. Transgenic DNA introgressed into traditional maize landraces in

Oaxaca, Mexico. Nature 2001, 414, 541-543.

  1. Ho MW and Cummins J. Who’s afraid of horizontal gene transfer? ISIS Report, 4 de marzo

de 2002, www.i-sis.org.uk; también The GM maize war in three episodes. Science in Society

2002, 15, 12-14.

  1. Ho MW. Worst ever contamination of Mexican landraces. ISIS Report, 29 April 2002,

www.i-sis.org.uk; también The GM maize war in three episodes. Science in Society 2002, 15,

12-14.

  1. Ho MW. Canadian farmers against corporate serfdom. Science in Society 2002, 16, 5-6.
  2. Kietke L. Research shows: herbicide tolerance everywhere. Manitoba Co-operator, 1º de

agosto de 2002; Friesen LF, Nelson AF y Van Acker RC. Evidence of contamination of

pedigreed canola (Brassica napus) seedlots in Western Canada with genetically engineered

herbicide resistance traits. Agronomy Journal (en prensa).

  1. GM Crops: What you should know, A guide to both the science and implications of

commercialistion of genetically modified crops, GM Free Cymru, junio de 2002, www.gmnews.

co.uk

  1. Meier P y Wackernagel W. Monitoring the spread of recombinant DNA from field plots with

transgenic sugar beet plants by PCR and natural transformation of Pseudomonas stutzeri.

Transgenic Research 2003, 12, 293-304.

  1. Saunders PT. Use and abuse of the precautionary principle. ISIS News 6, septiembre de

2000, ISSN: 1474-1547 (impreso), ISSN: 1474-1814 (en Internet), www.i-sis.org.uk

  1. Saunders PT y Ho MW. The precautionary principle and scientific evidence. ISIS News

7/8, febrero de 2001, ISSN: 1474-1547 (impreso), ISSN: 1474-1814 (en Internet), www.isis.

org.uk; also TWN Biosafety Briefing Paper, diciembre de 2002.

  1. Saunders PT y Ho MW. The precautionary principle is sciencebased. ISIS Report, abril de

2003, www.i-sis.org.uk

  1. Ho MW. FAQs on genetic engineering. ISIS Tutorials, www.isis. org.uk; ver además: TWN

Biosafety Briefing Paper, diciembre de 2002.

  1. Ho MW y Steinbrecher R. Fatal flaws in food safety assessment: Critique of the joint

FAO/WHO Biotechnology and Food Safety Report. Journal of Nutritional and Environmental

Interactions 1998, 2, 51-84.

  1. Conner AJ. Case study: food safety evaluation of transgenic potato. En: Application of the

Principle of Substantial Equivalence to the Safety Evaluation of Foods or Food Components

from Plants Derived by Modern Biotechnology, pp. 23-35, WHO/FNU/FOS/95.1. Organización

Mundial de la Salud, Ginebra, Suiza.

  1. Martineau B. First Fruit. McGraw-Hill, Nueva York, 2001.
  2. Greenpeace Business, Número 66, abril/mayo de 2002.
  3. Lecciones tardías de alertas tempranas: el principio de cautela, 1896–2000. Editado por:

Poul Harremoës, David Gee, Malcolm MacGarvin, Andy Stirling, Jane Keys, Brian Wynne,

Sofia Guedes Vaz. Environmental issue report No 22, 2002, OPOCE (Oficina de

Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas).

  1. Response by Stanley William Barclay Ewen M.B.Ch.B., Ph.D., F.R.C.Path to Health

Committee of Scottish Parliament’s Investigation into Health Impact of GM crops, 14 de

noviembre de 2002, http://www.gmnews.co.uk/gmnews33.html

  1. Fares NH y El-Sayed AK. Fine structural changes in the ileum of mice fed on dendotoxintreated

potatotes and transgenic potatoes. Natural Toxins 1998, 6, 219-33; ver además: “Bt is

toxic” por Joe Cummins y Mae-Wan Ho, ISIS News 7/8, febrero de 2001, ISSN: 1474-1547

(impreso), ISSN: 1474-1814 (en Internet), www.i-sis.org.uk

  1. Pusztai A. Health impacts of GM crops. Submission of evidence to the Clerk to the Health

and Community Care Committee of The Scottish Parliament, 15 de noviembre de 2002,

http://www.gmnews.co.uk/gmnews33.html

  1. Pusztai A, et al. Expression of the insecticidal bean alpha-amylase inhibitor transgene has

minimal detrimental effect on the nutritional value of peas fed to rats at 30% of the diet. The

Journal of Nutrition 1999, 129, 1597-1603.

  1. Ewen S y Pusztai A. Effect of diets containing genetically modified potatoes expressing

Galanthus nivalis lectin on rat small intestine. The Lancet 1999, 354, 1353-4; ver la repuesta

de Pusztai a sus críticos en: http://plab.ku.dk/tcbh/PusztaiPusztai.htm

  1. Pusztai A. Can science give us the tools for recognizing possible health risks of GM food?

Nutrition and Health 2002, 16, 73-84.

  1. Pusztai A. GM food safety: Scientific and institutional issues. Science as Culture 2002, 11,

70-92.

  1. Pusztai A, Bardocz S and Ewen SWB. Genetically modified foods: Potential human health

effects. In Food Safety: Contaminants and Toxins, (J P F D’Mello ed.), Scottish Agricultural

College, Edinburgh, CAB International, 2003.

  1. Vázquez -Padrón RI, Moreno-Fierros L, Neri-Bazán L, de la Riva G y López-Revilla R.

Intragastric and intraperitoneal administration of Cry1Ac protoxin from Bacillus thuringiensis

induce systemic and mucosal antibody responses in mice. Life Sciences 1999, 64, 1897-1912.

  1. Hernández E, Ramisse F, Cruel T, le Vagueresse R y Cavallo JD. Bacillus thuringiensis

serotype H34 isolated from human and insecticidal strains serotypes 3a3b and H14 can lead

to death of immunocompetent mice after pulmonary infection. FEMS Immunology and Medical

Microbiology 1999, 24, 43-7.

  1. Cummins J. Biopesticide and bioweapons. ISIS Report, 23 de octubre de 2001, www.isis.

org.uk

  1. “Poison pharm crops near you”, por Joe Cummins, Science in Society 2002, 15; versión

con referencias completas en el sitio web de los miembros de ISIS, www.i-sis.org.uk

  1. Menassa P, Nguywn C, Jevnikar A y Brindle J. A self-contained system for the field

production of plant recombinant interleukin-10. Molecular Breeding 2001, 8, 177-85.

  1. Cummins J. Pharming cytokines in transgenic crops. Science in Society 2003, 18, versión

con referencias completas en el sitio web de los miembros de ISIS, www.i-sis.org.uk

  1. Dantzera R. Cytokine-induced sickness behaviour: Mechanisms and implications. Annals

of the NY Acad. of Sci. 2001, 933, 222-34.

  1. Bocci V. Central nervous system toxicity of interferons and other cytokines. J. Biol. Regul.

Homeost. Agents 1998, 2, 107-18.

  1. Moulinier A. Recombinant interferon alpha induced chorea and subcortical dementia.

Neurology (Correspondence) 2002, 59, 18-21.

  1. Caracenti A, Gangeri L, Martini C, Belli F, Brunelli C, Baldini M, Mascheroni L, Lenisa L y

Cascinetti N. Neurotoxicity of interferon alpha in melanoma therapy. Cancer 1998, 83, 482-9.

  1. Valentine A, Meyers C, Kling MA, Richelson E y Hauser P. Mood and cognitive side

effects of interferon alpha. Semin. Oncol. 1998, 25 (supl. 1) 39-47.

  1. Ho MW y Cummins J. SARS and genetic engineering? ISIS Report, Abril 2003; Science in

Society 2003, 18, 10-11; versión con referencias completas en el sitio web de los miembros

de ISIS, www.i-sis.org.uk

  1. Tubolya T, Yub W, Baileyb A, Degrandisc S, Dub S, Erickson L y Nagya EÂ.

Immunogenicity of porcine transmissible gastroenteritis virus spike protein expressed in

plants. Vaccine 2000, 18, 2023-8.

  1. Ho MW. Bioterrorism and SARS. ISIS Report, Abril 2003; Science in Society 2003, 18;

versión con referencias completas en el sitio web de los miembros de ISIS, www.i-sis.org.uk

  1. Prljic J, Veljkovic N, Doliana T, Colombatti A, Johnson E, Metlas R y Veljkovic V.

Identificaion of an active Chi recombinational hot spot within the HIV-1 envelope gene:

Consequences for development of AIDS vaccine. Vaccine 1999: 17: 1462-7.

  1. Veljkovic V y Ho MW. AIDS vaccines or dangerous biological agent? AIDScience,

http://aidscience.org/Debates/aidscience019d.asp

  1. Ho MW. AIDS vaccines trials dangerous. ISIS News 11/12, octubre de 2001, ISSN: 1474-

1547 (impreso), ISSN: 1474-1814 (en Internet), www.i-sis.org.uk

  1. Manders P y Thomas R. Immunology of DNA vaccines: CpG motifs and antigen

presentation. Inflamm. Res. 2000, 49, 199-205.

  1. Gurunathan S, Klinman D y Seder R. DNA Vaccines. Annu.Rev. Immunol. 2000, 18, 927-

74.

  1. Deng G, Nilsson A, Verdrengh M, Collins L y Tarkowski A. Intraarticularly located bacteria

containging CpG motifs induces arthritis. Nature Medicine 1999, 5, 702-6.

  1. Hsu S, Chung S, Robertson D, Ralph L, Chelvarajan R y Bondada S. CpG

oligodeoxynucleotides rescue BKS-2 immature B cell lymphoma from anti-Ig-M-mediated

growth inhibition by up-regulating of egr-1. International Immunology 1999, 6, 871-9.

  1. Rui L, Vinuesa CG, Blasioli J y Goodnow CC. Resistance to CpG DNA -induced

autoimmunity through tolerogenic B cell antigen receptor ERK signalling. Nature Immunology

2003, 4, 594-600.

  1. Ho MW y Cummins J. Chronicle of an ecological disaster foretold. ISIS Report, marzo de

2003, versión con referencias completas en el sitio web de los miembros de ISIS, www.isis.

org.uk.

  1. Hooper M. Evidence with special emphasis on the use of glufosinate ammonium

(phosphinothricin). Chardon LL T25 maize hearing, mayo de 2002; enviada a la Organización

Mundial de la salud (con más de 40 referencias) y al sitio web de los miembros de ISIS,

www.i-sis.org.uk

  1. Cummins J. Glyphosate and glyphosate-tolerant crops. Impacts on health and the

environment. ISIS Report, June 2002; enviado a la Organización Mundial de la salud y al sitio

web de los miembros de ISIS, www.i-sis.org.uk. Actualizado en abril de 2003.

  1. Canadian Food Inspection Agency Canada Plant Health and Production Division, Plant

Biosafety Office 2001, Decision Document DD95-02: Determination of Environmental Safety of

Monsanto Canada Inc.’s Roundup® Herbicide-Tolerant Brassica napus Canola Line GT73.

  1. Schonbrunn E, Eschenburg S, Shuttleworth WA, Schloss JV, Amrhein N, Evans JNS y

Kabsch W. Interaction of the herbicide glyphosate with its target enzyme 5-

enolpyruvylshikimate 3-phosphate synthase in atomic detail. PNAS 2001, 98, 1376-80.

  1. http://www.pan-uk.orgpestnews/actives/glyphosa.htm, contiene muchas más referencias.
  2. “Weed Killer”, The Progressive, Julio 1987, http://www.naturescountrystore.

com/roundup/page3.html

  1. Arbuckle T, Lin Z and Mery L An exploratory analysis of the effect of pesticide exposure on

the risk of spontaneous abortion in an Ontario farm population. Envir. Health Perspectives

2001, 109, 851-60.

  1. Garry V, Harkins M, Erickson L, Long S, Holland S y Burroughs B. Birth defects, seasons

of conception and sex of children born to pesticide applicators living in the red river valley of

Minnesota, USA. Envir. Health Perspectives (Supl. 3) 2002, 110, 441-9.

  1. Dallegrave E, DiGiorgio F, Coelho R, Pereira J, Dalsenter P y Langeloh A. The teratogenic

potential of the herbicide glyphosate-Roundup in Wistar rats. Toxicology Letters 2003, 142,

45-52.

  1. Walsh L, McCormick C, Martin C y Stocco D. Roundup inhibits steroidogenesis by

disrupting steroidogenic acute regulatory protein expression. Envir. Health Perspectives 2000,

108, 769-76.

  1. Peluso M, Munnia A, Bolognisi C y Parodi S. P32-Postlabeling detection of DNA adducts

in mice treated with the herbicide roundup. Environmental and Mol. Mutagenesis 1998, 31, 55-

9.

  1. Lioi M, Scarfi M, Santoro A, Barbeiri R, Zeni O, Barardino D y Ursini M. Genotoxicity and

oxidative stress induced by pesticide exposure in bovine lymphocyte cultures in vitro. Mut.

Res. 1998, 403, 13-20.

  1. Szarek J, Siwicki A, Andrzewska A, Terech-Majeska E y Banaszkiewicz T. Effect of the

herbicide roundup on the ultrastructural pattern of hepatocytes in carp. Marine Envir. Res.

2000, 50, 263-66.

  1. Grisolia C. A comparison between mouse and fish micronucleus test using

cyclophosphamide, mitomycin C and various pesticides. Mut. Res. 2002, 400, 474, 1-6.

  1. Mann R y Bidwell J. The toxicity of glyphosate and several glyphosate formulations to four

species of southwestern Australian frogs. Archives of Environ. Contam. Toxicol. 1999, 36,

193-99.

  1. Clements C, Rapph S y Petras M. Genotoxicity of select herbicides in Rana catesbeiana

tadpoles using the alkaline single-cell gel DNA electrophoresis (comet) assay. Env. Mol.

Mutagenesis 29, 277-88.

  1. Morowati M. Histochemiccal and histopathological study of the intestine of the earthworm

exposed to a field dose of the herbicide glyphosate. The Environmentalist 2000, 20, 105-11.

  1. Mark EJ, Lorrilon O, Boulben S, Hureau D, Durrand G y Belle R. Pesticide roundup

provokes cell cycle dysfunction at the level of CDK1/Cyclin B activation. Chem. Res. Toxicol.

2002, 15, 326-31.

  1. Ho MW. Living with the Fluid Genome. ISIS & TWN, Londres y Penang, 2003, Capítulos 8-

10.

  1. Ho MW, Traavik T, Olsvik R, Tappeser B, Howard V, von Weizsacker C y McGavin G.

Gene Technology and Gene Ecology of Infectious Diseases. Microbial Ecology in Health and

Disease 1998, 10, 33-59.

  1. Ho MW, Ryan A, Cummins J y Traavik T. Slipping through the regulatory net. ‘Naked’ and

‘free’ nucleic acids. TWN Biotechnology & Biosafety Series 5, Red del Tercer Mundo, Penang

2001.

  1. Stemmer WPC. Molecular breeding of gene, pathways and genomes by DNA shuffling.

Journal of Molecular Catalysis B: Enzymatic 2002, 19-20, 2-12.

  1. Ho MW. Death by DNA shuffling. ISIS Report, abril de 2003; ver además: Science in

Society 2003, 18, 9, www.i-sis.org.uk

  1. Ho MW, Ryan A and Cummins J. Cauliflower mosaic viral promoter – A recipe for

Disaster? Microbial Ecology in Health and Disease 1999, 11, 194-7.

  1. Hodgson J. Scientists avert new GMO crisis. Nature Biotechnology 2000, 18, 13.
  2. Cummins J, Ho MW y Ryan A. Hazardous CaMV promoter? Nature Biotechnology 2000,

18, 363.

  1. Hull R, Covey SN y Dale P. Genetically modified plants and the 35S promoter: Assessing

the risks and enhancing the debate. Microbial Ecology in Health and Disease 2000, 12, 1-5.

  1. Ho MW, Ryan A y Cummins J. Hazards of transgenic plants with the cauliflower mosaic

viral promoter. Microbial Ecology in Health and Disease 2000, 12, 6-11.

  1. Courtail B, Fenebach F, Ebehard S, Rhomer L, Chiapello H, Carilleri C y Lucas H. Tnt 1

transposition events are induced by in vitro transformation of Arabidopsis thaliana, and

transposed copies integrated into genes. Mol. Gen. Genomics 2001, 265, 32-42.

  1. Ho MW, Ryan A y Cummins J. CaMV35S promoter fragmentation hotspot confirmed and

it is active in animals. Microbial Ecology in Health and Disease 2000, 12, 189.

  1. Respuesta del Comité Asesor de Liberaciones al Ambiente (ACRE) a los temores

planteados por escrito y asociados con la audiencia pública CHARDON LL y a las

declaraciones efectuadas en la audiencia pública de ACRE relacionada con la evaluación de

la seguridad del maíz transgénico T25, llevada a cabo en el marco de la Directiva

90/220/EEC, www.defra.gov.uk/environment/acre

  1. Metz M y Futterer J. Suspect evidence of transgenic contamination. Nature, Advance

Online Publication, 4 de abril de 2002, www.nature.com; ver además: Ho MW. Astonishing

denial of transgenic pollution. Science in Society 2002, 15, 13-14; versión con referencias

completas en el sitio web de los miembros de ISIS, www.i-sis.org.uk

  1. Bergelson J, Purrington CB y Wichmann G. Promiscuity in transgenic plants. Nature

1998, 395, 25.

  1. De Vries J, y Wackernagel W. Detection of nptII (kanamycin resistance) genes in

genomes of transgenic plants by marker-rescue transformation. Mol. Gen. Genet. 1998, 257,

606-13.

  1. Schluter K, Futterer J and Potrykus I. Horizontal gene-transfer from a transgenic potato

line to a bacterial pathogen (Erwinia chrysanthem) occurs, if at all, at an extremely lowfrequency.

BioTechnology 1995, 13, 1094-8.

  1. Gebhard F y Smalla K. Monitoring field releases of genetically modified sugar beets for

persistence of transgenic plant DNA and horizontal gene transfer. FEMS Microbiol. Ecol.

1999, 28, 261-72.

  1. Mercer DK, Scott KP, Bruce-Johnson WA, Glover LA. y Flint HJ. Fate of free DNA and

transformation of the oral bacterium Streptococcus gordonii DL1 by plasmid DNA in human

saliva. Applied and Environmental Microbiology 1999, 65, 6-10.

  1. Duggan PS, Chambers PA, Heritage J y Forbes JM. Survival of free DNA encoding

antibiotic resistance from transgenic maize and the transformation activity of DNA in ovine

saliva, ovine rumen fluid and silage effluent. FEMS Microbiology Letters 2000, 191, 71-7.

  1. Schubbert R, Rentz D, Schmitz B y Döerfler W. Foreign (M13) DNA ingested by mice

reaches peripheral leukocytes, spleen and liver via the intestinal wall mucosa and can be

covalently linked to mouse DNA. Proc. Nat. Acad. Sci. USA 1997, 94, 961-6.

  1. Döerfler W, y Schubbert R. Uptake of foreign DNA from the environment: the

gastrointestinal tract and the placenta as portals of entry. Wien Klin. Wochenschr. 1998, 110,

40-4.

  1. Traavik T. Too Early May Be Too Late: Ecological Risks Associated with the Use of

Naked DNA as a Biological Tool for Research, Production and Therapy. Report for the

Directorate for Nature Research, Trondheim, 1998.

  1. “Predicted hazards of gene therapy a reality” por Mae-Wan Ho. ISIS Report, octubre de

2002, www.i-sis.org.uk comentada en Science, News of the Week, 4 de octubre de 2002;

también ver: Ho MW. Gene therapy’s first victim. Science in Society 2003, 17, 26-7.

  1. Hohlweg U y Döerfler W. On the fate of plant or other foreign genes upon the uptake in

food or after intramuscular injection in mice. Mol. Genet. Genomics 2001, 265, 225-33.

  1. Willerslev E, Hansen AJ, Binladen J, Brand TB, Gilbert MTP, Shapiro B, Bunce M, Winf

C, Gilichinsky DA y Cooper A. Diverse plant and animal genetic records from Holocene and

Pleistocene Sediments. Sciencexpress Report, 17 de abril 2003.

  1. “Fears raised over DNA survival in soil”. The Dominion Post (Wellington), 25 de abril,

2003, a través de GM Watch, http://www.ngin.org.uk

  1. Netherwood T, Martin-Orue SM, O’Donnell AG, Gockling S, Gilbert HJ y Mathers JC.

Transgenes in genetically modified Soya survive passage through the small bowel but are

completely degraded in the colon. Informe técnico sobre el proyecto G010008 del Organismo

de Normas Alimenticias “Evaluación de los riesgos asociados al uso de organismos

modificados genéticamente en alimentos humanos” (Evaluating the risks associated with

using GMOs in human foods), Universidad de Newcastle.

  1. Ho MW. Stacking the odds against finding it. Science in Society 2002, 16, 28; versión con

referencias completas en el sitio web de los miembros de ISIS, www.i-sis.org.uk

  1. Ferguson G y Heinemann J. Recent history of trans-kingdom conjugation. En Horizontal

Gene Transfer 2ª ed., Syvanen M y Kado CI. (eds.), Academic Press, San Diego, 2002.

  1. Ho MW. Averting sense for nonsense in horizontal gene transfer. Science in Society

2002, 16, 29-30.

  1. Mc Nicol MJ, Lyon GD, Chen MY, Barrett C y Cobb E. Scottish Crop Research Institute.

Contract No RG 0202. The Possibility of Agrobacterium as a Vehicle for Gene Escape. MAFF.

R&D and Surveillance Report: 395.

  1. Cobb E, MacNicol R y Lyon G. A risk assessment study of plant genetic transformation

using Agrobacterium and implication for analysis of transgenic plants. Plant Cell Tissue and

Organ Culture 1997, 19, 135-144.

  1. Kado C. In Horizontal Gene Transfer 2ª ed., Syvanen M y Kado CI. (eds.), Academic

Press, San Diego, 2002.

  1. Sengelov G, Kristensen KJ, Sorensen AH, Kroer N y Sorensen SJ. Effect of genomic

location on horizontal transfer of a recombinant gene cassette between Pseudomonas strains

in the rhizosphere and spermosphere of barley seedlings. Current Microbiology 2001, 42, 160-

7.

  1. Kunik T, Tzfira T, Kapulnik Y, Gafni Y, Dingwall C y Citovsky V. Genetic transformation of

HeLa cells by Agrobacterium. PNAS USA, 2001, 98, 1871-87; ver además: “Common plant

vector injects genes into human cells”, ISIS News 2002, 11/12, 10, www.i-sis.org.uk

  1. Ho MW. Recent evidence confirms risks of horizontal gene transfer. Contribución de ISIS

a la reunión abierta de ACNFP/Food Standards Agency del 13 de noviembre de 2002,

Cambridge, www.i-sis.org.uk

  1. Pretty J and Hine R. Reducing food poverty with sustainable agriculture: A summary of

new evidence. Centre for Environment and Society, Universidad de Essex, 2001,

www2.essex.ac.uk/ces/ResearchProgrammes/CESOccasionalPapers/SAFErepSUBHEADS.ht

m

  1. Parrott N y Marsden T. The real Green Revolution: Organic and agroecological farming in

the South. Greenpeace Environment Trust, Londres, 2002,

http://www.greenpeace.org.uk/MultimediaFiles/Live/FullReport/4526.pdf

  1. Altieri MA. The case against agricultural biotechnology: Why are transgenic crops

incompatible with sustainable agriculture in the Third World? 2003.

  1. Organic agriculture, environment and food security. Scialabba NE-H y Hattam C (eds),

FAO, Roma, 2002.

  1. Lim LC. Organic agriculture fights back. Science in Society 2002, 16, 30-32.
  2. Altieri MA, Rosset P y Thrupp LA. The potential of agroecology to combat hunger in the

developing world, 1998,

http://www.agroeco.org/fatalharvest/articles/potential_of_agroeco_ch19.pdf

  1. Rosset PM. The multiple functions and benefits of small farm agriculture in the context of

global trade negotiations. Policy Brief No. 4, Institute for Food and Development Policy, 1999,

http://www.foodfirst.org/pubs/policybs/pb4.html

  1. ‘Magic bean’ transforms life for poor Jacks of Central America, por Julian Pettifer,

Independent on Sunday, 10 de junio de 2001.

  1. Kwabiah AB, Stoskopf NC, Palm CA, Voroney RP, Rao MR y Gacheru E. Phosphorus

availability and maize response to organic and inorganic fertilizer inputs in a short term study

in western Kenya. Agriculture, Ecosystems and Environment 2003, 95, 49-59.

  1. “Get the facts straight: organic agriculture yields are good”, por Bill Liebhardt, Organic

Farming Research Foundation Information Bulletin 10, Verano 2001,

http://www.ofrf.org/publications/news/IB10.pdf

  1. Vasilikiotis C. Can Organic Farming “Feed the World”? 2000,

http://www.agroeco.org/fatalharvest/articles/organic_feed_world.pdf

  1. Petersen C, Drinkwater LE y Wagoner P. The Rodale Institute Farming Systems Trial:

The First 15 Years, Instituto Rodale, 1999.

  1. Clark MS, Horwath WR, Shennan C, Scow KM, Lantni WT y Ferris H. Nitrogen, weeds

and water as yield-limiting factors in conventional, low-input, and organic tomato systems.

Agriculture, Ecosystems and Environment 1999, 73, 257-270.

  1. Clark MS, et al. Crop-yield and economic comparisons of organic, low-input, and

conventional farming systems in California’s Sacramento Valley. American Journal of

Alternative Agriculture 1999, 14 (3), 109-121; y Clark MS et al. Changes in soil chemical

properties resulting from organic and low-input farming practices. Agronomy Journal 1998, 90,

662-671. Citado en la referencia 140.

  1. Warman PR y Havard KA. Yield, vitamin and mineral contents of organically and

conventionally grown potatoes and sweet corn. Agriculture, Ecosystems and Environment

1998, 68, 207-216.

  1. Pearce F. Desert harvest. New Scientist, 27 de octubre de 2001, 44-47.
  2. Lim L.C. Sustainable agriculture pushing back desert. Science in Society 2002, 15, 29.
  3. Jenkinson DS et al. En: Long-term experiments in Agricultural and Ecological Sciences

(eds Leigh RA & Johnston AE), p.117-138, CAB International, Wallingford, UK, 1994. Citado

en la referencia 140.

  1. Drinkwater LE et al. Fundamental differences between conventional and organic tomato

agroecosystems in California. Ecological Applications 1995, 5 (4), 1098-1112. Citado en la

referencia 140.

  1. Mäder P, Fliebbach A, Dubois D, Gunst L, Fried P y Niggli U. Soil fertility and biodiversity

in organic farming. Science 2002, 296, 1694-97.

  1. Pearce F. 20-year study backs organic farming. New Scientist, 30 de mayo de 2002,

http://www.newscientist.com/news/news.jsp?id=ns99992351

  1. “Soil fungi critical to organic success”, USDA Agricultural Research Service, 4 de mayo

de 2001.

  1. Bulluck III LR, Brosius M, Evanylo GK y Ristaino JB. Organic and synthetic fertility

amendments influence soil microbial, physical and chemical properties on organic and

conventional farms. Applied Soil Ecology 2002, 19, 147-160.

  1. Ryan A. Organics enter the science wars. ISIS News 11/12, octubre de 2001.
  2. Drinkwater LE, Wagoner P y Sarrantonio M. Legume-based cropping systems have

reduced carbon and nitrogen losses. Nature 1998, 396, 262-265.

  1. Tilman D. The greening of the green revolution. Nature 1998, 296, 211-212.
  2. “100-year drought is no match for organic soybeans”, Instituto Rodale, 1999,

http://www.rodaleinstitute.org/global/arch_home.html

  1. Poudel DD, Horwath WR, Lanini WT, Temple SR y van Bruggen AHC. Comparison of

soil N availability and leaching potential, crop yields and weeds in organic, low-input and

conventional farming systems in northern California. Agriculture, Ecosystems and

Environment 2002, 90, 125-137.

  1. Oehl F, Oberson A, Tagmann HU, Besson JM, Dubois D, Mäder P, Roth H-R y Frossard
  2. Phosphorus budget and phosphorus availability in soils under organic and conventional

farming. Nutrient Cycling in Agroecosystems 2002, 62, 25-35.

  1. Letourneau DK y Goldstein B. Pest damage and arthropod community structure in

organic vs. conventional tomato production in California. J. Applied Ecology 2001, 38(3), 557-

570.

  1. Pearce F. An ordinary miracle. New Scientist 2001, Vol. 169, Nº 2276, p. 16.
  2. Barzman M y Das L. Ecologising rice-based systems in Bangladesh. ILEIA Newsletter

2000, 16(4), 16-17, http://www.agroeco.org/fatalharvest/articles/ecologising_rice.pdf

  1. “Organic rice is twice as nice”, por John Bonner, Informe del Congreso Internacional de

Ecología, 15 de agosto de 2002.

  1. Ho MW. One bird – ten thousand treasures. The Ecologist 1999, 29(6), 339-340, y Third

World Resurgence 1999, 110/111, 2-4.

  1. Pimbert M. Sustaining the multiple functions of agricultural biodiversity. FAO background

paper series for the Conference on the Multifunctional Character of Agriculture and Land,

Holanda, setiembre de 1999.

  1. La biodiversidad y el enfoque ecosistémico en la agricultura, el manejo del bosque y la

pesca. Actas del evento satélite en ocasión de la Novena reunión ordinaria de la Comisión de

Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura Roma 12-13 de octubre de 2002,

FAO, Roma.

  1. Scialabba NE-H, Grandi C y Henatsch C. Organic agriculture and genetic resources for

food and agriculture. En: Biodiversity and the ecosystem approach in agriculture, forestry and

fisheries, p. 72-99, 2002, FAO, Roma.

  1. Organic agriculture and biodiversity: Making the links. IFOAM, IUCN y BfN, Alemania,

2002; ver además Stolton S. Organic Agriculture and Biodiversity, IFOAM Dossier 2, 2002.

  1. Azeez G. The biodiversity benefits of organic farming, Asociación de Suelos, Bristol,

2000.

  1. Burcher S. Herbalert to the rescue. Science in Society 2003, 18, 17.
  2. Tilman D, Reich PB, Knops J, Wedin D, Mielke T y Lehman C. Diversity and productivity

in a long-term grassland experiment. Science 2001, 294, 843-5.

  1. Ho MW. Biodiverse systems two to three times more productive than monocultures.

Science in Society 2002, 13/14, 36.

  1. Zhu Y, Chen H, Fan J, Wang Y, Li Y, Chen J, Fan JX, Yang S, Hu S, Leung H, Mew TW,

Teng PS, Wang Z y Mundt C. Genetic diversity and disease control in rice. Nature 2000, 406,

718-722.

  1. “Simple Method Found to Vastly Increase Crop Yields”, por Carol Kaesuk Yoon, New

York Times, 22 de agosto de 2000.

  1. Bennack D, Brown G, Bunning S y de Cunha MH. Soil biodiversity management for

sustainable and productive agriculture: Lessons from case studies. En: Biodiversity and the

ecosystem approach in agriculture, forestry and fisheries, p.196-223, 2002, FAO.

  1. Reganold JP, Glover JD, Andrews PK y Hinman JR. Sustainability of three apple

production systems. Nature 2001, 410, 926-930.

  1. “Organic apples win productivity and taste trials”, 10 de agosto de 2001, Pesticide Action

Network Updates Service, http://www.panna.org

  1. Pacini C, Wossink A, Giesen G, Vazzana C y Huirne R. Evaluation of sustainability of

organic, integrated and conventional farming systems: a farm and field-scale analysis.

Agriculture, Ecosystems and Environment 2003, 95, 273-288.

  1. Stolze M, Piorr A, Häring A y Dabbert S. Environmental and resource use impacts of

organic farming in Europe, Commisión de las Comunidades Europeas, Agricultura y Pesca

(FAIR) programa específico de investigación técnica, Fair3-CT96-1794, “Effects of the CAPreform

and possible further development on organic farming in the EU”, 1999.

  1. Goldsmith E. How to feed people under a regime of climate change (documento inédito),

2003.

  1. Lötjönen T. Machine work and energy consumption in organic farming. Ecology and

Farming 2003, 32, 7-8, IFOAM.

  1. Dalgaard T. On-farm fossil energy use. Ecology and Farming 2003, 32, 9, IFOAM.
  2. Porter PM, Huggins DR, Perillo CA, Quiring SR y Crookston RK. Organic and other

management strategies with two- and four-year crop rotations in Minnesota. Agronomy

Journal 2003, 95(2), 233-244.

  1. Welsh R. The Economics of Organic Grain and Soybean Production in the Midwestern

United States. Henry A. Wallace Institute for Alternative Agriculture, 1999,

http://www.agroeco.org/fatalharvest/articles/economics_organic_prod.pdf

  1. Rosset P. Taking seriously the claim that genetic engineering could end hunger: A critical

analysis. Pp 81-93 in Britt Bailey y Marc Lappé (eds), Engineering the Farm: Ethical and

Social Aspects of Agricultural Biotechnology. Island Press, Washington DC, 2002.

  1. Chambers R, Pacey A y Thrupp LA. Farmer First: Farmer Innovation and Agriculture

Research, Intermediate Technology Publications, Londres, 1989.

  1. Scoones I y Thompson J. Beyond Farmer First: Rural People’s Knowledge, Agricultural

Research and Extension Practice, Intermediate Technology Publications, Londres, 1994.

  1. Agroecological Innovations: Increasing Food Production with Participatory Development.

Editado por Norman Uphoff, Earthscan Publications, 2002.

  1. Lim LC. Ethiopia’s own agriculture. Science in Society 2003, 17, 7-8.
  2. Uphoff N y Altieri MA. Alternatives to conventional modern agriculture for meeting world

food needs in the next century. (Informe de la Conferencia “Sustainable Agriculture:

Evaluation of New Paradigms and Old Practices”, Bellagio, Italia). Cornell International

Institute for Food, Agriculture, and Development, Ithaca, NY, 1999. Citado en la referencia 4.

  1. Pretty J. Regenerating agriculture. Earthscan, Londres, 1995. Citado en la referencia 4.
  2. Rundgren G. Organic Agriculture and Food Security, IFOAM Dossier 1, 2002.
  3. Boyde T. Cusgarne Organics local money flows. New Economics Foundation and The

Countryside Agency, Londres, 2001.

  1. Heaton S. Organic farming, food quality and human health: A review of the evidence.

Asociación de Suelos, Bristol, 2001.

  1. Tielemans E, van Kooij E, te Velde ER, Burdorf A y Heederik D. Pesticide exposure and

decreased fertilisation rates in vitro. The Lancet 1999, 354, 484-485.

  1. Abell A, Ersnt E y Bonde JP. High sperm density among members of organic farmers’

association. The Lancet 1994, 343, 1498.

  1. Jensen TK, Giwercman A, Carlsen E, Scheike T y Skakkebaek NE. Semen quality

among members of organic food associations in Zealand, Denmark. The Lancet 1996, 347,

1844.

  1. Curl CL, Fenske RA y Elgethun K. Organophosphorus pesticide exposure of urban and

suburban preschool children with organic and conventional diets. Environmental Health

Perspectives 2003, 111(3), 377-382.

  1. Worthington V. Nutritional quality of organic versus conventional fruits, vegetables, and

grains. The Journal of Alternative and Complementary Medicine 2001, 7(2), 161-173.

  1. Asami DK, Hong YJ, Barrett DM y Mitchell AE. Comparison of the total phenolic and

ascorbic acid content of freeze-dried and airdried marionberry, strawberry, and corn grown

using conventional, organic, and sustainable agricultural practices. J. Agric. Food Chem.

2003, 51(5), 1237-1241, 10.1021/jf020635c S0021-8561.

  1. Cummins J. Organic agriculture helps fight cancer. ISIS Report, 27 de marzo de 2003,

www.isis.org.uk

  1. Carbonaro M, Mattera M, Nicoli S, Bergamo P y Cappelloni M. Modulation of antioxidant

compounds in organic vs conventional fruit (Peach, Prunus persica L., and Pear, Pyrus

communis L.). J. Agric.Food Chem. 2002, 50, 5458-5462.

  1. Novotny E. Informe IV – The Wheel of Health (en el listado de la audiencia por el maíz

T25 -Chardon LL-) 2002, http://www.sgr.org.uk/GMOs.html

  1. Novotny E. Carta enviada a los Miembros del parlamento escocés sobre la ley de

Objetivos de la agricultura orgánica (Organic Farming Targets Scotland Bill), 2003,

http://www.sgr.org.uk/GMOs.html

DECLARACIÓN DEL

GRUPO DE CIENCIA INDEPENDIENTE

Pronunciada el 10 de mayo de 2003 en Londres

El Grupo de Ciencia Independiente (ISP) está constituido por un grupo de

científicos de diversas disciplinas, comprometidos con:

  1. Promover la ciencia para el bien público, manteniéndose independiente de

intereses comerciales u otros intereses especiales, o del control

gubernamental

Creemos firmemente que la ciencia debe rendir cuentas a la sociedad civil;

que todos y todas –con independencia de su sexo, edad, grupo étnico,

religión o casta– y todos los sectores de la sociedad civil deberían participar

en la adopción de decisiones acerca de todos los temas relacionados con la

ciencia, desde la investigación científica hasta las políticas relativas a la

ciencia y las tecnologías.

Creemos que la opinión pública debe poder acceder en tiempo y forma a una

información científica precisa, sin que medie tergiversación ni censura.

  1. Conservar la máxima integridad e imparcialidad en la ciencia

Suscribimos los principios de honestidad, apertura y pluralismo en la práctica

de la ciencia. Debería haber una revisión inter pares abierta de los trabajos

publicados, y respeto y protección para aquéllos cuyas investigaciones

cuestionen el paradigma convencional o la opinión mayoritaria. Es necesario

que las discrepancias científicas sean discutidas de manera abierta y

democrática.

Nos comprometemos a apoyar las normas más exigentes de la investigación

científica, y a asegurar que los fondos para investigación no se desvíen o

distorsionen por imperativos comerciales o políticos.

  1. Avanzar en aquellas ciencias que tiendan a un mundo sustentable,

equitativo y pacífico, y que mejore la vida de todos sus habitantes

Respetamos el sentido sagrado de la vida humana, buscamos reducir al

mínimo los daños a cualquier criatura viva, y protegemos el ambiente.

Afirmamos que la ciencia debe contribuir al bienestar físico, social y espiritual

de todos y todas, en todas las sociedades.

Nos comprometemos a tener una perspectiva ecológica que tome

debidamente en cuenta la complejidad, diversidad e interdependencia de toda

la naturaleza.

Suscribimos el principio de precaución: cuando hay una sospecha razonable

de perjuicio grave o irreversible, no debe utilizarse la falta de consenso

científico para posponer acciones preventivas.

Rechazamos los productos científicos que sirven a fines militares agresivos,

promueven el imperialismo comercial o lesionan la justicia social.

El Grupo de Transgénicos del ISP

El Grupo de Transgénicos del ISP está integrado por científicos que trabajan

en genética, ciencias biológicas, toxicología y medicina, y por representantes

de la sociedad civil preocupados por las consecuencias nocivas de las

modificaciones genéticas de plantas y animales y las tecnologías vinculadas,

y su rápida comercialización en la agricultura y la medicina sin el debido

proceso de una adecuada evaluación científica y de consulta y consentimiento

públicos.

Consideramos que los siguientes aspectos son especialmente lamentables e

inaceptables:

* Falta de información pública crítica sobre la ciencia y la tecnología de la

modificación genética.

* Falta de responsabilidad ante el público por parte de la comunidad científica

dedicada a la ingeniería genética.

* Falta de investigación científica independiente y desinteresada de los

riesgos y de la evaluación de los transgénicos.

* Actitudes parciales de organismos reguladores y vinculados con la

información pública, que parecen más interesados en difundir propaganda de

las empresas que en ofrecer información vital.

* Conflictos de intereses comerciales y políticos que permean tanto la

investigación como la reglamentación de los transgénicos.

* La exclusión y difamación de los científicos que intentan transmitir al público

información resultante de investigaciones, que se considera lesiva para la

industria.

* La negación y omisión permanente de abundantes pruebas científicas sobre

los riesgos de los transgénicos para la salud y el medio ambiente por parte de

quienes proponen la modificación genética y de organismos asesores y de

regulación, supuestamente desinteresados.

* Las constantes afirmaciones de las empresas de la biotecnología acerca de

los beneficios que ofrecen los transgénicos, y la reiteración de esas

afirmaciones por parte del establishment científico, frente a la abundancia de

pruebas de que los transgénicos han fracasado tanto en el campo como en el

laboratorio.

* La renuencia a reconocer que las empresas ya han disminuido la

financiación de investigaciones económicas en el campo de los transgénicos,

y que las multinacionales de la biotecnología (y sus accionistas) así como los

consultores en materia de inversión, cuestionan la conveniencia del “negocio

de los transgénicos”.

* Ataques y descarte sumario de las profusas pruebas existentes que señalan

los beneficios de diversos abordajes agrícolas sustentables para la salud y el

ambiente, así como para la seguridad alimentaria y el bienestar social de los

agricultores y sus comunidades locales.

Grupo de Transgénicos del ISP

Lista de miembros

Prof. Miguel Altieri

Profesor de Agroecología Universidad de California, Berkeley, EE.UU.

Dr. Michael Antoniou

Profesor titular de la Cátedra de Genética molecular, Escuela de Medicina GKT,

King’s College, Londres.

Dra. Susan Bardocz

Bioquímica, ex integrante del Instituto de investigación Rowett, Escocia.

Prof. David Bellamy OBE

Botánico de renombre internacional, ambientalista, comunicador, autor y activista;

ha recibido numerosos premios; Presidente y Vicepresidente de varias organizaciones

ecologistas y ambientalistas.

Dra. Elizabeth Bravo V.

Bióloga, investigadora y activista en temas de biodiversidad y transgénicos; cofundadora de

Acción Ecológica; profesora de la Universidad Politécnica Salesiana, Ecuador.

Prof. Joe Cummins

Profesor Emérito de Genética, Universidad de Western Ontario, Londres, Ontario, Canadá.

Dr. Stanley Ewen

Histopatólogo consultante en el Grampian University Hospitals Trust; ex profesor agregado de

Patología, Universidad de Aberdeen; Histopatólogo en jefe de la sección Grampian del

Colorectal Cancer Screening Pilot Project de Escocia.

Edward Goldsmith

Recibió entre otras distinciones, el premio Right Livelihood; ambientalista, académico, autor y

Editor fundador de The Ecologist.

Dr. Brian Goodwin

Académico residente, Schumacher College, Inglaterra.

Dra. Mae-Wan Ho

Cofundadora y Directora del Instituto Ciencia en Sociedad, Editora de la revista Science in

Society; asesora científica de la Red del Tercer Mundo e integrante de la Lista de Expertos

del Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología.

Prof. Malcolm Hooper

Profesor Emérito de la Universidad de Sunderland; ex profesor de Química médica, Facultad

de Ciencias farmacéuticas, Politécnico de Sunderland; Asesor científico principal de los

Veteranos de la Guerra del Golfo.

Dr. Vyvyan Howard

Histopatólogo con calificación médica, Grupo de Toxicopatología para el desarrollo,

Departamento de Anatomía humana y Biología celular, Universidad de Liverpool, miembro del

Comité Asesor sobre pesticidas del gobierno del Reino Unido.

Dr. Brian John

Geomorfólogo y científico ambientalista; fundador y presidente durante varios años del Eco

Centre de Gales occidental; uno de los grupos coordinadores de GM Free Cymru.

Prof. Marijan Jošt

Profesor de Fitogenética y Producción de Semillas, Facultad de Agronomía de Krizevci,

Croacia.

Lim Li Ching

Investigadora, Instituto Ciencia en Sociedad y Red del Tercer Mundo; editora adjunta de la

revista Science in Society.

Dra. Eva Novotny

Astrónoma y activista en temas sobre transgénicos para Científicos por la Responsabilidad

Mundial (SGR, en inglés).

Prof. Bob Orskov OBE

Ex integrante del Instituto de Investigación Rowett, Aberdeen, Escocia; Director de la Unidad

Internacional de Recursos Alimenticios; miembro de la Sociedad Real de Edimburgo (FRSE,

en inglés); miembro de la Academia Polaca de Ciencias.

Dr. Michel Pimbert

Ecologista agrario, y Socio principal del Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el

Desarrollo.

Dr. Arpad Pusztai

Asesor privado; ex miembro investigador principal del Instituto de Investigación Rowett,

Bucksburn, Aberdeen, Escocia.

David Quist

Ecologista microbiano; División de Ciencias Ecosistémicas, Ciencias Ambientales, políticas y

gestión, Universidad de California, Berkeley, EE.UU.

Dr. Peter Rosset

Ecologista agrario y especialista en desarrollo rural; Codirector del Instituto de Políticas de

Alimentación y Desarrrollo (Food First), Oakland, California, EE.UU.

Prof. Peter Saunders

Profesor de Matemáticas aplicadas del King’s College, Londres.

Dr. Veljko Veljkovic

Virólogo de SIDA, Centro de Ingeniería e Investigaciones Multidisciplinarias, Instituto de

Ciencias Nucleares, VINCA, Belgrado, Yugoslavia.

Prof. Oscar B. Zamora

Profesor de Agronomía, Departamento de Agronomía, Universidad de Filipinas, Facultad de

Agronomía Los Baños (UPLB-CA), Facultad, Laguna, Filipinas.

Sitio web del Grupo de Ciencia Independiente: www.indsp.org

El Grupo de Transgénicos del Grupo de Ciencia Independiente (ISP) fue

presentado el 10 de mayo de 2003 en una conferencia pública realizada

en Londres, a la que asistieron el entonces Ministro de Ambiente del

Reino Unido, Michael Meacher, y 200 participantes más. Está integrado

por decenas de destacados científicos de siete países, que abarcan las

disciplinas de agroecología, agronomía, biomatemática, botánica,

química médica, ecología, histopatología, ecología microbiana, genética

molecular, bioquímica nutricional, fisiología, toxicología y virología.

Como contribución al debate mundial sobre los transgénicos, el ISP ha

compilado este dossier completo de las pruebas existentes hasta ahora

acerca de los problemas y peligros de los cultivos transgénicos, así

como de los múltiples beneficios de la agricultura sustentable.

Esperamos que su lectura ayude a tomar la decisión correcta para el

futuro de la agricultura y la seguridad alimentaria.

 

CONTACTENOS

Enviando

©2022 Instituto Argentino de Terapia Neural

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?